Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 14 DE AGOSTO DE t 9o6. EDICIÓN i. PAG. 5. -El autor soy y pero, ¡KO lo volveré í hacer! 1 canje délos duros prosiguió tranquilamente como en ios días anteriores. La cola no fue muy larga en ninguno de los establecimientos de cambia. También hubo escasez de incidentes. Como que va resaltando que tainbióü hay escasez de duros, cosa tp. todo el mundo sospechaba sin acabar áe confesarlo por el qué dirán, El tiempo mejoró bastante. Después de la tempestad de la madrugada- -mucho ruido y pocas nueces, en suma, -siguió el bochorno; pero sopló luego un fuerte vendaval y Be refrescó un poco la atmósfera, que estaba más cargada que los taberneros con la infidelidad de los ultramarinos. Los sucesos del día fueron incendio? Tres hubo ayer, y menos mal que se han terminado, porque estos siniestros se dan por razzias, y hay quienes, como fruto de continuada observación, dicen que ésta es la época de ellos. Tal vez por lo mismo que escasea el agua. La verdad es, sin embargo, que ayer no faltó. Influiría también el cierre de las tabernas. Y fue todo io ocurrido ayes V- ¡i e para ser día 13. como ellos dicen, fueron muy escasas. La mayoría de los establecimientos amanecieron con las puertas cerradas, y con las puertas cerradas permanecieron después. Algunos pusieron además grandes cartelones protestando en términos expresivos contra el cierre, y otros, anuncios de que se traspasaba el local. En donde ya no hubo acuerdo completo fue en las llamadas Cesas de comidas. Unas cerraron francamente, otras cerraron hipócritamente las puertas y bajaron los cierres metálicos de los escaparates, otras tuvieron la valentía y la franqueza de permanecer abiertas de par en par. La clásica tienda de la chuletas de Barrionuevo- -hoy Conde de Rouiauones- -cerró sus puertas. Labra, la popular taberna de la calle de Tetuán, cerró las del despacho de vinos y abrió la del reslamanl. Lázaro hizo lo mismo. El Petit Fortas todo el día. También abrieron los figones modestos, las casas de comidas en donde se reúnen los obreros al salir del trabajo. Era muy natural Ultramarinos y coloniales. En este gremio el desacuerdo ¿ue completo. Cada uno hizo lo que la pareció. Siti embargo, como regla general, diremos que en los distritos del Congreso, Hospital, Inclusa y Latina la mayoría de las tiendas se limitó á bajar los cierres metálicos de los escaparates ó á entornar las puertas de madera y á seguir despachando. No tuvieron siquiera la hipocresía de hacerlo por el portal. Únicamente algunas, las que hacen efquiua y tienen puertas á dos calles, cerraban la de las más concurridas y despachaban por la de menos tránsito. Lo que más indignaba á los taberneros era que la mayoría de esjias tiendas tenían en la parte más visible grandes eartelones anunciando la venta de vino: Botella, 20 céntimos En cambio, en los distritos del Hospicio, Universidad, j más especialmente aún el de Chamberí, el acuerdo se cumplió con gran rigurosidad. Casi todas las tiendas estuvieron cerradas por la mañana. Únicamente al mediodía, cuando tuvieron conocimiento de la actitud de sus compañeros del otro extremo de Madrid, comprendieron que estaban haciendo el tonto y se decidieron á imitarles. KT n el Centro. En las calles céntricas, en todas las grandes vías afluentes á la Puerta dol Sol, el cierre pasó inadvertido por ser muy pocas las tabernas y no haber ¡secundado el cierre ninguno de los demás establecimientos. En efecto, ninguno de ellos quiso tomarse ni siquiera la molestia de bajar las persianas metálicas. I os detenidos. Bn la tienda ae comestibles establecida en la calle de Segovia, núm. 16, hubo un intento de coacción. Cuatro individuos, dos de ellos taberneros, y los otros dos dependientes de otra tienda de ultramarinos, se presentaron con el propósito de obligar al dueño á que cerrara ias puertas. El dueño pidió auxilio á una pareja de Orden público. En vista de lo cual, los coaccionistas se retiraron. Dos de ellos pudieron, sin embargo, ser detenidos y conducidos á la Comisaría. Los otros huyeron. Por la misma causa fueron también detenidos otros dos individuos, uno en la carretera de Extremadura y otro en la Costanilla de San Andrés. fontraprotestas, Los obreros y dependientes de ultramarinos han pedido autorización para celebrar un mitin el próximo domingo en al teanos, La Central, La Concha, estuvieron abier- pracaso completo. Las impresiones que adelantábamos en nuestra edición de ayer acerca de los resultados que en la práctica pudiera tener el acuerdo adoptado por los gremios en el mitin del último domingo se confirmaron plenamente. El cierre ha sido ua fracaso. Y conste que 110 lo decimos nosotros. Lo reconocen los mismos interesados, los propios individuos que componen la Junta directiva de la Sociedad La Viña, principal gestora del movimiento. Cuando ayer mañana, en busca de ¡supresiones directas y verídicas, los visitawaos en su domicilio social, los eneontramos Indignados, furiosos, convencidos del fracaso obtenido, de la absoluta esterilidad de us esfuerzos. Lo que más les dolía ao era la traiciónasí la cafificaban- -de los gremios de ultramarinos y comestibles, eon la cual ya contaban, pues sabían por los periódicos y por confidencias directas que muchos de estos industriales habían expresado públicamente su propósito decidido de mantener abiertos los establecimientos por encima de todos los acuerdos y de todas las órdenes, sino la de sus mismos compañeros. A cada momento se presentaban en el local denuncias y delaciones: Fulano tiene abierto Mengano ha cerrado, pero despacha por el portal Zutano se ha limitado á bajar los cierres metálicos. Y como se citaban nombres y establecimientos y casas concretos, y la duda no era fácil y la justificación imposible, la indignación estallaba y las frases fuertes crepitaban duras como trallazos. En cambio, todos los individuos de la Di- rectiva se mostraban satisfechísimos del orden y de la cordura con que el acuerdo se liabía llevado á efecto entre los asociados. -La primera orden que hemos circulado á todos los asociados- -nos dijeron- -fue la de que por ningún motivo ni bajo ningún pretexto intentaran imposiciones ni coacciones. El cierre había de ser completamente voluntario. Y, en efecto, la orden se cumplió. Exceptuando el pequeño incidente de la calle de Segovia, de que más adelante damos cuenta, no hubo que lamentar en todo el día ningún suceso desagradable. 1 os taberneros. A pesar de la gran indignación de ios individuos de La Viña, hay que reconocer eme entre los tat eros itas traiciones 4 EL CIERRE tro Barbieri eoti objeto de consignar su costra protesta por el cierre de ayer, y pedir eí cumplimiento de la lev del Descanso dominica! I os que abrieron. Según los informes facilitados á última hora de la tarde en la Sociedad La Viña, los taberneros que han faltado al acuerdo y han abierto sus establecimientos al público han sido los siguientes: Montera, 13; Humilladero, 14; Tetuán, S 2, Concepción Jerónima, 6; San Bernardo, 44; Abada, 14; Bolsa. 5; La Central, La Concha y Colegiata, 2. Dor la tarde. A excepción de las tiendas de las calles centrales, que han permanecido firmes ea su actitud de seguir abiertas, casi todos los demás establecimientos cerraron las puertas después de las dos de la tarde. Sin perjuicio, claro está, de volverlas á abrir de nuevo al anochecer para seguir sirviendo á la parroquia. En cambio, en algunas tabernas, sin ir naás lejos la de la calle de la Montera, número 1, no incluida en la nota facilitada por La Viña, abrieton por la tarde y estuvieron despachando tranquilamente. También estuvieron abiertos muchos almacenes y bodegas que por la mañana se habían limitado á entornar las puertas y bajar los cierres de los escaparates. p 1 presidente de La Viña. El presidente de la Sociedad La Viña D. José Domingo, decía ayer tarde- -no sabemos hasta qué punto sería sincero en sus manifestaciones -que él estaba muy satisfecho del resultado de la jornada, porque el acto de ayer no era definitivo, ni muchísimo menos, sino únicamente tina especie de ensayo, de tanteo, para explorar hasts qué punto llegaba la unión y la solidaridcia de los agremiado; Convencido de que una y otra existen, el Sr. Domingo nos manifestó que muy en breve se reuniría la Sociedad en junta general para adoptar nuevos acuerdos de grandísima energía y de verdadera trascendencia, pf I presidente de La Única. El presidente de esta Sociedad; señor Diez, atribuye el fracaso de hoy- -porque el Sr. Diez es el primero que está convencida de que la Jornada ha sido un fracaso absoluto- -á la precipitación con que se ha querido llevar á la práctica el acuerdo adoptado. Cree el Sr. Diez que no ha habido tiempo material para que los interesados se enterasen. Pero, además de r precipitado, ha sido también inoportuno. No se tuvo en euenta al adoptarlo que se lesionaban intereses tan legítimos cmuio los de los taberneros del distrito de la Latina, á los cuales se les irrogaba un perjuicio enorme si se les obligaba á cerrar los días de verbena. Este desacierto quiso enmendarse limitando el cierre á un solo día; pero este nuevo acuerdo tuvo el inconveniente de que pareció poco enérgico. Un día solo de cierre ni probaba nada, ni demostraba nada, ni podía convencer al público de la seriedad de la protesta. El Sr. Diez lamenta el fracaso, no por la que á ellos directamente les atañe, pues los gremios de comestibles y ultramarinos están, si no conformes, por lo menos resignados con el descanso dominical, y no tiene el menor interés en que desaparezca. Los resultados de su aplicación, hasta ahora, les han convencido de que su dependencia está satisfecha. Pero se habían comprometido por compañerismo y solidaridad á ayudar á los taberneros, y teme, y con rasión 50 01 1 da, que éstos ahora e llamen á engr. jo f lo 5 tachen d e ingratos y egoí -tas