Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES u DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. i3. A TRAVÉS DE LA FRONTERA PLEITOS TENGAS X, a maldición de la r Y LOS GANESl g i t a n f e s aplicable- -en todas partes. Pleitear, aunque luego se gane el pleito en todas las instancias, es quedarse en la calle. ¿Se acuerdan ustedes de Harry Thaw, el joven millonario de los Estados Unidos que mató al arquitecto White poi cierta historia escandalosa que afectaba á la esposa de Thaw? Recordarán también la primera vista de este ruidoso proceso. Recordarán también la segunda. Y recordarán, por fin, que el joven yanqui fue absuelto, pero declarado loco y encerrado en una casa de salud, donde consume sus días, y hay que suponer que la paciencia, porque svis millones se consideran consumidos ya en la liquidación de minutas. Un telegrama de Pittsburg lo anuncia, rfarry Thaw se ha hecho declarar insolvente por su abogado defensor. El pobre chico declara que no le queda más que 128.012 duros. Bueno; hay que advertir que su defensor es una especie de Juan Robres, aquel que ¿izo un hospital para los pobres; pero antes hizo los pobres. El ha empezado por cobrar, modestamente, 200.000 duros. Después ha venido la revisión de honorarios de los demás señores que han contribuido á declarar loco á Thaw. Y probablemente á volverle loco de remate. I,o s médicos alienistas le piden la friolera de 453.140 duros. Y, es claro, Thaw dice que se han vuelto locos y que ellos son los que deben ir á Rongfi- Keepsie, que es donde le han encerrado á él. Si fuese español, les diría que se fuesen á Sierra Morena. El escrito del abogado defensor es muy razonable. Dice, por ejemplo, qme su patrocinado se ha quedado sin dinero, sin libertad y sin mujer. Y rechaza esas minutas por exorbitantes, pidiendo que se nombre un liquidador para que no paguen justos por pecadores, esto es, para que los acreedores de buena fe, los que ce han puesto en lo justo, cobren lo suyo. ¡Peroél r el abogado, ha cobrado ya sus doscientos mil duros del ala! pensab le, les socorrió en el acto con la cantidad de 25 pesetas, una vez adquiridos los informes de ambos casos, como hace siempre antes de proceder á los socorros ó concesiones de Asilo, para asegurarse de la certeza de la necesidad. C O P L A S DEL MIÉRCOLES. LO QUE SE HABLA EN LOS CAFi S (EN EL DE LAS SALESAS) ¿De manera... -No es posible, el juez no admite fianza, y como su señoría es el que dispone y manda, como el no reforme el auto, y es muy difícil que lo haga, aunque lo siento muchísimo, no me es posible hacer nada. ¿De manera que mi niño... -Seguirá en la cárcel hasta que Dios quiera. ¿Y no habrá modo de que, haciendo alguna trampa, el niño salga á la calle? -No lo creo. El juez no cambia de opinión, porque es muy recto. ¿Y si alguien se lo mandara? ¿Cree usted... e- -No le haría caso, aunque fuese al propio Maura. ¿De veras? -1,0 qae usted oye, -Pero, hombre, ¡esto es una infam... ¡un abuso, una injusticia, que sólo se ve en España! Total: ¿qué es lo que ha heeho el mñ que son tal rigor le tratan? Nada; cosas de muchachos de buen humor. Total, nada. Una juerga con tres prójimas, una noche de jarana, una cena en los Viveros que luego resulta cara; dos palos á un camarero que, aturdido, se propasa á llamarle golfo, y furcias ero que la mar de gracia! Y se fueron á Sevilla, y si no es porque las saca del río un carabinero de os de servicio en Triana, allí se qu dan las húngaras- oara siempre entre las algas. Vamos, ¡que la cosa tiene pero que la mar de gracia! ¿Y qué le pasó á su niño al saberse aquella hazaña 71- -Pues nada. ¿Cómo? áe nadie le dijo ni una palabra. -Pues, amigo, aquí la broma le va á costar una causa criminal y algunos años de cárcel. ¿Si? ¡Virgen santa! -Porque el juez, ya se lo he dicho, es hombre que no se ablanda. ¿Y si una buena influencia... Ya sabe usted lo que pasa... A veces hay compromisos... Hombre, ¿le gustan las faldas? Porque yo conozco mucho á unti uuchacha que baila de la calle de la Palma, y en cuanto á su señoría le dirija dos miradas de las de su repertorio, su señoría se ablanda y se pone hecho una breva. ¿1,0 cree usted asi? ¡Palabra! -Haga usted la prueba, pero yo no respondo de nada. -Hombre, ¿le gustan los toros? Porque sí con eso basta y usted cree que e te recurso puede tener encada, le mando recado hoy mismo por teléfono al Tartaja, ese muchacho que pone banderillas en butaca, y es muy posible que él logre el objeto de mis ansias- -Pues nada, haga usted la prueba- -Voy ahora mismo. -Y Dios haga que logre usted su deseo. -Adiós, pues. -Hasta mañana. MANUEL SORIA el cake- vall n el cine á las tres que le acompañan; cuatro palos á un sereno que va donde no le llaman; dos palos á un respetable inspector de Vigilancia que con descompuesta forma coge al niño y le amenaza, y para final de fiesta desarmar á cuatro guardias NOTAS MUNICIPALES que acudieron á la bronca sin que llamara. os empleados municipales y las cédulas. Vamos, nadie lesmotivo ¿es Con objeto de que pueda cumplirse la para que unesto vaya Real orden del ministerio de Hacienda que á la cárcel, y niño lo encierren obliga á los empleados activos y pasivos á igual que si fuera un rata? presentar la cédula personal corriente al ¿Quieren que sea un cartujo percibir sus haberes del mes actual, el al- quien, como mi niño, acaba caide interino, Sr. De Blas, ha dispuesto de cumplir treinta y dos años jue los recaudadores de cédulas tengan y hace las cosas con gracia? abiertos sus despachos (además de las hopara ras ordinarias) todos los días, incluso los I, a verdad, no es alma! tanto. mío de mi festivos, de ocho á diez de la mañana, para ¡Hijo si aquí mí niño hiciera Pues proveer de dicho documento exclusivamen- lo que hizo una noche en Triana te al personal expresado. También ha dis- con unas húngaras, ¡vamos! puesto el alcalde se haga un segundo re- ¡mañana mismo le ahorcaban! parto domiciliario. ¿Y qué hizo? -Una tontería, ctos de caridad. I Asociación Matritense de Caridad, ¡pero con la mar de gracia! tan pronto tuvo conocimiento de que los ni- Pues nada, cogió tres húngaras ño I uis, Antonio y Manuel Fraile, huérfa- muy negras, pero muy guapas; nos de madre, y Asunción y Severa Elche, se eon ellas y dos amigos encontraban abandonados, dispuso su in- se fue á la Venta Entaña, mediato ingreso en an Asilo. y corrieron una juerga Habiendo tenido noticias igualmente di- súper, espléndida, magna, cha 4. so iación de que el obrero Agustín Vi- y cuando estaban lae sacias llar, que había enviudado ocho días antes, completamente borrachas tres hijos, se encontraba se las llevaron al río j a d r e a g o n i- y las tiraron al agua; i d i vamos, ¡que la cosa tiene L A festona, el notable balneario que ha j o pularizado en toda España y América y en gran parte de Europa s s incomparables aguas, análogas á las de Carlsbad (Alemania) de maravillosos efectos curativos en las enfermedades del estómago, hígado, riñones, bazo, nutrición, obesidad, reumatismo, gota, diabetes, neurastenia, etc. cuenta desde este año con una nueva é importantísima mejora, pues ha. montado soberbio gabinete mecanoterapéutico, único de su clase en España. L. a instalación del mismo, que es reaimeii te notable, la ha dirigido el ilustre doctoi García Hurtado, fundador en 1895 del primer Instituto de Mecanoterapia de España, montado á la altura de los más importantes del extranjero. El departamento de gimnasia y amasamiento médico- mecánicos, suecos, sistema Zander, y otro de estufas de vapor, de baños, de luz eléctrica y de regadera, combinados con el amasamiento, y los servicios especiales están encomendados á la ilustrada dirección del conocido médico- amasador sueco Sr. Osear Engstrom, quien durante muchos años ha sido profesor de dicha especialidad en el Instituto Rubio. LOS GRANDES BALNEAR 1