Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. LUNES 17 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG, 5 INFORMACIÓN POLÍTICA COSTUMBRES SOCIALES no ha encontrado una solución. Coa voz de clarín llama á su hija- ¡Marta... ¡Marta! Marta aparece l miufóíro de la Gobernación, hablando aaocke del mitin celebrado por los dependiente de comercio, manifestaba que 310 es tle extrañar que á este acto haya asistido grati concurrencia y be hayan expresado los oradores con entusiasta convencimiento, toda vez que se trata de tina cuestión que afecta hondamente á numerosas personas, Yo- -afiadió el St L, a Cierva- -tengo la Seguridad completa de que la opinión está al laclo de la ley del Descanso dominical, y á esta simpatía, cada vez mayor, se debe que conforme transcurre el tiempo se vaya encontrando major facilidad para llevar á cabo el cierre en domingo. I pocos obstáculos con que aun se tiopieza, la escasa resistencia que todavía se encuentra irá desapareciendo á medida que el convencimiento de los beneficios que piesta la le vaya infiltrándose en el ánimo general y vaya cesando la costumbre. alisto se conseguirá con- perseverancia, porque en ua día no se puede reformar los u ob de un país, y la condición principal para llegar al fin es el esfuerzo personal de los encargados de aplicar la ley. I, a misma perseverancia necesaria para hacer cumplir la ley del Descanso dominical es preciso para que no caigan en desuso otias disposiciones de carácter social, á alguna de las cuales, la de Protección á la infancia, se refiere esta mañana A B C Esto conforme con ias observaciones que acerca de la cuestión bace este periódico, y mi gestión va encaminada á Tealizar una verdadera trati formación en Jas costumbres espaü las. Descanso dominical, proteceión á la infancia, supresión de la mendicidad, hora determinar los espectáculos públicos y de cerrar los cafés y las tabernas, prohibición de juegos en estos establecimientos, lecogida de armas... todas estas disposiciones, que por algunos se han considerado como aisladas y casi caprichosas, forman un todo orgánico fuertemente ligado entre sí y orientado hacia el propósito de crear las nuevas costumbres de que tan necesitados e tábauios, y que, afortunadamente, van encamando en la masa del país. Yo confío- -terminó diciendo el ministro de la Gobernación- -en que no ha de transcurrir mucho tiempo sin que mis propósitos y los del Gobierno se vean realizados cumplidamente, porque la nación estaba deseosa de que alguien encauzase las buenas disposiciones para la paz, la disciplina y la moralidad. E con su muñeca cuando entió su uiadie, ti Smula todavía de ir? ¿Sabes lo que ha liecho tu padre- -pieguntó Magdalena á su hija. -No, mamá. ¡El muy bruto lia roto ei azucárelo doíado! BARTHO. -Marta, hija mía, he íoto el d uearero. Di á tu padre que tú eres quien, sin querer, lo rompiste. ¡Ya sabes que no es capaz de reñirte! -Como quieras, mamá. Magdalena la besa y sale á la calle á hacer compras. Pasa una hora, I,l ega el marido, ha. niña se precipita en sus brazos. -Papaíto mío, tengo mucha pena; ne roto el azucarero dorado de mamá. ¡Qué desgracia- -exclama el buen hombre muy compungido. -Pero tranquilízate; para evitarte disgustos diré que soy yo el culpable. Vete á jugar, hija mía. Vuelve Magdalena de la calle. Tiene cara de pocos amigos, va y viene por la habitación, fingiendo que no nota la presencia de SKI marido, y éste hace como que lee un periódico. El buen señor la mira con el rabillo del ojo y mueve una silla para hacerse presente. Tose, se suena... y decidiéndose, al fin, dice: -Oye, y no me riñas. Confieso mi culpa y debes perdonarme. Figúrate que he roto sin querer el azucarero dorado... Decir esto y estallar la tormeuta. todo fue uno. ¡Torpe! ¡inútil! ¡asesino! ¡vampiro! -fueron los epítetos más dulces que Magdalena dirigió á su marido. Este inclinó la cabeza bajo el peso del imperdonabte delito, y como la convicción es tan comunicativa, acabó por creerse culpable de veras herido sucedió en la mañana de ayer una levísima mejoría, dentro de la gravedad, Según el parte facultativo, Aransáez pasó ayer el día relativamente bien. Ive visitaron con frecuencia y tomándose un afectuoso interés el doctor Mateo Milano y el médico de guardia. Estos facultativos pudieron comprobar que el herido tenía menos fiebre y 80 pulsaciones, y asimismo que no se había presentado la temida peritonitis. L, a opinión de los médicos era que, si en un plazo de veinticuatro horas no sobrevenía alguna complicación, Aransáez podía curar de su gravísima herida. Al hospital Provincial fueron ayer muchos compañeros d profesión del banderillero, bastantes amigos y algunos periodistas; pero no se permitió verle por orden de los médicos. Únicamente se dejó entrar en la sala novena del hospital á muy contadas personas, pero con prolúbició a absoluta de hablar al herido, para cuyo efecto fueron colocados dos guardias de Seguridad al lado de la cama. Por la noche continuaba Aransáez en el mismo estado que durante la noche anteA los temores concebir el estado del torero rior hizo EL ESTADO DE ARANSAEZ EL SR. SÁNCHEZ GUERRA oy llegará á Madrid el gobernador del Banco, Sr, Sánchez Guerra, que viene Con objeto do ultimar algunos detalles relacionados con la recogida de los duros. H CUENTOS ILUSTRADOS lemnes, y está muy preocupada, pensando que tendrá que confesárselo á su marido. Este no es capaz de regañarla, pues pocos hombres serán más bonachones que él. Ella es quien á cada momento le arma escándalos con cualquier pretexto. De manera que 110 le teme, Pero eso de confesar su culpa á quien de continuo reprende sin indulgencia y destempladamente constituye una perspectiva poco halagüeña para su amor propio. Magdalena reflexiona algunos instantes; su azucarero dorado, M aagdalena ha rotode mesa de los díasso el del servicio JUSTOS POR PECADORES Magdalena continuó insultándole, y fue milagro que no le pegara. Era sincera; había olvidado por completo los antecedentes del hecho. Hallábase Marta en su cuarto jugando I o de ayer. Aunque también en proporción Sitúate inferior á los días anteriores, la moneda presentada ayer al canje en Madrid fue en cantidad algo mayor que el sábado. Los datos oficiales de la recogida dan el resultado siguiente: Banco de España: cantidad presentada, 87.500 pesetas; cantidad ilegítima correspondiente, 4.725 pesetas. Casa de la Moneda: cantidad presentada, 11.735 pesetas; cant dad ilegítima, 1.080 pesetas. Tesorería Central 2,850 pesetas presentadas y 375 ilegítimas Tesorería Provincial; 2.720 y 440 pesetas, respectivamente. Compañía deTabfcos: 2.135 pesetas y 380, respectivamente. El total de moneda fraudulenta recogida en toda España en el día de ayer es de 1.000.600 pesetas. En las plazas africanas sigue presentándose la plata ilegítima en proporciones insignificantes. El último dato de Melilla es de 17.760 pesetas presentadas y 930 ilegítimas. En Madrid y en la mayoría de las ciudades donde hay facilidades para el canje siguen circulando los duros sin dificultad. En cambio, va extendiéndose y adquiriendo caracteres de más gravedad la resistencia en las pequeñas localidades á admitir las monedas de cinco pesetas. 1 os detenidos. Ha sido puesto en libertad, sin que contra él se siga procedimiento, el mozo de la estación del Mediodía Arturo Sánchez, detenido al presentar cien pesetas al canie en el Banco de Esnaña. EL CANJE DE LOS DUROS