Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 3o DE AGOSTO DE 9o8. EDICIÓN i. PAG. 6. Seguro e! ano pasado de coger vivo ó muerta al Pernales. 5 Aquella, campaña, aquella invasión de fuerzas de la Guardia civil, dio eficaces resultados: el bandolerismo ha desaparecido de Andalucía. Del mismo modo desterraré la gente de tnal vivir que se cobija en las grandes capitales. En cuanto esté aprobado el nuevo presupuesto para la completa organización le la Policía la campaña llegará á su grado álgido, y el resultado será satisfactorio. NOTICIAS VARIAS LJ oy saldrá con dirección á Londres el c r denal Sancha, que ha de representar á España en el Congreso eucarístico que se ielebrará en la capital de Inglaterra, p l marqués de Herrera, suosecretario del ministerio de Estado, saldrá muy en breve para Santander y San Sebastián. y su padre para contener á Arsenio resultaroa inútiles. A las voces que daban acudió el portero, sin que tampoco pudiera sujetar al furioso platero. C n busca de refuerzo. El portero, entonces, salió á la calle pidiendo auxilio. Los vecinos de la casa, ante el temor, muy justificado por cierto, de salir malparados, se abstuvieron de intervenir. Una pareja de guardias de Seguridad que prestaba servicio en la misma calle de Lavapiés se disculpó también, diciendo los guardias que no se podían mover de allí sin orden de la Comisaría. En la Comisaría del distrito manifestaron al portero que tampoco podían adoptar ninguna resolución sin ponerlo en conocimiento del gobernador. Se telefoneó al marqués del Vadillo, y éste ordenó que fuese inmediatamente una pareja á prestar el servicio reclamado. p l arrojo de un soldado. Mientras tanto, un soldado que había pasado por la casa en que se desarrollaba el suceso y que oyó el clamoreo de los vecinos subió resueltamente las escaleras y penetró en el cuarto. Arsenio continuaba siendo presa de gran excitación. Con gran habilidad el soldado logró acercarse á él y, aprovechando un descuido, le rodeó con una cuerda los brazos y la cintura y consiguió sujetarle. Convenientemente atado lo condujo á la Comisaría, y claro es que cuando los guardias quisieron ir á la calle de Lavapi s ya el pobre alienado había sido puesto á buen recaudo. A l hospital. Desde la Comisaría fue trasladado Arsenio Mozo al hospital Provincial. Allí ingresó en la sala de observación de dementes, y si pasados algunos días se confirman los tristes presentimientos de su enfermedad será trasladado á un manicomio. p? l mitin que había de celebrar hoy el par tido socialista ha sido suspendida á causa de las dificultades para encontrar local adecuado al acto. la Península hechos en que los protagonistas han sido seres privados de razón, y esto ha hecho pensar en si existirá, para justificar la repetición de hechos parecidos, alguna causa debida á las influencias atmosféricas ó á cambios de temperatura, que tengan por fundamento el exceso de calor. Efectivamente, hace varios días en Jerez, después en Cádiz, anteayer en Valladolid y ayer en esta corte, han conmovido á la opinión pública hechos, de bastante gravedad algunos, debidos á la exacerbación sufrida en su triste enfermedad por varios desgraciados dementes, que dentro de su perturbación dieron lugar á la comisión de nefandos delitos. r v e poeta y de loco... El suceso de ayer ocurrió en la casa núrn, 29 de la calle de Lavapiés. Arsenio Mozo, de veinte años de edad, y platero de oficio, venía dando desde hace algún tiempo pruebas inequívocas de enajenación mental. Le dio por escribir comedias, manía que puede reputarse como nacional y muy arraigada, si se tiene en cuenta el número grande de ciudadanos que con su buen manuscrito debajo del brazo andan merodeando por esos tablados en busca de la anhelada representación. Pero ya lo dice el refrán: De poeta y de loco, todos tenemos un poco sin embargo, el joven Arsenio debía tener más de lo segundo que de lo primero. Sus comedias, al decir de los qué las conocen, eran muy medianejas, y para escribirlas el infortunado platero se encerraba en una habitación, en la que permanecía lloras y más horas escribiendo con el cerrojo corrido. Las encerronas eran á veces tan prolongadas, que en ocasiones tuvieron sus padres necesidad de echar la puerta abajo. Esto ocurrió también hace algunos días, y al entrar en el cuarto yió el matrimonio que su hijo se entretenía sosegadamente en pegar papelitos en la pared. A cometiendo á su padre. La excitación de Arsenio se acrecentó muy marcadamente en el dia de ayer. Serían las doce y media de la mañana cuando el joven entró en la habitación en que se encontraban su padre y su hermano Eloy. Con ademán descompuesto y dando terribles voces se abalan- zó sobre el autor de sus días, emprendiéndola á golpes, bofetadas y mordiscos. Cuantos esfueizos trataron de hacer Eloy UN LOCO FURIOSO Racha de dementes. en diversos tenido que La crónica de sucesos ha registrar estos días puntos de yodos los días se originan algunos peque ños conflictos que demuestran la intranquilidad é inseguridad del público en lo que á la cuestión de los duros se refiere. Ayer se originó, con motivo de la circulación de los duros, un alboroto que, aunque por fortuna se remedió pacíficamente, pudo tener graves consecuencias. En un solar de la calle de las Tabernillas, al realizarse el pago del salario semanal á varios peones jornaleros y fontaneros del Ayuntamiento, surgió el conflicto porqua los obreros se negaron á admitir las monedas de cinco pesetas, fundándose en la dificultad que existe para su colocación. Como los obreros allí reunidos pasaban de 500, y su actitud no era muy tranquilizadora, una pareja de guardias municipales de Caballería intentó ponerlos á raya sin lograrlo, creciendo el vocerío por momentos, Sin que los pagadores supieran qué resolución tomar, puesto que las monedas que los jornaleros rechazaban habían sido retiradas momentos antes del Banco de España en talegas precintadas. Cuando mayor era el alboroto, presentóse en el solar el ingeniero jefe de Fontanería y dispuso que sólo se entregasen monedas fraccionarias y piezas de cinco pesetas da los bustos de Amadeo, Alfonso XII y Gobierno provisional, que eran los que no rechazaban los obreros, y los animes ae calmaron, aplaudiendo los jornaleros la deUrminación de sujete. parecía que todo había tenniu ido; pero una orden del Tesorero del Ayuntamiento, recibida por los pagadores, vino á echar por tierra cuanto el ingeniero había conseguido, porque mandaba que se pagase en la moneda que los obreros no quería y que los que no estuvieron conformes se quedasen sin cobrar. Fue precisa la intervención de varias parejas de Orden público, á las órdenes del capitán Sr. Aranguas y de todos los agentes que á la sazón se hallaban en la Comisaría de la Latina. Avisado de lo que ocurría, presentóse nuevatnenteelya citado ingeniero jefe, é imponiéndose á todos, después de ordenar que se retirase la fuerza pública, reiteró las rdenes que primeramente había dado, y á su presencia volvió á reanudarse el pago, que había sido suspendido durante su ausencia. Kl personal cobró con calma y sin protesta, quedando únicamente sin percibir sus jornales una pequeña parte, para la que no alcanzó la moneda fraccionaria. Hoy domingo se habrá de pagar en el mismo sitio á los obreros de Vías públicas municipales, y como el dinero extraído del Banco es de la misma clase y euño que el rechazado ayer por los de Fontanería, se teme que se reproduzca el conflicto si el alcalde no toma las medidas oportunas para evitarlo, LA CUESTIÓN DE LOS DUROS p mpezó la sesión de anoche á las nueve y media, presidiendo el Sr. Vigil. El Sr. Cabello, refiriéndose al voto de censura presentado contra los socialistas bilbaínos por haberse unido con los republicanos, explica ios móviles que á los primeros han impulsado para hacer tal fusión. Afirma que las Agrupaciones socialistas bilbaínas creyeron proceder bien al hacer lo que hicieron, y que si al partido le parece censurable no reincidirán en la coalición con ninguna otra fuerza política. Se promueve un ligero incidente sobre si debe hablar antes la comisión ó el Sr. Caballero, firmante del voto particular. Habló el Sr. Caballero, opinando que el Congreso no tiene autoridad para imponer un correctivo al Comité provincial de Bilbao. El Sr. Iglesias hace uso de la palabra para encauzar la discusión. El Sr. García Cortés dice que la opinión del Comité nacional es que el Congreso tiene atribuciones para impouer un correctivo al Comité provincial de Bilbao. Desechado el voto particular, es aprobado el voto de censura. Pasando el Congreso á ocuparse de los asuntos relacionados con los periódicos del partido, se acepta una enmienda del señor Caballero sobre la administración de aquéllos. Se trata después de las campañas que deben realizarse para atraer al partido á la mal llamada clase media, y después de ser aprobadas varias proposiciones se levanta la sesión. CONGRESO SOCIALISTA LOS PRIMOS Aunque parezca mentira, todavía quedatl -por estos madriles ejemplares de esta clase, ya mandados retirar de la circulación, como los duros sevillanos. Emilio González Ponzano, natural de Arracín (Navarra) joven de veinte años, llegó hace tres días á esta corte, procedente de sa pueblo. Emilio, tal vez debido a su carácter ale- gre y expansivo, hizo amistad con dos indi