Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 16 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN PAG. estaban, ocurrió algo terrible que los dejó petrificados y sin tiempo para ponerse en Salvo. Una 01 a enorme, producida por la marcha rápida de un paquebot, que no lejos pasaba, llegaba hasta ellos, amenazadora y encrespada. Antes de que pudieran huir, la enorme masa de agua los había arrollado, y envolviéndolos en la resaca los arrojó mar adentro. Las seis personas intentaron en vano luchar con el mar y todas ellas perecieron ahogadas. I, a triste escena fue presenciada por un público numeroso que nada pudo hacer para auMliar alas víctimas. Algunas horas después el mar devolvió á la playa cinco de los cadáveres. significada por sus exaltadas ideas bizcaitarras Después ae la presentación, D. Ramón Sota invitó al Monarca á visitar el dique de su propiedad, siendo aceptada por el Rey la invitación Hablando con el alcaide, pidió D. Alfoaso detalles sobre la romería que se celebra hoy en Begoña. Como el alcalde le dijera que la fiesta es de las más típicas del país, el Rey expresó su deseo de ir á verla. p l desembarco. Poco después de recibir los saludos de las autoridades, desembarcó D. Alfonso en las Arenas, montando, al tomar tierra, en el automóvil del conde de Zubiría, acompañado del infante D. Luis, del ministro de Marina y del marqués de Bayamo. En otros automóviles montaron el gobernador civil, los diputados á Cortes señores Ibarra y Z- ítbiría, el doctor Alaberu y los condes del Grove y de Villalba. A Begoña Los viajeros cruzaron ia población de Bilbao á buena marcha, siendo objeto Su Majestad de grandes ovaciones. Al subir los automóviles la cuesta del santuario de Begoña, el público que celebraba la romería acudió á recibir á los excursionistas, haciéndoles un grandioso recibimiento. Los aldeanos y las mujeres fueron los que más entusiasmo demostraron. cel, especialmente para 10 que se referia á recaudar fondos con que atender á los gastos de su defensa. Hace una temporada abrió con dicao fií una suscripción en la barriada de Sans y reunió unas 400 pesetas, que llevó á Rull v de las cuales su primo le regaló 30. En sus visitas á la cárcel, Blanch aprovechaba todas las ocasiones posibles para hablar reservadamente con su primo, por lo que la Policía le vigilaba con gran celo. En la semana anterior, Carlos Blanch fue á una ferretería con un amigo suyo, y teompró una varilla de acero. Blanch se queáá fuera del establecimiento, y cuando se alejó de allí entró en él un agente de Policía para averiguar lo que el otro individuo había comprado y manifestar al comerciante que el que se quedó fuera era el primo de Rull. Enterado de todos estos datos el jue ¿especial que instruye el sumario por la explosión ocurrida en la golondrina, encargó á la Policía del detective Arrow que oomprwbase lo descubierto por la Policía oficial. I a detención. Confirmados aquellos extremos, el jaez de Marina, reconociendo como sospechoso á Blanch, ordenó su detención y la de Vicente Puya, cerrajero de oficio y de sesenta años de edad, un hermano del cual estuvo complicado en el proceso instruido con motivo de la explosión de una bomba al paso de la procesión del Corpus. p n el santuario. A la ptrerta uei templo estaba el alcal- 1 a familia Rull. de de Begoña, quien ofreció sus respetos á Hermenegildo Rull y su padre irán á Santoña á sufrir su condena. D. Alfonso. La madre será trasladada á Alcalá de lie- El Rey se dirigió al presbiterio, orando breves momentos. Subió luego S. M. al ca- nares L s tres saldrán de Barcelona antes de marín de la Virgen, besando la imagen, que estaba adornada con las mismas galas que fin de mes. lució en las fiestas de su coronación. Partió de nuevo la comitiva, recibiendo las mismas aclamaciones que al llegar. POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR pve regreso. EL H 1 BHA, iS, S El Rey y su comitiva atravesaron otra vez por Bilbao, donde el público, más ex- p s t a tarde, á la una y quince, ha zarpad de este puerto el ¿Ponrquoipas? fletad tendida la noticia de su llegada que al principio, se apiñaba en las calles para sa- por Charcot para realizar una expedicién exploradora al Polo Sur ludarle. Un gentío inmenso se apiñaba en ios Sin detenerse en parte alguna, D. Alfonso llegó al muelle de las Arenas, embarcan- muelles, aclamando con entusiasmo al audaz explorador y á sus compañeros de exdo nuevamente en el Giralda. pedición. A despedir a Cuarcot meron de París va M aanifestación nacionalista. Al regresar el Rey á Bilbao y pasar ríos miembros de la Academia de Ciencias. por delante de la Sociedad Nacionalista, que tenía izada su bandera en uno de los balcones del edificio, S. M. se puso de pie en el carruaje, saludando militarmente. fOR TELFGRAPO Y CABLB La bandera contestó al saludo y los naDE NUESTRO SERVICIO PARTÍCULA it cionalistas prorrumpieron en una ruidosísiPARÍS, l í 3 T, ma ovación. Durante diez minutos no cesa- Telegramas particulares de Tánger reeoron de aplaudir y vitorear al Rey. gen la creencia de que en breve se yx ndrá al habla con Abd- el- Aziz un emisario especial de Hafid para concertar un acueiLAS BOMBAS do y ultimar las paces. Añaden los despachos que Muley Hafid DE BARCELONA sólo espera para tales negociaciones que su hermano inicie los trabajos previos de rePOR TELEFONO conciliación. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Según parece, la condición y precio del SÁBADO, í 4 T. arreglo será crear en Marrakés á su. favor 1 o del primo de Rull. E 1 asunto del día, á falta de otras no- un vicesultanato con la garantía de Francia. ticias, lo constituye los comentarios que MOCADOR, 1 3 3 r se hacen respecto á la detención del primo U oy se ñau unido en Chichau con las de Rull. fuerzas de M Tugui las dos mehallas En los centros oficiales ni se niega ni se organizadas por Aziz confirma esta detención. El día TO, en territorio Uled M Zucli, 1 Í- Esta es debida, según pe dice, á una serie de actos sospechosos que Carlos Blanch dos citadas mehallas derrotaron á otras do realizó antes v después de la eiecución de de Hafid, causándoles importantes baja y tomándoles los cañones y las tiendas de su primo. Blandí trabajaba en una fundición de ca- campaña. En este combate lúe muerto el caid mas de hierro, y desde hace algún tiempo ha oía intimado con su primo Juan, de tal Menuda. Las tropas sherifianas emprendieron el modo, que era su agente fuera de la cár- EL REY EN BILBAO POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR ABADO, 1 5 7 T I a llegada. La primera noticia de haber adelantado su viaje S. M. se tuvo aquí al mediodía. Tanta sorpresa como satisfacción produjo la nueva, porque no se le esperaba hasta mañana. Enteradas las autoridades, marcharon á Portugálete y embarcaron en el vapor Elcano, que aguardaba allí el aviso. Allí se veíau muchos balandros y remolcadores. La oficialidad del regimiento de Garella 110 embarcó en el vapor Chachanamendi, juntamente con la banda de música. Todos se hicieron á la mar, para ir al encuentro del Gualda. La entrada del b arco regio, rodeado de innumerables embarcaciones engalanadas, fue verdaderamente majestuosa y pintoresca H estallando con las salvas de los buques y de las bateítas los aplausos y vítores de la multitud. 1 Escoltando al Giralda avanzaron los caI, a figura del Rey, vestido de almirante, veíase en el puente, acompañado del infante D. Luis. Luego que fondeó el yate real, pasaron á Iberdo las autoridades y cumplimentaron á D. Alfonso. Un gentío inmenso invadía el muelle de Portugálete, que hoy celebraba su fiesta y se asociaba al júbilo de Bilbao. Ei SAO, AL POLO SUR ñoneros Osado y Terror i5 j 7 r. I os primeros saludos. A las cuatro y media fondea el Giralda, siendo la primera embarcación que atraca á su costado el torpedero núrn. 1, conduciendo á la Junta directiva del Sporting Club, cuyos individuos saludaron al Rey breves 10 ueutos. Dando escolta á la embarcación. Real venían los torpederos Osado y Tenor y el número i Los vapores España y Esquira, fletados por el Sporting para las señoras, y con damas también el Zabalmendí, fletado por el Club marítimo del Abra. En el puerto estaba toda la flotilla de balandros é infinidad de pequeñas embarcaciones. Simultaneando con las salvas de ordejanza se lanzaron infinidad de cohetes mientras las mús- icas tocaban la Marcna Real. Cumplimentaron á S. M. todas las autoridades, la Junta de las Obras del puerto y, presentado por el gobernador, el acaudalado naviero D. Ramón Sota, propietario del dique Kuskalduna. 1 bi caif arra. 1 El acto realizado por el Sr. Sota es jaiuy comentado, pues se trata de persona MARRUECOS U