Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 11 DE AGOSTO DE 1908, EDICIÓN i. PAG. 4. ros, pues uno pone ia mesa, otro trae el vino, otro el pan, otro las viandas, el oberkellner cobra y otro os abre ia puerta... y á todos liay que dar propina; pero cada uno se contenta con cuatro ó cinco ieller, y sumando ei total venís á dar la misma cantidad que hubierais abonado en un restaurant de Madrid ó de París á un solo mozo. I, a cantidad es la misma... pero se reparte más. A todo esto tenéis que llevar un bolsillo lleno de monedas de dos Jielkr. las antipáticas monedas de dos céntimos, sucias, mugrientas, pesadotas, esas monedas que en nuestra pobre España circulan apenas y que en esta nación austríaca, en este Imperio decrépito, son de uso corriente, de necesidad absoiuta. ¿Y se habla 1 uego de la Península españoia con lástima, ¡Somos mi lonanos, comparados con los austríacos En fin, yo os daré un detalle, uno solo... En todas las naciones del mundo las oficinas de Telégrafos facilitan las hojas para escribir los telegramas, hojas que en España están colocadas sobre los pupitres á la disposición de todo el mnado; en Francia, en aparatos- coatadores, de los que basta tilar para sacar cuantas necesitéis: en Alemania, colgadas en mazos de las paredes; en Holanda, repartidas por toñas partes, y en Suiza, y en Italia, y en Bélgica, y en Inglaterra, dispuestas para comodidad del publico, que puede coger las que necesite, escriMr en ellas, copiar, tachar, enmendar, poner en limpio, efccTM Este es na servicio gratis, y el papel no cuesta nada. Pues ea Austria, no 15 a Austria esto cuesta dinero. Cuaado vais á escribirán telegrama y pedís en ia ventanilla á la Frmdein encargada iraa hopCa para escribir el despacho, la Froalám abre maa caja de Metro y de ella saca un libro custodiado como si fuexa ua camefáe cheques, arranca una hoja, y os pide dos hetter. Si estropeáis la toja é la mancháis, teadiéis que comprar otra, y por cada uña os exigirán el pago de los ños centimitos. Bs 11 a detalle tan ridículo que da risa, ¿no es cierto? Pero á poco que meditéis sobre él, él solo pone de manifiesto la tremenda miseria que se oculta bajo el pomposo mapt vería! des 1 B n Tit- de clases más ínfimas se dirigen los unos á los otros anteponiendo á sus nombres el inevitable jSr. Fulano! y no es raro ver á dos carreteros reñir en medio de la calle, enfurecidos, diciéndose: ¡Es usted un sinvergüenza, Sr. Fulano! ¿e voy á romper á usted la cabeza, Sr. Mengano! Y al llegar la hora de los puñetazos, se insultan, poniéndose siempre por delante el ¡Sr. Zutano... ¡Qué queréis! Esto es lo único que le queda á la vieja ciudad imperial de los buenos tiempos en que era obligatorio venir á Viena á aorender ea la dorada capital las TegVs y las belles manieres... JOSÉ JUAN CADENAS jY quién diablos se ocupa de examinar las veinte mil señales que indican los informes magistrales sabiendo que los reyes de la lupa se equivocan cual todos los mortales! ¡Oh, magnífica momia conservada, mas Sánchez, en verdad, que Cayetano! Has hecho mucho, aunque parece nada, librándonos del tedio del verano... Y no obstante, yo temo por tu vida... ¡Que hay muchos que se enojan viendo del triste peso la partida! Procara que al cesar la recogida no te confundan, ¡ay! y te recojan... g L CANJE DE LOS DUROS Nadie es pro pl canje de los discos. feta en s tie Por separado queda dada cuenta de lo rra. En Xspaña sobre todo ese oficio está ocurrido ayer, primer día de canje de la mo- total y absolutamente desacreditado. neda ilegal por duros legítimos. En Madrid Si hace una docena de años se hubiera hubo no sólo tranquilidad, sino desanima- dicho que se iba á perder nuestro imperio ción completa, según lo demuestra la foto- colonial y que aquí no sucedería nada, el grafía que aparece en primer lugar de esté autor de tal profecía habría sido poco menúmero. Hubiese eostado poco trabajo ha- nos que arrastrado. cer un cliché en que se viesen las ventaniAlgo por el estilo le habría ocurrido á llas desiertas durante las horas de- sa quien hace menos años hubiese pronosticado que se iban á abolir las corridas de toros p l Rey en Santander. Continuamos en el presente número la en domingo, que se iban á cerrar las tabercrónica granea del actual viaje deD. Alfon- nas ese día, etc. y que todo esto sucedería so XIII á Santander, publicando dos inte- sin que se tundiese el firmamento ni temresantes fotografías en que aparecen las ca- blaras las esferas. Se abolieron las corridas noas automóviles Giralda y Giralda Z que ana temporada, se cerraron las tabernas y, tripularon el Monarca y el infante D. Car- en efecto, 110 sucedió nada. Demuestran estos hechos qae aquella los- i las regatas- de anteayer. ausencia del pulso que advertía Silvela subsiste, ó que existiendo ana pulsación vigovida, estamos OPLAS DEL MARTES. rosa, síntoma consolador de en posto á coperfectamente desorientados LA RECOGIDA. nocer y juzgar la opinión. El canje de los duros ilegítimos por legíPara aumentar Jas dichas del verano timos se anunció como probable origen de con nuevos goces infantiles, puros, serios conflictos y disgustos. Nosotros parel buen don Cayetano ticipamos de esos pesimismos sin llevarlos pío, felice, trinsfador Trajas á la exageración, porque no entra en nuesimaginó el conflicto de los duros. tra manera de ser el procedimiento exY gracias al jaleo, tremo, que le dará una fama perdurable, Pues bien; el primer día de canje ha sido tranqiaak Es de esperar y de desear q e así V ea esta monumental ciudad de los edifi- va á resaltar un poco tolerable. lo sean los sucesivos. ¡Menudos incidentes cios suntuosos y los mendigos que se Si la persuasión lia influido en el ánimo arrodillan á vuestros pies y juntan las ma- disfrutaremos, al cerrarse el plazo, del publico, no cabe dudar de que esta, acta- nos para pediros una limosna; en esta capi- si aun alientan los duros insurgeuíes tan. revela un progreso en nuestra ñña. po- tal de dos reinos, que na surtido de Monar- conio es de presumir, y de rechazo liüca. cas al mundo entero, aquí no se ye hablar las culpas de los socios del bromazo Hay materia gobernable, y con hábiles más que de princesas, de arctódnques, de pagan los tenedores inocentes! manos puede hacerse labor muy útil y mecondes y de marqueses, porque el que en Hoy siquiera, quien tenga algún durillo, ritoria. Víeaa no tiene un título es sencillamente como en su tierra dicen, de mal ange M. dinero es cobarde, porque es egoísta puede salvar la merma del bolsillo iespreciable. por naturaleza. Confiarse como parece con- i 1 msa prudente de la ley del canje Es que, sin dada, influye en estas gentes fiarse á las providencias del Bstado en con d marco grandioso de la ciudad en que vi- que ha iinrentado el Sr. Sánchez Bastillo fltetos como el presente es síntoma de que ven, y hasta ¡aquellas personas que no po- Tero mañana, al expirar la fecha también hay en la opinión ansias de que la seen título nobiliario, en vez de llamarse que se da para hacer la recogida, seriedad, la prudencia y la previsión gopor sus nombres y apellidos, lo hacen por quien se halle en posesión de una cosecha biernen, para entregarse por entero á ellas los cargos ó empleos que desempeñan. Muy de duros febles la verá deshecha. Saos, muy corteses, estos señores se saludan jy el sí que feble quedará en seguida! n medio de la calle dándose sombrerazos Por más que pienso y pienso, ño capisco iasta el suelo y diciendo: ¡Buenos días, se- por qué razón nuestro Bastiat vetusto ñor profesor! ¿Cómo va, señor redactor? nos toca el noble disco lomáis XI i con el calor que hizo, que fue de 1 ¡Hasta la vista, señor doctor! I, as señoras, y nos produce el consiguiente susto... apretadito de la temporada- -los 40 al por su parte, pierden sus nombres también Vivíamos alegres y felices sol, -ni con canje de duros, sucedió nada en al contraer matrimonio y se las distingue u sando la recete Madrid. A los Centros oficiales señalados coa el femenino del cargo que ocupa el ma- no analices, muchacho, no analices para efectuar la operación del canje acudió rido. Entre ellas se saludan del mismo modo, contenida en los versos del poeta... alguna gente, no mucha, y sin apreturas, llamándose unas á otras ¡Señora doctora? Salvo el metal de su substancia propia, holgadamente, cambió el saludo, cambió sus ¡Señora profesoral ¡Señora redactara! duTos, cambió alguna que otra chirigota, y ya de su rango y su valor seguros, no pasó más. ¡Los títulos nobiliarios que hay aquí! In- nada ayer les pedimos á los duros, dudablemente, el Estado los concede con que siempre nos sacaron de la inopia; Bs que era el primer día- -dicen los que arreglo á una tarifa, que no debe ser muy mas luego, por la gracia del min tro, quieren que rabie el perro, -y, en efecto, el exigente y gruñón- -que al fin es viejo, -elevada, puesto que, según cálculos aproxiprimer día era, y hasta puede que el último mados, existen en la actualidad más de qui- tu vimos que entregarnos al registro haya apreturas que no hubo ayer. Buen sínnientas mil familias ennoblecidas por la y arrugamos después el entrecejo. toma sería ese, porque probaría que había gracia imperial. ¡Clarol El pueblo se ha ¡Que aunque parece cosa bien sencilla, muchos duros, cosa que uo se demostró acostumbrado á llamar á todo el mundo por es un problema de los más sutiles ayer. O que hay mucha calma, que también el título, y ha concluido por imitar á los no- averiguar si un duro es de Sevilla vale mucho, aunque uo se cotice en e merbles señores. Hasta ios individuos de las ó si es origina! de los Madrilesl cado. NUfiSTROS GRABADOS CRÓNICA MADRID AL DÍA