Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 16 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN i PAG, J O fcesps de pensarlo mejor tío se decide. El público, que no agradece el sacrificio, le abuchea, con frases despectivas y desabrables. Receloso y tardío, pero recargando una vez ya metido en faena, entra cinco veces á que le piquen, los tumba cuatro v despena dos potros. El público pide que pareen los maestros; pero lus maestros no tienen la amabilidad de acceder. V entre que empieza á anochecer y cutre que el toro recorta y entre que ellos sou inuy ¿nahtos, los muchachos pasan un número enorme de fatigas y nosotros nos aburrimos de un modo formidable. Toreiü de Málaga mete un par caído. Aransáez, al ir á clavar, es cogido, empitonado y volteado aparatosamente. El muchacho se levanta, y por su pie, sujetándose el vientre COK las manos, llega hasta el callejón, en donde le cosreti los monos. Torerito de Málpga cierra el tercio con tm par á la media vuelta. Reverte empieza parando muy bien, cou deseos de desquitarse, y arrancándose por derecho agarra vina estocada tendida. Unos capotazos y el to o dobla. Únicamente se dejó entrar á un sobrino carnal del herido, llamado Francisco Aransáez, que pasó á su lado toda la noche También, y según es costumbre en el establecimiento cuando se trata de un operado grave, se montó una guardia especial de alumnos internos para asistir al enfermo, y en ella alternaron los Sres. Malberti, Duque y Rey. A poco de ser colocado en la cama, el medico de guardia, doctor Olivares, ordenó que sobre el aposito le fuera colocada una gran bolsa llena de hielo. Su estado era de suma gravedad en aquellos momentos y todo hacía creer que no saldría de la noche i Jltimahora. A última hora de la madrugada el estado del banderillero Aransáez había empeorado bastante y era de suma gravedad. A las tres tuvo algunos vómitos, y en opinión del médico de guardia esto era 11 sín 11 toma malísimo, pues ello podía dar lugar á nuevas y más fatales complicaciones. A las cuatro seguía en el mismo gravísimo estado, y su sobrino Francisco Arsnsáez se hallaba muy acongojado, SANGRIENTA COLISIÓN FLANCOS Y NEGROS P ñ CABl. fc X isitando al herido. A las once y media ae la noche visitamos al herido. Xcs acompañaban los doctores Olivares j Covisa, quienes, después de pulsarle y hacerle un detenido veconocimiento, concibieron algunas esperanzas respecto al estado del paciente. La fiebre era intensísima; pero el pulso se mostraba más firme, y el pobre diestro, que antes perdió el conocimiento, había recobrado éste y contestaba á las preguntas que se le hacían. Tengo mucha sed; me abraso- -exclamó al vernos, -y el doctor Olivares ordenó que le fuera puesto un terroncito de hielo en la boca y que de vez en cuando le refrescasen los labios con un hisopo empapado en agua. A preguntas f- oiiio decimos en la parte correspondiente Aransáez que del doctor Covisa, manifestó tenía algo de sueño, y esto de la reseña, Aransáez fue cogido por produjo excelente impresión en los facul- i el sexto toro, en el momento de entrar á tativos! clavar. í El rostro del torero, cuando le visitamos, 1 bra casi de noche; el tercio se llevaba cou presentaba su aspecto casi normal; sus mepesadez insoportable, y en el tendido T se suscitó na bronca que distrajo un momen- jillas estaban encendidas por la misma fuerza de ¡a calentura y su respiración alg fatito la atención. Por todas estas razones, mugosa. cha parte dei público no se enteró de la coLa impresión de los médicos era que por gida hasta que vio a! diestro campaneado el momento no existía ya el riesgo de un por el toro. colapso, como se temió en un principia Aransáez se levantó solo, y vacilando, cou El único temor por ahora es que pueaa el rostro contraído por el dolor, se dirigió hasta la barrera; allí le faltaron las fuerzas ¡presentarse la peritonitis ó alguna infsey cayó en brazos de los moiius. Desde lue- i ción, cuyas consecuencias pudieran ser fago se comprendió que la herida debía de ser f tales. A las doce de la noche abandonamos la de mucha importancia. 1 sala novena del hospital con el ánimo basp ¡i la enfermería. taute entristecido, no solamente por lo que Conducido á la enfermería, los doeto- j se refiere al torero, sino el aspecto to io ies Milano y Covisa reconocieron detenida- j del recinto, en cuyas camas otros vein imente al herido, y vieron que, en efecto, se! t míos ó treinta heridos, casi todos graves, trataba de una lesión gravísima en el bajo se revolvían en medio de los mayores suvientre, con salida de los intestinos. I frimientos, siendo sus quejas y sus convulFaó preciso cloroformizarle para practisiones capaces para conmover n! espíritu carle li cura, que fue delicada y difícil. más fuerte Los médicos redactaron después el- siA Igo de su vida. guiente Saturnino Aransáez es un viejo bandejnarle facultativo. rillero muy querido del público de Madrid. Durante la lidia dei sexlo loio ha inLlevaba torer. ndo más de veinte años á las gresado en la enfermería el diestro Saturniórdenes de espadas de primera fila, entre no Aransáez con una herida penetrante al e. ios el Gallo, Cara- Ancha y Ángel Pastor, nivel del hipogastrio, de i ¡centímetros de que le distinguió y protegió muchísimo. longitud, en dirección transversal, con roFue largo tiempo matador de novillos; tura de los músculos. Su estado es srravísips; o convencido de que la suerte no le era tao. -Doclor Milano. propicia en este terreno, volvió á su primiEs vista de la gravedad del heiklo, el sa- tivo estado de banderillero, alternando incerdote del hospital que apiste á la plaza en con matadores previsión de estos casos le administró la distintamente era torero de de toros y de novillos. No adorno, pero Extremaunción. cumplía muy bien y ocupaba siempre su Al acto asistió toda la cuadrillo. puesto. Era un excelente peón de brega 5 E n c 3 hospital. una verdadera notabilidad en el salto de la A las ocho 3- cuarto fue colocado el togarrocha. rero i erido en una camilla y conducido al Tiene cuarenta y tres años y es natural hospital Provincia! en ciryo benéfico estade Santo Domingo de la Calzada, provincia blecimiento ingresó á las nueve de la noche. de Logroño. Está casado, y su esposa se Ocupa en el huspital la cama nú ni. 7 de ha 1 i fuera de Madrid. Aaoche se le tele ¡a- a! i novena, á cargo del doctor Mateo graiió tranquilizándola y con objeto de que M vo, uno de los facultativos eme le openo recibiera una fuerte impresión al cono ¡T i la plaza. i cer la noticia por lo periódicas. cías personas tniLaroti de visitarle en Aransáez ha tenido b istautes cogidas en lo- v inero momentos; p ro á todos se les su larga vida t- iuromáquica, y entiv ellas c ¡i ¡i! Í J c üi tratia por ex, -rcss i prescrindo or- ivísini- i taraoién, una en la cara y DE NUESTRO SERVICIO PARTÍCULA NUCVA i OlíK, 5 8 N. LA COGIDA DE ARANSÁEZ fTn la ciudad de Springfield han ocurrido sangrientos sucesos desarrollados entre la población negra y la blanca cuyo. odios, le t- nies siempre, estallan con cualquier motn o. Aj er, al tener noticia los blanco de que una mujer de su raza había sido violentada por un negru, asaltaron el barrio donde éstos tienen sus viviendas, incendiando y destruyendo las casas y cuanto perlcnccír á los de la raza de color. Trabóse sangrienta lucha entre uno y otro bando, durando toda la noche y gian p. irU del día de hoy, hasta que los blancos se han enseñoreado de la ciudad, resultando impotente la Policía ira contener los tunnulu- y desmanes. Las autoridades han pedido á la capiLíú refuerzo de tropas y artillería para resta jlccer el orden, habiendo salido ya las íuer ¿íipara aquel punto. Las primeras noticias dicen que los muertos son seis, entre ellos el adjiiuto- rcciudador de contribuciones, y que lo1- heridoasistidos ascienden á MUERTE DE UN CRITICO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR l HIí, 5 tí 1 I a tallecida el ilustrado crítico teatral d. Le Fígaro, Euimanuel Arene El finado era una brillante figura del mundo literario, en el que con gran aplauso cultivó diversos géneros, entre ellos el dramático, escribiendo solo y en colaboración con las firmas más prestigiosas algunas obras muy elogiadas. Arene era adema senador, distinguiéndose por sus ideas radicales. LAS TRAGEDIAS DEL MAP VCV TEJ. f- üíl í r O DE MUESTRO SERVICIO PARTÍCULA! CM j iS, JO p n lino de los diques del puerto isa ocu i n d o esta tarde una sensibii. dcsgiacia, que ha causado honda impresión en la ciudad. Seis personas habían calido á dar un paseo por la orilla del mar, y, alentados por 1 G pintoresco dei sitio y lo hermoso de i brisa, bajaron al dique citado, entretenk Kiose en coger mariscos. Animados en tan grata ocupación. -c dos calzaron y fueron avanzando por la ieun. no apartándose mucho de la ¡illa 3 sm o rrer más riesgo que algú. i pequen. riMi. ó i en los tobillos, r producido j n U r o n ms d j las olas, que j i L: I iqiu- l sitio 1! 1 1 -i fuer a alguna de puc- ri! a e v do c. níra l: i r cis. i c i j d e jiroüto, 111 n u i ir. ís