Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO i5 DE AGOSTO DE 9o8. EDICIÓN i PAG. 4. frecuente en eipaDiico de tendido de otras plazas, y como el traje femenino es en esta época de colorines, el conjunto es de una vida, de una brillantez imponderables. El desfile luego, la concentración después en la Zurrióla, el paseo ideal, que tiene como telón de foro la esmeralda del mar engarzada entre nácares, con la turquesa del cielo é interrumpida muy lejos por las diminutas embarcaciones de pesca, que simulan una misteriosa línea de puntos suspensivos la P ormás noche, más música, más poiv a, alegría. El Gran Casino parece de no entrañara aumento de descrédito de la moneda. I a ocasión ha llegado, pues miención artificialmente p no por artifieiai en su origen, menos real en tras dure la posibilidad de que el Estado cambie sus efectos desastrosos, tanto en el cambio toda la que se le presente no serán posibles interior como en el aprecio de las letras soverdaderos pánicos, si bien la inconcebible bre el extranjero. manera como se lleva á cabo produce el poConvencido A B C de que, á menos de un sitivo mal de despreciarla en pueblos y cam- verdadero milagro, con el que no sería prupos alejados de los escasos lugares donde dente contar, el día 24 descorriente, último se han habilitado oficinas de canje. de canje, marcará el coamenzo de un períoHa ocurrido lo que era lógico: encargado do más difícil para nú scra íuuaeaa, á cuyo de aplicar el remedio el mismo ministro que término se halla tal vez una verdadera criprodujo el mal, á la deficiencia esencial de sis monetaria, cree deber de patriotismo haaquél se ha agregado falta de tino en la cerse portavoz de tales temores y llamar la aplicación; pues quien no supo ver la gra- atención del presidente del Consejo da mivedad del daño que ocasionaba, no era fácil nistros sobre la urgencia, ya hoy inaplazaproporcionara á la necesidad los medios de ble, de acabar de una vez con la perturbacombatirlo. Por si aun era poco esto, ahora ción que en nuestro stock monetario introá destiempo, gallardea el subsecretario, de- ducen las acuñaciones fraudulentas; y lo fendiendo la malhadada Real orden causa hacemos con la convicción de que sólo se de estos trastornos y de otros que, á no conseguirá mediante la permuta por vales de atajarlos pronto, padeceremos después de plata de todos los duros, buenos y malos, en la ellos, poniendo tal calor en la defensa, que forma que expusimos en anteriores artícuhace pensar que, si no tuvo parte en ella, los, según lo practicaron los Estados Uniexiste peligrosa semejanza entre su modo dos é Italia. de juzgar los problemas monetarios y el de su superior. No es, piles, extraño que organizado el canje por quienes creerán (y aun NUESTROS GRABADOS casi creen) justo que el público pagara la 1 ncendio en las Delicias. diferencia entre el valor legal de la mone En nuestro ayer da de esta clase y el efectivo de la ilegítima, ta del incendio número deen eldimos cuenocurrido laboratorio lo hayan dispuesto sin preocuparse de los químico de la estación de las Delicias, de quebrantos que los tenedores de buena fe esta corte. Hoy publicamos una fotografía no residentes en capitales de provincia (es del estado en que quedó la mencionada dedecir, la mayor parte de los españoles) han pendencia después del siniestro. de sufrir teniendo que realizar un viaje, dejando ocupaciones, perdiendo jornales, etcétera, etc. ó viéndose obligados á pagar 1 a conquista del aire. prima á los intermediarios por el cambio de L, os experimentos hechos en JL, -vians una moneda que el Estado dice que se can- (Francia) por el famoso aviador inglés mísjee á la par. Claro, esto es peccata minuta, ter Wilburg Wright con su aeroplano tupara quienes, al tirón, querían arrancar á vieron los primeros días el más feliz de los éxitos, y aunque en su salida del jueves úleada duro ocho ó nueve reales. en Y gracias á qae, ya empezadas las operacto timo sufrió una avería, que un breve quedaápice al ménes de canje, hizo el ministro de la Goberna- rá reparada, esto no quita del aparato, constituye un ción de Cirineo con sus telegramas á los rito en la soluciónque problema de lapaso más na Ayuntamientos, sin duda por vislumbrar en vegación aérea. del lontananza alteraciones de orden público; a manera de volar del aeroplano ae si no, Diossabe las que á estas horas habrían surgido... Pero hasta el fin nadie es Wright es completamente distinta de la de los aeroplanos franceses, pues en tanto que dichoso. Y cuando llegue el fin, aun cuando á él éstos se ciernen en los aires, aquél vuela á arribemos sin tropiezos más graves, ¿qué grandes saltos y gira en espacios muy reocurrirá... I o que ya vaticinamos al criti- ducidos, no describiendo grandes curvas, car el proyecto de ley de canje: que tendre- como ocu rre con los aparatos de Farman ó mos una moneda que, como antes, seguirá de Delagrange. prestándose á las acuñaciones privadas, las Dalle de niñas. cuales continuarán inundando el mercado, En la kermesse del Centro de OtJreros pues ya se ha puesto perfectamente en cla- republicanos de los distritos de la Latina y ro, con lo insignificante de las diferencias, la Inclusa, establecida en un solar de la plaque al público de buena fe le será siempre za del Progreso, esquina á la calle del Buimposible distinguir la legítima de la frau- que de Alba, hubo ayer tarde festival infan dulenta; que, verdad ó mentira, se repetirá til animadísimo. y tomará cuerpo entre el vulgo la especie, Mientras se celebraba obtuvimos la insya iniciada, de que al expirar el plazo del tantánea que cierra la información gráfica canje quedará en circulación gran número del presente número de duros ilegítimos, bien por haber rehuido maliciosamente el canje temiendo al decomiso, ó bien devueltos al público en las taquillas, por impericia, en parte, del nume 1 tiempo, loco perdido. Tuvimos ayei roso personal en, ellas empleado para apre casi frío, después de habernos casi asaciar las menudas diferencias entre buena y mala moneda; que el recelo de que una y do hace dos días. Resistir estos bruscos otra cosa ocurran traerá consigo general cambios de temperatura es dar testimonio desconfianza; q e si hoy, con posibilidad de de una salud á prueba de bomba. í oado sea llevar al cambio del Estado cualquier duro, Dios. El incendio del día, porque ya hemos da, sin embargo, lugar á dificultades en las transacciones y á que en muchísimas co- convenido en que hemos entrado en el pemarcas de España se rechace en absoluto ríodo de ellos, ocurrió en Tetuán. Ardieron aquella moneda, mañana, cuando, termina- un depósito de trapos y unas casas más. No do el plazo, sepa la gente que al aceptar un ocurrieron desgracias personales. Claro es duro corre riesgo de cargar con la pérdida, que faltó agua, porque en aquella barriada ya no asumida por el Erario, fáeil es suponer no hay más que la de los pozos. Pero siá qué extremos no subirá aquella descon- quiera son blancos. I os negros se quedan fianza; y no tan fácil prever adonde lle- para Madrid. El telégrafo comunica noticias de otro sigarán las remoras en las transacciones y en toda la vida económica, adonde la suma de niestro ocurrido en un pueblecillo de la prolas pérdidas, á qué conflictos, particulares y vincia de Orense. Allí han. ardido treinta y generales, conducirá el descrédito de nues- dos casas. El anje ift- durniorosiguió. sin tra moneda, adonde alcanzará la deorecm- lumbre; en su terraza y en sus alrededores se agita en oleadas una masa humana que se divierte, El mundo elegante danza en un salón de paiedes de oro y de rica techumbre, sostenida por cariátides prontas á soltar su carga para romper á aplaudir cuadro de tanta vida y de tan inenarrable grandeza. Tras del último cohete, que ha derramado lágrimas de fuego en el espacio, y tras del último compás del esplendoroso cotillón, el desfile comienza. La población va á descansar. Falta la hace... Todavía quedan en las terrazas de los cafés grupos de trasnochadores que be en cerveza y cantan zortzicos. Es la última manifestación febril de la jornada. De todo un día de fiesta continua de regocijo sin tasa; un centenar de hijos del pueblo se entregan á ese exceso de apu rar un vaso de cerveza, entonando, en ím provisado pero afinado orfeón, uno de los faluchos dulcis in cantos vascos... AEWFCE A DON ANTONIO MAURA EL CONFLICTO MONETARIO olvidarla, que son de enorme trascendencia las medidas de gobierno relativas á la moneda, pues repercuten inmediatamente en el bolsillo de todos, y con tanta mayor fuerza cuanto más modesta es la posición de las personas, al extremo le que siendo para el rico quebranto, aunque injustificado, sopor table, revisten para las clases medias carác ter de dificultad sumamente enojosa, llegan ño á ser para el modesto obrero, el emplea do de escaso sueldo y el comercio al menudeo serio obstáculo á la satisfacción de diarias necesidades, merma de recursos y vejación verdaderamente intolerables. Y si en ecasiones como ésta, provocada por la impremeditada iniciativa del ministro de Hacienda, se echa leña al fuego, es facilísimo agrandar la dificultad monetaria en peligrosos términos que conduzcan á un pánico general, y en pos de él á gravísimas perturbaciones de orden público. Por no ignorar nada de esto, y por entender que lo primero y más urgente era devolver al país la confianza en la moneda que usa, se ha abstenido A B C d e insistir sobre la deficiencia de los sucesivos remiendos echados á la desdichada Real orden inisiadojra del conflicto en que estamos metidos. Por eso, antes de dar gusto á nuestra vanidad, hablando al público de enhorabuenas y adhesiones sumamente numerosas, recibidas con motivo de lo que en nuestros artícelos sobre tal conflicto propusimos; antes que llamar la atención sobre el hecho de que con posterioridad á ellos haya la Cámara de Comercio de Madridrecomendado lo mismo que nosotros; antes que hacer resaltar el crédito qwe nuestra propuesta iba gauando en la opinión de las personas competentes, hemos preferido callar en tanto no llegara ocasión en que el insistir obre lo inútil del canje tal como realaa coba sabida, Es subsecretario aunque el ministro y el de Hacienda parezcan MADRID AL DÍA