Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO DE NUESTRO CORRESPONSAL DE TODO EDMUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO hecho de a. mas de Vimeiro es la primera batalla de aquella epopeya que destruyó el enorme prestigio del célebre mariscal Junot, que aspiraba á sentarse en el Trono secular de la monarquía portuguesa, y demostró á Napoleón que no era fácil de realizar su sueño de conquistar el mundo. I a fiesta inaugural á que me refiero al principio de estas líneas, y á la cual dio singular realce con su presencia el rey D. Mai l il nuel, fue importantísima, no sólo por el concurso del elemento oficial, sino por el las más cariñosas demostraciones de simpatía. Desde las ventanas arrojaron las señoras verdaderos chaparrones de flores sobre la juvenil cabeza del Soberano. Positivamente no fue aquello una manifestación política; era el entusiasmo natura! espontáneo, del pueblo, consnbstanciado en la persona de su Rey, en cuya frente risueña brillaba el sentimiento de la mocedad, abierta á todas las ideas generosas y sublimes. 131 Rey se apeó de su automóv l y confra- A B C E N LISBOA INAUGURACIÓN DE El Rey ha inaugurado un monuUN MONUMENTO mento coamemoratiyo de la batalla de Vimeiro, librada el 2i de Agosto de 1808, día en que quedó asegurada para siempre la independencia portuguesa, después de algunos años de invasiones napoleónicas. EL INCENDIO DE LAS BODEGAS DE (Í O N Z A L E Z BYASS JfcRbZ OE LA FRONTERA. LO QUE QUEDA DE LA BODEGA INCENDIADA. EL SUELO SEMBRADO DE AROS DE LOS TONELES Fot. Lozano DESTRUIDOS POR EL FUE iO Como la heroica España, Portugal tuvo entusiasmo popular, que manifestó su in- ternizo con el pueblo, repartiendo apretones de manos y dejando que se acercara á que sostener durante varios años una gue- menso júbilo ante el Rey. D. Manuel II, al pasar entre las apretadas él aquel tropel inmenso de gente que quería rra sin treguas, una lucha de todos los días, para barrer del suelo patrio á los soldados filas del pueblo, que le saludaba con deli- verle de cerca. de Napoleón, cuyos vandalismos y atroci- rantes y frenéticas aclamaciones, tuvo ocaOS SANATORIOS Oportunamente di dades se hicieron famosos en los anales de sión de llegar al corazón de las multitudes noticia de las intrin cuando, aludiendo al heroico hecho de arnuestra Historia DE FUNCHAL cadas negociaciones El monumento erigido ahora en las altu- mas de los portugueses, declaró que tenía á ras de Vimeiro no es solamente un iustísimo grandísimo orgullo ser hijo de una nación que se derivaron de la cuestión de los sanahomenaje á los valientes soldados de Ingla- de héroes. I, as palabras del Rey produje- torios de Funchal, en la cual se litigaban terra, aliados de los portugueses en aquella ron, como no podían menos, impresión intereses británicos y alemanes. Al Gobierguerra santa de independencia, sino un ca- grandísima. A su paso por las poblaciones no portugués no le parecía fácil la solución riñoso tributo á la generación que luchó próximas á Vimeiro, el Monarca, vitoreado del problema, pues á cada instante se suspor este pedazo de nuestra amada tierra. El entusiásticamente, recibía de unos y otros citaban dificultades en ias Cancillerías.