Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEYES 3 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. como es sabido, de los Papas, á partir Clemente V, que trasladó allí la Sede Apostólica á instancias de Felipe el Bello, monarca francés. Hablando con llaneza, es que el poeta se aburría en Aviflón, en Roma, en Venecia, en Ñapóles, en todas partes donde le retenía el cariño y la admiración de sus amigos. Porque bien será que se sepa que no hubo jamás poeta más amado, más adulado que el Petrarca. Los pontífices, los grandes capitanes, los tiranos de su tiempo, los altos y los bajos, le consultaban y se descubrían á su paso. Los Colonna de Roma son sus protectores constantes; Andrea Dándolo, el dogo de Venecia, le dispensa homenajes de soberano; los Visconti y los Galeazo, grandes señores italianos, andan á la rebatiña por tenerle de huésped; el rey de Ñapóles quiere coronarle con pública solemnidad. Se le solicita como amigo, como confidente, como embajador. Es honrado hasta la exaltación y adulado hasta el frenesí. Pero, en fin, tras de cada jornada triunfal en las cortes italianas, el Petrarca viene á Vaucluse, y sentado en la vecindad de la fuente ó de paseo por el ameno valle que se extiende al pié del manantial, da el poeta libre curso á sus ensueños. Olvida la pompa cortesana, se encariña con la paz de los campos y se acuerda de I aura, de madona Laura. ¿Es un ser de carne y hueso esa dama? El tema es todavía un Hervidero de disputas literarias. En Vaucluse me han enseñado la casa en que vi vio la supuesta amante del poeta, mujer de un tal Hugo de Sede. Verdad es que también me mostraron el año pasado la casa de Julieta en Verona, y Julieta no pasa de ser un fantasma poético, una tierna superchería literaria. Lo que no parece impostura es que mientras el pensamiento del Petrarca se enfebrecía con el amor ideal de Laura, su carne flaca buscaba en otra pasión más humilde un recreo qne tuvo consecuencias. Una muchacha de Vaucluse dio al poeta dos hijos: un varoncito y una niña, amadísimos del Petrarca en todo tiempo. ¿Cómo se llamaba esa mujer que tan humildemente se resignó á no ser cantada ni alabada por su enamorado? La historia, como la leyenda, guarda sobre eso un discreto silencio. Se sabe y se nos ha transmitido el nombre del fantasma poético. Se llamó Laura. De la otra que amó en silencio y lo cedió todo, cuerpo, vida y dignidad, nadie tiene noticia... Un verso del poeta la hubiera inmortalizado; ¿por qué no 10 hizo... MANUEL BUENO Vaucluse, Agosto 1908. Fue de ayer la noticia de que el día 15 se celebrará una reunión en el Círculo de la Unión Mercantil para estudiar el medio de dar animación á la corte con fiestas, concursos y otros atractivos en la temporada que hay que decirle adiós á Madrid porque se queda sin gente. La idea es plausible, y si se realiza será un bien, siempre que no resulte por el madrileñismo de muchos madrileños una especie de Centenario del Quijote ó del 2 de Mayo. Sucesos hubo pocos: el consabido suicidio, un automóvil que se metió en una acera de la calle de Alcalá, ¿ya? porque que llegaríamos á ver los automóviles por las aceras lo esperábamos, pero ¡tan pronto... Un incendio en la Prosperidad... De política, otra vez la dimisión del general Viniegra, que, por lo visto, tiene un humor bastante aviniegrado Por lo noche, ningún acontecimiento teatral; pero pronto los habrá. Fresco delicioso. en ella 0. No había pudiera paja ni materia comustible que alimentar el incendio plaza hasta poco antes de iniciarse el fue- CRÓNICA p L LOCO DJOS La verdad es que si alt guno de esos símbolos extraños de la musa echegariana presidiese nuestros destinos no andarían peor muchas eosas por esta clásica tierra de garbanzos. Hay momentos en la historia de los pueblos como dijo un famoso cronista, cuyo estudio conduce á las más laberínticas deducciones. El actual es quizá uno de esos. De su examen ligero camínase irremediablemente á la confusión. Hay dinero- moneda y dinero- papel falsificado que perturban y quebrantan la vida económica, y se vive, sin embargo, llegando á familiarizarse con la perturbación. Hay gentes que creen en brujerías, en bebedizos de encantamiento, en graznidos de corneja y en ungüentos mágicos; dígalo el caso de Sevilla. Hay intelectuales, adoradores del progreso, que combaten el cierre de tabernas. Lajuventud dorada, dueña, por su dinero, del presente, esperanza del porvenir, busca con instinto suicida la mayor velocidad de un artefacto para descrismarse en la revuelta de un camino. Entidades de oficialmente reconocida capacidad piden á los Gobiernos que los millones dedicados á escuadra se dediquen á la agricultura, petición que hubiera estado muy en su lugar en tiempo oportuno cuando el proyecto era proyecto y cuando trocarse por otro más práctico no hubiera sido testimonio de ligereza é informalidad. Y así pudieran señalarse otros fenómenos que indican un estado anormal en la sociedad española, sin excepción para ninguna clase, y que conducen á la triste idea de que, ó por exageraciones de los creyentes en una Arcadia del momento, ó por estragos de la creciente indiferencia, nos dirige como á guiñoles ó nos baraja como naipes el loco dios. con la fuerza que se desarrolló. Antes de iniciarse la catástrofe se vio abierta una de las puertas de la plaza. Indudablemente el incendio fue intencionado. Se inició en la plaza de toros y se extendió rápidamente al antiguo edificio de la Subprefectura, hoy habilitado por el juez del tribunal civil, que quedó totalmente destruido. La señora y cinco hijos del magistrado se salvaron milagrosamente. Las llamas prendieron en el tejado de la Escuela Normal. También escaparon de milagro el director y su esposa. El Cuerpo de bomberos realizó verdaderas heroicidades; pero el terrible elemento había tomado proporciones aterradoras. El fuego amenazó destruir un barrio entero El pueblo de Dax cree que también pudo acabar con l a s tradicionales fiestas que tanto significan para la población. Pero sobre todo, lo que más le preocupa en estos momentos es saber por qué venía anunciándose el fuego de la plaza, por n é una mano criminal quiso dar suelta á los toros, por qué el que eso intentó ha huido... Por supuesto, que las corridas de toros se han celebrado. No en la plaza quemada, pero sí en otra provisional, improvisada en cuarenta y ocho horas... Lo que desmuestra que habrá por allá pute sang bleu; pero también, ¡también hay sangre toguega! EN PRO DE MADRID Ce ha circulado un escrito firmado por va rios comerciantes de esta corte, en el eual se dice: Hora es ya que la clase que representa la vida comercial é industrial de esta corte despierte y deseche la apatía en que está sumida. Teniendo en cuenta el poco ó ningún apoyo que los Gobiernos nos prestan, el comercio y la industria están sufriendo un quebranto digna de tenerse en cuenta, y añadiendo á esto la terrible subida de los alquileres, la de la contribución, gabelas que constantemente nos impone el Ayuntamiento, y la paralización de movimiento de población notante en varios meses del año, aunque en diferentes épocas, parécenos motivo para solventar la situación por que atravesamos y tomar una resolución. ¿Quiénes son los que deben poner remedio a esto? Conocidos los diferentes motivos arriba indicados, únicamente las clases mercantiles son las llamadas á solucionarlo por el momento, y más teniendo en cuenta el desamparo enque nos tienen. dejándonos abandonados y á nuestras propias iniciativas. Todos unidos conseguiremos el fin que nos proponemos. En ciertos meses en que el movimiento de población decae, podemos organizar fiestas, concursos, festivales, cabalgatas, certámenes, exposiciones, etc. etc. y esto sería un medio para la atracción de forasteros, contando desde luego con que las Compañías ferroviarias habrían de organizar expediciones de trenes de ida y vuelta á precios eeoaótnicos y por cierto número de días. Llevando á cabo esta idea, daremos un gran paso hacia la vida moderna, pues tenemos como muestra la de varias grandes capitales de Europa y algunas provincias de nuestra nación que se encuentran prósperas y se nos ponen como ejemplo. ¿Será posible que en nuestra villa y corte no tengamos el valor y la entereza nece Alma felice che sovente torni á consolar le mié notti doleníi- MADRID AL DÍA uarenta grados al sol marcó ayer el ter mómetro, y esto en días septembrinos es mostrar tendencias al abuso. Luego hablarán las provincias de preeminencias y de privilegios que tiene Madrid sobre ellas, y de sus tormentas y chaparradas no hemos visto por aquí ni gota. Caluroso fue el miércoles, pero tranquilo. La gente sudó, sobre todo la que tiene duTOS del 98; porque á eso se ha llegado: ¡á considerarse desgraciado todo el que tiene un puñado de duros en el bolsillo! No se sabe si serán de ese cuño; pero probablemente lo serán los 34 duros que los empleados municipales del servicio de alcantarillas encontraron ayer en un urinario público. ¿Cabe desprecio más absoluto del dinero? Como cunda el procedimiento, van á estar esos lugares reservados más limpios que un sol, porque habrá muchos barrenderos espontáneos p L INCENDIO DE DAX El telégrafo nos anunció el incendio de la plaza de toros, de la Subprefectura y de la Escuela Normal de Dax. Han concurrido circunstancias especiales en este siniestro que los periódicos franceses llegados ayer á Madrid relatan. Desde hace tiempo circulaba con insistencia el rumor de que la plaza de toros iba á ser incendiada. Un individuo fue sorprendido cuando abría la puerta del toril para que se escapasen los toros, apenas iniciado el incendio. ¿Qué se proponía echando á la calle los seis cornúpetos? Los obreros estuvieron trabajando en la A TRAVÉS Dfi LA FRONTERA