Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 22 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN 4. a PAG. POIt TELEFONO á que obedecía que se hallasen en sm poder las máquinas de que la Policía DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR se incautó contestó que dichos artefactos ZARAGOZA, 2 1 9 N eran de propiedad de su antiguo amigo el r iligencias judiciales. Carpeta, y que los tenía en su poder hasta Apenas llegó á Tauste el fiscal de la que aquel se los reclamase. ¿Y para qué mandó usted una á com- Audiencia, Sr. Lanuza, ae hizo cargo de la causa y de las investigaciones practicadas poner? -parece que le preguntó el juez. -Porque estaba rota, y yo quería com- por el juez de Egea de los Caballeros. ponerla para venderla después en 1.000 peSetas. i a industria monedera. Según parece, Instalé venía dedicánj- l abla Nicasio Gutiérrez dose á la fabricación de moneda falsa desde Este individuo fue el que por manda- hace tiempo, cambiándola en sn comercio y to de Gabriel llevó á componer la máquina en Zaragoza. en cuestión. Las pesetas fabricadas por él están muy Dijo que, obediente á órdenes é instruc- bien hechas, diferenciándose apenas de las ciones de aquél, la llevó en un carro y en- legítimas. vuelta en un colchón, que fue facilitado por La plata la traía oculta en maletas y paRipoll, á la cerrajería de D. Fernando Bs- quetes, transportándola hasta Tawste en el eudero, establecida en el núm. 146 de la ca- coche de servicio público. lle de Fuencarral. Tanto pesaban los bultos que transportaHace tres días recogió la máquina, con- ba que los encargados de acarrearla empeduciéndola á la calle del Marqués de iana zaron á sospechar de Instalé y trascendió en igual forma. al público esta sospecha, dando lugar á la Dijo que ignoraba qué clase de mácmina delación hecha en el Gobierno civil. sra ni qué aplicación tenía. Lostalé expendía la moneda en su tienda A las demás preguntas que le hizo el juez de Tauste; pero si alguien se la rechazaba, ontestó que nada sabía. al momento daba moneda legítima sin protestar. Al ser detenido estaba abatido y era preFVeclara Ripoll. La declaración del cuñado de Gabriel sa de gran excitación. fue muy breve. 1 material. Se limitó á negar toda participación en el 1 hecho, añadiendo que él no entendía más El primero en declarar fue el hijo de que de vender alpargatas. Lostalé, que manifestó dónde estaban los troqueles. Estos son siete, einco para fabricar duros ás registros. El juez- de guardia. Sr. Ponce de león, y dos para monedas de dos pesetas. Lostalé ha manifestado que, estando neha expedido y entregado á la Policía dos mandamientos para practicar registros do- cesitado de recursos, emprendió el negoeio de la acuñación, llegando á hacer una emimiciliarios. sión de 6.000 duros. Ha acusado como cómplice á su criado I a máquina. Se ha comprobado que quince días an- Aniceto Lasala, pero éste niega rotundates del último Carnaval, Gabriel alquiló mente su participación en el hecho. una casa en el vecino pueblo de Tetuán, Si no hubieran declarado habría sido dipor cierto propiedad del alcalde de dicho fícil encontrar los troqueles, pues éstos estapueblo, y á ella condujeron la máquina. ban ocultos en una cuadra lóbrega. Durante varios días estuvieron haciendo Ivas máquinas y herramientas utilizadas pruebas para ver si funcionaba, y como no por Lostalé pesan 50 arrobas y también eslo consiguieron dejaron la casa, transpor- taban ocultas. tando la máquina al domicilio de Ripoll, donde se repitieron las pruebas sin resultaA ntecedentes. do satisfactorio. El procesado venía dedicándose á esta industria desde 1900. p l fiscal. Todo el pueblo de Tauste informa desfa El Sr. Mena, una vez que terminaron vorablemente de este individuo, pero nadie de declarar los detenidos, se retiró del Juz- sospechaba que fuera falsificador de mogado de guardia. Eran las dos de la madru- neda. gada. Las primeras monedas que puso en circulación parece que fue en 1901, llevando, por f a p t u r a y diligencias. A las diez de la mañana le fueron en- tanto, dedicado á esta industria siete años tre gadas las diligencias instruidas en la y habiendo lanzado al mercado 6.000 duros guardia al juez correspondiente Sr. Martí- ilegítimos, según ha dicho, aunque se supone deben ser más. isez Enríquez. Acompañado por el fiscal Sr. Mena, estuvo toda la mañana estudiando lo actuado. futras noticias. Por el agente del Hospital Sr. Lloraeh. Ha llegado el detenido en Zaragoza ha sido detenido esta mañana Pedro 14- Pedro Barrera, conserje del Casino carlista cero, consorte, según los términos técnicos, de Zaragoza, á quien Instalé pagaba dos de Luis G- ályez, y al que buscaba la Policía duros diarios por su complicidad en la expor si estuviera complicado en el asunto de pendición de moneda falsa. la fabricación. -Dícese que las máquinas las trajo á Ha sido conducido al Juzgado instructor, Tauste entre colchones. que le ha sometido á extenso interrogatorio. -Recuérdase que los chicos pequeños de También ha comparecido esta tarde ante Lostalé dijeron á otros muchachos que su el juez el mecánico que compuso la má- padre hacía duros. quina. -Se asegura que el hijo mayor, compliLas diligencias se llevan con la natural cado en el asunto, es persona de cultura, y reserva; pero creemos haber podido traslu- á quien molestaban los negocios de su pacir que el fiscal, después del estudio de los dre, y si ayudó en las operaciones de la falfolios que van escritos, tiene la impresión sificación fue por obediencia al mismo. de que la fábrica aun no había comenzado- -Se ha comprobado que la plata la traía á funcionar. de Hendaya y de Barcelona, menos de ésta En este caso, se trataba de la preparación que de aquella población. del negocio, que, por f u a la Policía -La maquinaria la adquirió de una casa logrido evitar. I que ha hecho ventas de otras análogas. BARCÍLONA, 11, 5 T. tro complicado. La Policía ha capturado á un índiví dúo llamado Alfonso Vidal, complicado eu la fabricación de moneda falsa en Tamstera Se ha telegrafiado la noticia de la captií tara al gobernador de Zaragoza. UNA BUENA 1 DEAÍ Cabemos que la Agencia de Madrid Se caj, rruajes Dion Bouton, cuya reputación es universal, acaba de establecer una sucur- i sal en la linda playa de Biarritz, tan fre- cueútada durante el verano por la buena sociedad española. Aconsejamos á aquellos de nuestros lec tores que veraneen en el Norte de España que visiten la instalación de dicha marca pues en ella encontrarán chassis de todas fuerzas y carrosseries de gran lujo, que den ser inmediatamente entregados. ntre los recuerdos de mi infancia perdu- v ra uno que me es muy grato: el de un amigo de mi familia que llamábamos el Ca LA VENDA E E M El capitán Eddy era un original que había viajado mucho y que tenía una provisión inagotable de anécdotas Cuando iba á verle le interrogaba acerca de la procedencia de los mil chirimbolos que estaban colocados en las repisas y so- 1 bre los muebles de su salón, y se mostraba siempre dispuesto á complacerme. Murió, legándome sus muebles y sus bibe lots. Entre éstos había un cofrecito de sán- jj dalo que contenía un polvillo incoloro. Tra- Í té de indagar qué era ese polvillo, consulté 1 á gentes peritas en la materia, pero nadie pudo satisfacer mi curiosidad. Cierta noche, hallándome solo en mi des- K pacho, cogí mi pipa, y sin darme cuenta de lo que hacía la llené con el misterioso pol- villo. Luego eneendí. Sentí primero en ¡la garganta una ligera comezón y mi cerebro se impregnó de un olor fuerte y aromático. Poco á poco se apoderó de mí un sopor que me fue imposible dominar. De repente las paredes se abrieron y dos enormes arañas se encendieron. Me hallaba en un salón inmenso. Lancé un grito. Un monstruo hornoie se presentó ante mí, en equilibrio sobre dos piernas largas y retorcidas. Su cabeza terminaba en punta; sus ojos, tnuy pequeños y muy vivos, no tenían cejas, y su loza. enorme reía burloaamente. ¿Quién eres? -exclamé atemorizado. -La Verdad. -Pero... -Ya sé, ya sé- -dijo el monstruo interrumpiéndome. -Créis los humanos que la Verdad es una mujer hermosa que surge espléndida de un pozo. ¡Qué error! La Verdad es horrible, y yo soy la Verdad. El salón se había llenado de gente. Mujeres hermosas, hombres elegantes formaban g upos y conversaban discretamente. r- ¡Encantadora reunión! -exclamé. -Tienes ojos de ciego- -contestó el monstruo. -Yo te quitaré la venda. Y saltó sobre mis hombros. Sentí entonces en mis párpados el contacto de una ven- i da impalpable. Gozaba de un sexto sentido. Mientras el monstruo se apartaba vi pasar un grupo de invitados y pude leer los peni samientos de éstos reflejados con gran cía- ridad en sus ojos. Esos pensamientos eran, en general, color de hollín ó color de púrpura con reflejos verdes y grises. Los pensamientos color de rosa eran una excepción; Poco á poco me acostumbré á utilizar mi sexto sentido, y entonces fue cuando me di cuenta de lo que es en realidad la vidí de que la jaisión esoecial confiada á los labios