Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 12 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN i PAG. 4. mente la principal razón de su popularidad y del cariño que ios vieneses sienten hacia él. Para poner en rápida comunicación una parte del Graben con el Ring facilitóse al pueblo el paso á través de los patios del Pa- i ¡lacio imperial, y por la puerta principal entran coches y peatones libremente á todas horas, habiendo hecho de aquel pasaje una calle concurridísima. Y mientras las gentes pasan y repasan sm cesar para ir á sus quehaceres y ocupaciones, al atravesar el patio central es frecuente ver ai Emperador asomado á una de las ventanas del primer piso, donde está situado su despacho. Desde allí contempla á su pueblo, ve á los obreros que vuelven del trabajo, á las modistillas cargadas de cajas y paquetes, á los negociantes apresurados, á los empleados, á los vendedores, á toda esta población que utiliza el cómodo pasaje abierto á través déla Holfbur. Francisco José oye el incesante piar de los millares de pájaros que en las enredaderas de sus ventanas han fabricado sus nidos y responde afectuosoálossombrerazosque le envían desde la calle. Al pie de estas ventanas congregóse últimamente toda la ciudad de Viena, que quería convencerse de que el Emperador se hallaba bien de salud, y aqní pasaron lo vieneses horas enteras hasta que vieron á través de los cristales la reluciente calva del Monarca inclinándose para darles las gracias... T iene momentos de mal humor, como hace poco, cuando se encaró con el ministro de Instrucción pública diciéndole, en plena ceremonia oficial, en presencia de cortesa? os y diplomáticos: a estoy harto de los escándalos de estudiantes y catedráticos... ¡A ver citando va usted á acabar con eso! Ul ministro, naturalmente, quiso dimitir en el acto; pero le convencieron de que la cosa no tenia importancia, pues el anciano Monarca eligió aquella ocasión para desahogar su mal humor tomo podía haberla elegido para cumplimentarle... Hay que tener en cuenta que acaba de cumplir ochenta años... Tiene también ratos de infantil alegría... Noches antes de salir de Viena asistió á la representación en un teatro. A la mitad del segundo acto ocurrió no se qué avería en la luz 7 el teatro quedó de pronto á obscuras. Al Emperador aquel incidente le hizo reir á carcajadas, y al cabo de unos minutos, viendo que la luz no llegaba, se levantó y dijo despidiéndose de los espectadores: Buenas noches, señores... Que ustedes se diviertan! Y eLpúblico aplaudía al Monarca, riendo también con gran algazara... ¡Oh! ¡Q é gracia tenía. aquello! ¡Qué buen humor el del Bmperaáor! JOSÉ JUAN CADENAS Viena, Agosto. ñora Sraht vivía en u ia modesta casa de vecindad, muy confortable, muy cómoda; pero casa de vecindad, al f tn. El Kaiser, para solemnizar el jubileo, la ha regalado un palacete, y la antigua cantante está preparando la nueva instalación. Muy bajito, con mucha precaución, los vieneses os dirán además que Francisco José se ha unido morganáticamente á la señora Sraht, la última y definitiva pasión del viejo Monarca. Y es que todo lo que sea divertirse, pasar la vida alegremente y ponerse el mundo por montera, á estas encantadoras gentes las parece muy bien, y si ei Emperador se ha casado en secreto con una cómica, piensan que á nadie ha perjudicado. El estará contento, y la cómica también. ¿Qué mal hay en ello? Además, austríacos y alemanes están ya acostumbrados á. ver á las regias personas. complicadas en asuntos de bastidores y son muy indulgentes con los pecados que se cometen al abrigo de las bambalinas. Del Kaiser alemán díjose hace cuatro años que enloquecía por una morena española y bailarina; el Kronprinz vivió dos años un amoroso idilio con Geraldine Farrar, la cantante de ópera; todos los grandes duques y principes reinantes en los Estados alemanes i a n dado asuntos á la crónica escandalosa, y aun se ríe la gente aquí cuando recuerda el amante episodio de un principe de Reuss, l u i s XXI, que, encaprichado- ñe una divett? la decía: ¡Amada mía! ¡Tú eres mi solo, mi único, mi primer amor... La divttte respondía cotí el mismo entusiasmo: 1- -Gracias... Gracias... ¡Mi veintiuno í ¡Bah! Dejemos al Sr. Sraht que se divierta... ¿Que le gustan las cómicas? Alabémosle el gusto... ¿Qué se ha casado en secreto? Ko olvidemos que ha cumplido loa ochenta... Son cosas de la edad... C l viejo Kaiser está, á pesar ae los años, de los contratiempos y de las vicisitudes, fuerte y vigoroso... Aunque con cierta fatiga, todavía se atreve á mantenerse sobre an caballo, y al andar se le ve ágh, resuelto, un poquito encorvado y columpiando la cabeza de un lado á otro. Los ojos son pequeños, pero lsrilla en ellos un fuego juvenil, y al andar mueve los brazos con cierto acompasado balanceo. Las ceremonias de la Corte le fatigan de tal suerte que acabarán por matarle. Cada j e z que se ve obligado á asistir á un acto palatino, á una solemnidad cualquiera donde es de absoluta necesidad su presencia, pasa un mal rato y luego le cueste una enfermedad. Pero mientras -vive alejado de la corte, haciendo vida sencilla y modesta, SÍJJ preocupaciones ni cuidados, el Monarca disfruta de salud completa. Vestido con un traje tirolés holgado y cómodo, cubierto con nn sombrerito de fieltro adornado con una pluma de gallo salvaje, apoyado en un bas ton y sin escolta ni policías, Francisco José pasea pollos campos horas enteras, y á veces se detiene á charlar con los labradores ó con el primer campesino que encuentra en el bosque. Su presencia es tan familiar á las gentes, que apenas llama la atención cuando va por la calle, entra en un establecimiento ó asiste á la representación de un teatro, y hasta en el saludo que el, pueblo le dirige al pasar se advierte, en vez del temeroso respeto que la. majestad parece imponer, cierta afectuosa onrianza, pues cada individuo, al saludarle, se co. sidera obligado á sonreír, y el viejo Kaiser responde siempre al saludo agitando la mano, 1 orno si cada uno de los subditos que encuentra al paso fuera un antigo conocido. Es un Monarca que vive en co. nstante contacto con su pueblo, y ésta es indudable- I as fiestas de Bilbao. La más simpática de cuantas pueden cele Br r e en una capital culta es la que acaba de hacerse en Bilbao: un certamen del trabajo, cuya inauguración se ha verificado solemnemente en las Escuelas de Berástegui Se han presentado 316 expositores, la ma yor parte de ellos, eomo es lógico, vizcaínos El premio de honor ha sido otorgado a D. Agustín Fernández Lasa, de Bilbao, autoi de un reloj de sobremesa, cuyo mecanismo se reduce á dos ruedas y un péndulo. X? I canje de ayer. El resumen de L. s monedas presenta das ayer al canje en Madrid y de las declaradas ilegítimas es el siguiente: Casa de la Moneda. -Presentadas, 38.795 pesetas en duros; declaradas ilegítimas, pesetas 6.130. al canje 22.135 pesetas, y se han deelarade ilegítimas 6.040. Tesorería Central. -fueron presentados duros por valor de 29.770 pesetas. Se consideran como ilegítimos duros por valor de 14.180 pesetas. pesetas en duros. Son ilegítimas 5.905 Banco de España. -Presentados al canje duros por valor de 412.000 pesetas. De ellas son ilegítimas 232.000 pesetas Resulta, pues, un total de moneda ilegítima recogida en el día de ayer en Madrid de 264.255 pesetas, ircular. La Dirección general de Cuneos y Te légrafos ha pasado una circular á las estaciones telegráficas de España disponiendo qne todas, mientras dure el canje de los duros, sean de servicio permanente. lasificación curiosa. En la Casa de la Moneda han hecho una clasificación curiosa de los duros ilegítimos presentados el lunes al canje en aquella dependencia. Es como sigu Tesorería Provincial- -Se anjearon 9.40; Arrendataria de Tabacos. -Se han elevado EL CANJE DE LOS DUROS C ASOS axvv- ra Duros ile Sítimos presentados NUESTROS GRABADOS p l Rey en Santander. Reproducimos en el presente número una nota más del reciente viaje de D. Alfonso XIII á Santander, donde de tantas maniíestaciones de simpatía y afecto ha sido objeto. C l conflicto de los duros. Donde más afluencia se nota estos días de recogida de discos fraudulentos es en la oficina de Cuentas corrientes del Banco de España. La inmensa mayoría de las imposiciones se hacen en plata, y claro está que en monedas de cinco pesetas. En la totografiS, que de este asunto reproducimos se ve en primer término un imponente que llevó ayer 40.000 Jchiroo, custodiando las t a legas. 1875 1876 1877 1878 1879 1881 1883 1884 1885 1888 1889 1890 1891 1892 1893 1894 1896 1897 1898 1899 Totai I I I I 5 6 18 4- 18 21 20 35 7 13 66 107 780121 1.226 1 o que dice el subsecretario. El subsecretario del ministerio de Hacienda recibió ayer á los periodistas para facilitarles los datos de la moneda canjeefia ayer en Madrid, y después les manifestó c los informes recibidos de provincias n ofrecen novedad alguna digna de esp. eciai, mención. Dijo el Sr. Espada que el total de la moíiedaílegítima que. quedó recogida anteayei