Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 14 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. consecuencia inmediata de sólida organización. Algo semejante, pero mucho mas en grande, acaba de ocurrir en París, donde se 1 os nuevos caballeros del Toisón. En nuestra información telegráfica de intentaba una huelga general como protesayer dimos cuenta de la imposición del Toi- ta contra medidas de represión sufridas por són de Oro á los generales López Domín- un determinado gremio en huelga parcial, guez y Primo de Rivera, verificada en el El lock- out ha fracasado. Los panaderos, por Palacio de Miratnar, de San Sebastián, por mayoría inmensa de votos, han rechazado la huelga. En las obras del Metropolitano Su Majestad el Rey. La fotografía que reproducimos en la pri- los obreros noá huelguistas han expulsado mera plana del presente número comple- violentamente los que pretendían arrancarles del trabajo. menta la anterior información. No basta, no, tomar acuerdos. Es necesario tener derecho y contar con la opinión. curiosísimo caso en la ocaRegatas en Cartagena. El Real Club de Cartagena acaba de Además, se da el que cierto modo celebrar unas interesantísimas regatas de sión presente de que los que en por alentar alientan á los reclaman, yolas, en las cuales se han disputado valio- todo lo que sea perturbador, no son clientes sos premios. son La más interesante de todas fue la últi- de la taberna, y, en cambio, los que lo ó si ma, pues en ella se disputaba la copa levan- permanecen tranquilos, indiferentes, para su juicio es tina, instituida por el Real Club y donada colectivamente exponenpartidarios del desmanifestarse resue. tos por el Excmo. Sr. D. José Maestre, y cinco canso dominical. medallas de plata como primer premio y un El fracaso de ayer estaba previsto. Tenía objeto de arte, regalado por el excelentísimo Sr. D. Antonio García Ahx, y cinco que ser lo que fue. la modificación ó la deroSe puede pedir medallas de cobre como premio segundo. ley que lesiva En tan interesante regata tomaron parte gación de una propios óse considereque no para la. yola Baveira, del Real Club de Barcelona, puedeintereses es que no ajenos. Louna ley pedirse se cumpla y los llamados Aladroque y Cartagena, de en vigor. este Club. Y meaos por medios violentos. A los pocos metros de recorrido quedó esta úitima fuera del concurso por avería, siguiendo las dos primeras, que se deslizaban sobre el agua con la misma ligereza, resoltando triunfante la yola Barcino por muy poca distancia. Iba tripulada por D. José María Font, pa- C i l l a primera mitad del siglo xrx vino á trón, y los Sres. Maauel Rancini, Pedro España uu inglés con una misión esBobmer, José María Soler y Juan Catnp, pecial. Se llamaba Borrow; pretendía imcomo remeros. primir en nuestro país una Biblia protesEl premio segundo le fue otorgado á la tante en castellano. Borrow hizo un libro Aladroque, patroneado por D. Miguel uasch, que se titula The Bible in Spain; de esta obra y como tripulantes D. Rolando Bronne, se han hecho numerosas ediciones y ha lleMagnus Harrison, Augusto Villalain y gado á ser conocidísima, popular, clásica, M. Taylor. en Inglaterra. No existe ninguna traducción castellana. Cuenta ea ella el autor sus 1 a carrera Tow d ¿Fraace. viajes por nuestro país y las penalidades y La interesante carrera velocipédica La contratiempos que le originaron el reparto lour de France (5.000 kilómetros) ha termi- de Biblias luteranas por los pueblos. Al innado con la victoria de Petit Bretón, el po- tentar Borrow hacer una edición española pnlarísimo ciclista francés. en las prensas de Madrid, se vio en la neEmpezaron la carrera 105 velocipedistas cesidad de gestionar una autorización espey sólo la han terminado 30. cial. Las negociaciones que para ello hizo La llegada de los corredores al Pare des fueron muy largas. Se avistó con muchos Princes. de París, fue un espectáculo de una personajes políticos. Borrow hace en su lianimación indescriptible. Agolpábase para bro interesantísimos retratos de Istúriz, Alvarios numerosísimo público, que los apiau- calá Galiano, Mendizábal, etc. Parece- -tal áía y aclamaba, y en una buena parte del es la exactitud en la pintura- -que todos estravecto estaba el suelo sembrado rl foies. tos personajes están hablando. Borrow trató á moderados y á progresistas ó liberales. Y el autor nos da una impresión total, suprema: ia de que, según su experiencia per i aal, él encuentra más liberales, más tole L CIERRE Resultó un fracaso, como rantes, más progresivos á los moderados -era de esperar, el cierre de españoles que á los progresistas. iendas aprobado por determinados gremios Lo que afirma el autor de ese libro es una eomo protesta contra el descanso dominical realidad positiva en nuestra historia. Este que impone la ley á las tabernas, como se liberalismo y esta tolerancia de los políticos te impone á otras muchas industrias. conservadores constituye una tradición en No cerraron todas las tiendas de los gre- nuestro país. ¿Por qué se ha producido aquí mios convenidos: comestibles y vinos. Las este fenómeno? ¿Cuáles son sus causas? La hubiera valido más abrir de par en par, por- cuestión es muy compleja; no es posible reque muchas de las que aparentaron secun- solverla en un artículo de periódico. En Esdar la protesta, lo que hicieron fue entor- paña un religionario de las ideas extremas nar. Cerraron una puerta, pero despacharon puede expresarle en el tono que le plazca; por otra. Revela esto la confianza que los le es dado emitir su opinión en el diapasón industriales tenían eu la eficacia del proce- que le parezca bien; nos mostrará sus condimiento; demuestra también el entusiasmo cepciones del mundo y de la política; lanza ue sentían por la causa que pretenden de- rá anatemas y censuras sobre los partidos fender. medios, conservadores. Para hacer todo esto Huelga decir que la opinión dio testimo- invocará su libertad. Nadie se la regatea; aio de indiferencia ante ese juego, que re- menos que nadie se la escatima un consersultaría inocente si no constituyese un ar- vador. Pero, ¿por qué curiosa paradoja si uu gu mentó más en contra de sus propios au- conservador expone sus juicios sobre los lores mismos asuntos del mundo, de la sociedad Para balizar actos como el intentado ayer y de la política, se irritará y enfurecerá el haci falta tener razón, contar con el apoyo avanzado? ¿Por qué los más desdeñosos dicdel público y disponer de una disciplina, terios caerán sobre el precito que se ha limi- NUESTROS GRABADOS CONSERVADORES Y DEMAGOGOS CRÓNICA tado, dentro de la más irreprochable corrección, eu un terreno impeisonalísimo, á opinar sobre tal ó cuai cosa? El espectá utk de que aquí se habla puede verse cada di en nuestra Prensa. Pensando sobre ello ocurre preguntar si tal desproporción entre las ideas y la conducta no nacerá de la misma situación en que los respectivos opinantes y religionarios se encuentran. Los partidos extremos son partidos populares; los conservadores lo son de una masa media, burguesa. Al pueblo no se le puede hablar con la razón; la razón es análisis; el análisis es contraste de diversos elementos, duda, pero de pro y de contra, irresolución muchas veces, escepticismo otras tantas. El pueblo sólo puede percibir y entender las grandes síntesis: ó negaciones redondas ó afirmaciones categóricas. El analisista necesita una opinión, una masa de gentes de cierto equilibrio y estatismo menta! el pasional ha menester, en cambio, de una multitud que avance, que se muera, que se agite, que obre por impulsos. En el circulo de gente media, conservadora, las ideas se van desenvolviendo lentamente, las asociaciones y las disociaciones nuevas son profundas; allí surgen los gérmenes de lo novísimo. Como estas asociaciones y disociaciones se hacen en un terreno puramente intelectual, en abstracto, no atemorizan, no causan alarma. La clase en que estos análisis se realizan es mundana, ha viajado, ha leído; las ideas no ia asustan; sabe que el análisis intelectual es un paralizador- -el más formidable- -de la acción. Así, or uu curiosísimo y profundo fenómeno, la misma potentísima fuerza revolucionaria del Análisis intelectual, lleva en sí su segurísima triaca. Pero ocurre que á lo largo del tiempo ios resultados de estos análisis van descendiendo al fondo del vaso social; en la superficie ya se están formando otros nuevos que á su vez caerán abajo. Entonces de estos resultados de análisis anteñores- -ahora síntesis- -se forman las negaciones y las afirmaciones que han de mover al pueblo, á los partidos populares. Estos partidos pueden creer que las revoluciones las han hecho ellos. No; las han hecho los conservadores de la víspera. Así pudo decir un rerotucionano, Proudhon, en el prólogo de uno de sus libros que las revoluciones quien las hace es la clase media. No quiero extenderme más; en resumen- -y el lector ya lo podía haber visto- -un ley psicológica muy natural, muy congruente, hace que ios partidos conservadores tengan una tradición de liberalismo, de intelectualismo, de mundanidad, de comprensión, de tolerancia. AZORJN MADRID AL DÍA f j ubo un tiempo en que un cierre de tiea das en Madrid significaba algo y daba motivo á alarmas y algunas reces á motines. Pasaron aquellos días, hoy Io3 cierres, y más si son parciales, y más todavía si sobre parciales son de mentirijillas, porque muchos de los que cierran abreu pot otro lado, no dan ni frío ni calor. El cierre de ayer no alcanzó siquiera un sueca d eshme, que diría Fiondor hablando del estreno de una oora cómica. Los inorenos se mostrara a indiferentes; los intérpretes no se sabían los papeies; los autores no fueron llamados á escena y reconocieron que su últioia producción no había sido del agrado del respetable público y que no les llama Dios por ese camino. No les faltó más que el arranque de plausible franqueza que tuvo el malogrado Julianito Romea la noche que estrenó en Laxa, una obra que el público rechazo.