Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 22 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 7. INTENTO DE ROBO JHT 1 portero de la casa núm. 45 de la calle de la Reina, Carlos Rodríguez Díaz, ha denunciado en la Comisaría del distrito del Hospicio que al subir su esposa para enseñar á un matrimonio uno de los cuartos desalquilados notó en los tabiques del mismo, que dan al piso ocupado por el conde de San Bernardo, dos ó tres boquetes sospechosos. Además, en el suelo de la habitación se hallaban esparcidos varios útiles de robo, tales como un berbiquí, una linterna convenientemente preparada con cartones, una palanqueta y una broca. La puerta de entrada á la habitación desalquilada no presentaba señal alguna de violencia. El conde se encuentra en San Sebastián, y al cuidado de la habitación quedó un criado del citado aristócrata. Se ignora, hasta la hora presente, el nombre del topista ó topistas que han sido descubiertos antes de dar cima á sus trabajos. CUENTOS ILUSTRADOS vanta, se peina, se calza, come como todo el mundo... ¡Si seré torpe... Pero dime una cosa: ¿por qué me llamas Omem... Yo no me llamo así. -Ya lo creo que sí. Omem te llamas; pero... ¿Pero qué? -Hay que leerlo... á lo chino. CÁDIZ POÜ TELEG AI DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR VIERNES, í l O 1 jarreras de caballos. En la playa del balneario Victoria se han celebrado esta tarde las anunciadas carreras de caballos. Asistieron numerosas familias de CádiZj Jerez, Sanlúcar y otros pueblos comarcanos. En la primera carrera ganó el premio el caballo Royal, del Sr. Imosa; en la segunda, Punta Gorda, de D. Agustín Blázquez, y en la tercera, Callistrate, del Sr. Díaz. El premio del Rey, consistente en una caja de plata para tabaco, fue ganado en la- cuarta carrera por A gatic, de Macpherson. El citado objeto fue entregado al dueño del caballo por la esposa del gobernador civil, Sr. Gómez Núñez, tocando en dicho acto la Marcha Real la banda del regimiento de Pavía. El premio de la qumta carrera infi ganado por Oubagui, de Guerrero. En la fiesta hubo mucha animación 1 as regatas. La regata de balandros entre Portugalete y este puerto comenzó á las nueve de la mañana. POR TELÉGRAFO En el momento en que salíau las emoarDE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR caciones descargó una fuerte tormenta, LISBOA, 21, 9 N. acompañada de una verdadera tromba de pf 1 Centenario. agua. No se suspendió, á pesar de ello, Con gran solemnidad, para honrar á regata, porque el mar estaba bueno y solos héroes de la independencia patria en su plaba viento NE. á pesar de la niebla y de primer centenario, se ha celebrado esta ma- la cerrazón. ñana el acto de colocar la primera piedra Iba el Rey en el balandro Corzo- Le escoídel monumento á la batalla dada y ganada taba el torpedero Habana, el cañonero Mac contra los franceses en Vimeirc. fyLahón y los vapores Fay, España y Esquizá, Asistieron á la ceremonia el rey D. Ma- á bordo de los cuales iban muchas señoras nuel, el ministro de la Guerra, el goberna- para presenciar el festejo. dor del Campo de Lisboa y muchos genePróximamente á la. mitad del trayecto sarales, jefes y oficiales. lieron de Castro á recibir á los balandros Después de algunas frases del Rey y del los vaporcitos Castroverde y San Andrés, emministro de la Guerra, alusivas á la cere- pavesados y adornados con follaje. monia que se conmemoraba, el Monarca Frente al embarcadero de Castro habíase firmó el acta precisamente sobre la misma levantado un bonito arco que afectaba la mesa en que el Tratado de paz entre Portu- forma de un castillo. Su adorno no pudo gal y Francia fue firmado en Cintra. Ser terminado á causa del mal tiempo, pues no cesó en todo el día de llover. jTisita regia. Todas las casas de Castro lucían colga- El Soberano, de regreso á Lisboa, pasó por la comarca vinícola de Torres Vedras y duras, y los buques estaban empavesados. hubo de detenerse en esta población, á ins- En el muelle veíase otro arco, muy bonito, tancias de las autoridades y del vecindario, dedicado á S. M. por las pescadoras. En el muelle esperaban al Rey las autoque lo aclamaron. ridades locales y muchas señoritas de la La recepción fue brillante. El banquete que el alcalde había dispues- población. De Bilbao y Portugalete había llegado t o honor del Rey fue verdaderamente escon igual objeto mucha gente. léSj 4 éj 4 Hallábanse asimismo en dicho lugar el Asistieron 151 comensales, y tomaron asiento en la mesa, además de los minis- diputado por el distrito Sr. Redonet, el pre tros que habían acompañado al Rey, todas sidente de la Diputación con varios diputados provinciales y una comisión del Club las autoridades provinciales y locales. -No lo entiendo- -repetí, consultando Terminado el acto, el Rey visitó varios de regatas. Desde Portugalete hizo el viaje en auto ¡linas notas que había sacado de mí bolsillo. establecimientos y regresó á Lisboa en femóvil el infante D. Luis. ¡Qué signos tan extraños! rrocarril. Comenzaron á llegar los balandros a las -Son signos chinos. Este es un cuaderA cuerdo de la Cámara. once de la mañana. nlto que pertenece á Ti- phong, y en él apun La Cámara de Diputados ha aprobado El primero que arribó fue el Carmen, y el ta cuanto hace. -Querido Omem- me dijo Baticolo, -juz- por unanimidad una proposición. rj áíendo segundo el Corzo. D. Alfonso ilegó calado por la lluvia. gas los hechos con gran ligere ra. Ti- phong tributo de admiración y gratitud á los rencedores de la batalla de Vimeiro. Hubo de transbordar inmediatamente al hace lo qtíe debe hacer. El Gobierno se adhirió también á dicho Mac- Mahón para mudar de ropa. -Pues yo no lo entiendo. acuerdo. Previas las comprobaciones de rigor, el -Lo siento por ti, amigo Oniem. Jurado concedió el primer premio (copa del n dueío. -Me explicarás... -El problema es sencillo. ¿No has com- A consecuencia de la discusión parla- Rey y copa de Castro Urdíales) al Me II, de prendido que los chinos, cuando escriben, mentaria sostenida en la Cámara de los Pa- Berlín; el segundo, al Carmen, de Kiel, y el principian por el final? Vuelve á leer esa res, se ha verificado un duelo entre el con- tercero, al Corzo. Al terminar la regata arreció la lluvia y de Lagoaga y el Sí. Luciano Monteiro. página en el orden en que la han escrito. El lance ha sido á pistola, cambiándose el público hubo de retirarse. -Es verdad- -confesé algo avergonzaEl Rey desembarcó á la una y treinta. do; -ahora resulta que se despierta, se le- dos balas sin resultada. Oaticolo, además de ser una esfinge ma quiavélica y sutil, es un distinguido etnógrafo. Conociendo estos antecedentes, no titubeé el otro día en interrogarle acerca de ciertas costumbres chinas, para rní incomprensibles. -Amigo Baticolo- -le dije, -sabía yo que aquellas gentes no hacían nada como los demás mortales; pero ignoraba hasta dónde podían llegar sus extravagancias. Citaré el caso de un subdito del Celeste Imperio gue lo primero que hace durante el dia es ir al teatro, y lo más raro es que la comedia á que asiste principia portel último acto y termina por el primero. Cuando termina ese extraño espectáculo almuerza y come, invirtiendo el orden de los manjares: prime, to, los licores; luego, té, frutas, pasteles, ensalada, legumbres, asado, pescado y, por fin, la sopa. Luego toma un aperitivo. -Ese es el memí de un chino civilizado- -observó Baticolo. -En efecto, Ti- pnong. que asi se llama mi hombre, se ha educado en Europa. COSAS DE CHINA EL REY EN BILBAO POR TELÉFONO Baticolo se alejó riéndose y dejándome perplejo. ED. JOL 1 CLER DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR CASTPO U J AIES. 2 1, 4 r. NOTAS LUSITANAS