Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 27 DE AGOSTO Dfí 1908. EDICIÓN 3. PAG. 7. ter lento, incomprensible. Avaricia, inteligencia mediocre. Dedos echados atlas exageradamente, demasiada actividad intelectual, demasiada espontaneidad. Reflexión insuficiente. Naturaleza excesiva, desprovista de moderación y de reserva. La ciencia oficial, pues, se inclina por vez primera ante la quiromancia. No la reconoce méritos para adivinar el pasado ó el porvenir, pero sí para juzgar el presente. Ahora los grofólogos sostienen que, tanto ó más que en las manos, puede estudiarse á la persona en su escritura. Si la mano nos traiciona cuando la enseñamos, más nos traicionará cuando escribimos. los sabrosos relatos de algunas de mé ticas ex servidoras de los empingorotados señores de Gutibamba, las cuales contaban y no acababan acerca de la escasez de ropa blanca, insuficiente aseo personal y otros detalles íntimos; pero yo puedo asegurai, en descargo de las lindas señoritas de Gutibamba, que siempre que pasaron ceicanas percibí los más exquisitos perfumes. Se acomoda) 011 en una pequeña casa de huéspedes de la calle de Oquendo, y tuvieron la suerte de estar solas, con lo cual nadie te- v nía por qué enterarse de si estaban en el Gran Hotel Continental, en Ezcutra, ó en casa de un cochero, convertida en hospedería. Dos días antes de la semana grande, al ir á sentarse á la mesa, observaron que había un cubierto más; preguntó la señora para quién era; contestó la patrona que para un joven que se acaba de llegar de Burgos pues, y p o r el personal de la Comisaría del distrif to del Hospital se practicó ayer un registro en una tahona de la calle de I, avapiés. V Se encontraron unas cuantas monedas ilegitimas; pero el dueño del establecimiento aseguró que á él se las habían dado como moneda corriente, y que estaba dispuesto á decir quién se las había expendido. VSin embargo, se formó atestado y se en vió al J gado. POR TELÉGRAFO LOS MONEDEROS FALSOS OE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR UERA 8, l 6 8 N. f 7 n una casa de campo inmediata á esta v L población se ha practicado un registro, encontrándose una máquina para la acuñación de moneda. A pesar de examinar detenidamente el local, no se han hallado troqueles. S La máquina presenta señales de haber servido recientemente. Ignacio Bonaterra, dueño de la referida casa de campo, ha sido detenido y corduci 30 á la cárcel. presentando el padrón de entrada y salida de forasteros, llenado por el joven, leyeron: Serapio Pérez, comerciante; procedente de Burgos. -De ningún modo- -chillaron las tres, -nosotras no comemos con un hortera. I as réplicas de la patrona fueron ineficaces, las de Gutibamba veían la sociedad estratificada en capas perfectamente definidas, y antes pasaran tormentos inquisitoriales que alternar con gentes de inferior condición I El joven forastero escuchó la polémica y á través de los despintados cristales del comedor oyó cosas poco agradables dle su persona y vio las maneras, entre emperatriz y rabanera, con que la señora de Gutibamba rechazaba su compañía. Serapio no esperó á más; se marchó á otra casa de huéspedes y mandó á buscar el equipaje. Por único desahogo escribió lo ocurrido á un tío suyo residente en Pamplona, preguntándole si en efeqo las de Gutibamba descendían de aquella Doña Aldonza Coronel- -que en tiempos del rey don Pedio- -era la amiga del Rey. trona abrió; el joven preguntó por la señora de Gutibamba, á la cual necesitaba hablar con urgencia. Pocos minutos después el joven era recibido por doña Úrsula en la microscópica salita, mientras las dos chicas escuchaban desde el gabinete. -Señora- -dice Serapio, -mi tío, que vive ea Pamplona, me encarga entresrue á usted esta carta en propias manos. Copia de la carta- Hay un membrete qui dice: I, a Elegante. Zapateiía de Lino Péiez. Pamplona. Señora doña Úrsula de Gutibamba. Muy señora mía: habiendo presentado á su señor esposo, repetidas veces, la factura de lo que ustedes adeudan á este establecimiento, y habiéndome contestado que él no interviene en estos asuntos, smo usted, me dirijo á usted para notificarle que si en el término de quince días no me abona el importe de la referida cuenta me veré en el caso ae demandar á usted ante los Tribuna les. De usted afectísimo servidor. Lino Pérez. Rubricado. PaniWona, etc TALLERES DESTRUIDOS POR TELÉGRAFO Dfc NUESTRO SERVICIO PARTICULAR En paseo, casino y demás lugares concurridos, la mamá y las chicas observaron que las miraba con insistencia un joven elegante, con panamá y sortijas valiosas. Era Serapio, á quien ellas no llegaron i ver. Aquel joven, ¿era un pretendiente? Debía de serlo, puesto que una mañana, después de seguirlas en el paseo por el bulevar, continuó tras de ellas hasta la calle de Oquendo. Moscou á Brest- L, itowsk. 331 fuego comenzó en los talleres de herrería, sin duda por haber prendido una chispa en alguna substancia inflamable, y se propagó con una rapidez asombrosa á los de carpintería y pintura. En las amplias naves se hallaban acumuladas grandes cantidades de materiales de todo género, que quedaron reducidos á cenizas. 1 Al lugar del suceso llegaron las autoridades y los bomberos; pero los esfuerzos de jlstos resultaron estériles para contrarrestar él estrago de las llamas. CUENTOS ILUSTRADOS n violento incendio ir completo los talleresha destruido por del ferrocarril de M 1 RSK, 2 6 9 N. Durante la comida, la patrona hi? o sabei á las de Gutibamba que el joven portador de la carta era el mismo á quien ellas no habían querido admitir en la mesa. MELITÓN GONZÁLEZ LA CORTE EN SAN SEBASTIAN POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR MIÉRCOLES, ií, 6 T, LAS DE GUTÍBAMBA X e Pamplona salió para San Sebastián la distinguida señora doña Úrsula de Gutibamba con sus dos bellas hijas Alicia y Petronila. I, a noticia de este viaje veraniego hizo sonreir á los sabedores de que el señor de Gutibamba disponía de un sueldo escaso con 1 elación á su dilatada y dispendiosa familia, y justificaban su sonrisa con libros d- onie ¡os comerciantes tenían asentadas las cuenta de sus deudores, y también con ¿Cuál de los dos le gustaba? En la duda, Alicia y Petronila salieron al balcón y vieron que Serapio, con una carta en la mano, entraba cu el portal de la casa. Corrieron á la puerta de la escalera; atisbaren por la mirilla; oyeion los pasos del jovenl que subía... ¡Oh, emoción Sonó el timbre; las chicas- coiticron á prevenir á su mamá. L, a pa- aseo regio. A las cinco y cuarto ha salmo en auto móvil la Reina doña Cristina con el propósito de dar un paseo hasta Rentería. Kfiño ahogado. En el lío Oria, en Beasaín, se ha en- contrado flotando el cadáver de un niño de cinco años, llamado Pedio Aniano. Créese que se trata de un hecho casual. foncierto. Ante una concurrencia muy numerosa se está eelebiando en el Casino el concierto de la oiquesta Arbós, en el que toma parte el notable artista Sr. Sobrino. os automóviles El automóvil del Sr Echaide ha chocado en Bentaberri con uno de los automóviles que hacen el servicio á Azcoitia. No ha habido desgracias personales, pero los dos coches sufrieron algunos desperfectos. P L