Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 9 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN 1 PAG. 5. Sebastián se trasladó al balneario la noche suisina de haberse cometido el crimen. Murió el general O Lawlor, que estaba en Santa Águeda y hacía diariamente la tei tulia á Cánovas. Murió Asuero, el fiscal de la Audiencia de San Sebastián, que desde los primeros momentos asistió á la instrucción de las diligencias. Murió Zumalabe, el médico de Vergara, que acudió rápidamente al llamamiento que se le hizo desde el balneario, y que, por cierto, asistió después á Angiolillo en sus ÍÜ 1 irnos momentos. Murió Morlesíu, el fiel secretario de Cánovas, á quien acompañaba en su estancia en aquel establecimiento de aguas. Murió Adolfo Rodrigo, Juantto Pedal, que, caballero en su máquina, llegaba aquella noche al lugar de la catástrofe para informar á su periódico. Murió, en fin, Ja señora que á la sazón era dueña del establecimiento termal y le administraba. Ignoramos qué se ha hecho de aquel Puebla, jefe de la ronda de la Policía del presidente, que también estaba en Santa Ag ueda y á quien nada dio que sospechar la presencia de Angiolillo, italiano, periodista, que no hablaba con nadie ni escribía una sola carta. Si materialmente no ha muerto, niorahnente murió entonces, porque fsu nombre quedó olvidado, y no ha vuelto á sonar para nada en los anales de la policía. -G le si había venido al pueblo á pintar la cigüeña y los chiquillos le cantaban por la calle: El pintor de Calamocha pintaba con vino y chupaba la brocha. LOS HORCHATEROS p l gremio de horchateros intentó celebrar ayer una reunión en su domicilio social, calle de la Bola, núni. 14. Apenas abierta la sesión por el presidente, hubo gritos tales, discusiones tan acaloradas y frases tan vivas, que el representante de la autoridad se vio en la precisión de intervenir para ver si se restablecía el orden. Y como los horchateros siguieran discutiendo en tonos excesivamentes calurosos, el representante de la autoridad suspendió el acto. Terminada la reunión, aun continuaban los horchateros discutiendo, sin duda para demostrar que una cosa es expender horchata y otra llevarla en las venas. BUENOS AIRES r e los 10.378 emigrantes europeos que du rante el pasado mes de Junio han desembarcado en territorio argentino, son españoles 5 281, agricultores, y de veintiún á treinta años de edad en su mayoría. C n el Club Español de Buenos Aires ha quedado constituida, bajo la presidencia del ministro de España, la Comisión organizadora de las fiestas con que nuestros compatriotas habrán de asociarse á la celebración del Centenario de la nacionalidad. Forman esta comisión los Sres. D. Manuel Duran, D. Justo S. López Gomara, don José Artal, D. Casimiro Gómez, D. Cayetano Sánchez, doctor Jenaro L. Osorio, don José Forn, D. Vicente Pereda, D. Rafael Escriña, D. Galo Llórente, doctor Avelino Gutiérrez, D. Alejandro de Ortúzar, D. Pedro M. Moreno, D. Antonio Laciaustra, D. Juan J. Molina, D. Salvador Alfonso, D. José Horta, doctor Carlos Malagarriga, D. Manuel Llamazares, D. Casimiro Polledo, don Gonzalo Sáenz, D. Félix Ortiz de San Pe layo, D. Luis Urrutia, doctor José M. Carrera, doctor Ramón Leiguarda, doctor Ramiro Pico Bordas, D. José González Pelhcer, D. Fermín F. Calzada, D. Manuel Magdaleño, D. Vicente Sánchez, D. Tomás Bargiela, doctor Rafael Calzada, doetor José Sola, doctor Justo Carié, D. Anselmo Villar, don Gregorio de Miguel, D. Rafael Linaje -doctor Ramón Remolar. Ya estaba decidido el pintor á marcharse á otro pueblo, cuando le invitaron á que, por la cantidad de 25 pesetas, pintase algo en la iglesia, con lo cual quedarían disipadas las antipatías hacia su persona. ¿Y qué quieren que les pinte? CUENTOS ¡LUSTRADOS- -ka entrada de Jesús en Jerasalén. -Conforme- -dijo el pintor; -pero para pintar se necesita mucha luz, y la iglesia de C n la Exposición de pinturas le dieron un este pueblo es muy obscura; lo pintaré en la accésit él esperaba mucho major ga- pared de la iglesia, por su parte exterior. A los del pueblo les pareció muy bien lardón para su cuadro, ¡Pobre pintor! Al encontrarse con tamaña decepción después de pensado; el pintor puso manos á la obra y tantos afanes, su espíritu quedó deprimido, pintó el consabido grupo de Jesús montado en unborricoy vitoreado y recibido con paleniermo, y los amigos y parientes le aconmas y ramas de olivo por los judíos, y tersejaron fuese á pasar una temporada á un villorrio de la sierra donde nadie le cono- minada que estuvo la pintura el artista tomó el camino de Madrid, muy desilusiociese, donde no oyese hablar de su cuadro; la 1 ranquilidad del pueblo, los aires puros y nado de la llamada vida tranquila y apacifrescos de la montaña y lo pintoresco del ble de los pueblos. paisaje, del que podría sacar algunos apunMuy contento quedó el vecindario y mutes, de seguro levantarían su espíritu de archo se vanagloriaba de tener una artística tista y le alentarían para nuevas empresas. pintura, con figuras de tamaño natural, en I pintor siguió el consejo, y, provisto de la pared de la iglesia; pero el contento y la lo estrictamente indispensable para pasar vanagloria duraron poco tiempo. Una noun par de meses, marchó á un puebleeillo che de gran lluvia el aguaviento batió condesconocido para él y situado en la vertien- tra la pared de la iglesia, y á la mañana siguiente había desaparecido toda la pintura, te Norte del Guadarrama. til alojamiento deficiente en la posada, excepto el borrico os condimentos primitivos y la tosquedad de aquellas gentes fueron para él los complementarios encantos de la vida sencilla y apa cible de los pueblos. Recorrió el caserío y los alrededores, dio n paseo por el campo y sesteó á ia sombra de frondosa alameda. Su aspecto exótico produjo extrdñeza y curiosidad, y cuando regresó á la posada ya sabía todo el pueblo que aquel tío, vestido de pana elegante y chapeo al desgaire, era tan pintor en fino; la criada y el cebadero se Siabían encargado de esparcir la noticia después de haber curioseado el equipaje, abrir la caja de los colores y pringarse las manos con ellos. La noticia alegró al vecindario, el cual supuso que aquel artista había sido llamado para que pintase algo buena en la Casa Consistorial ó en la iglesia, por lo cual el forastero era tratado con muestras de afecto y respeto, y hasta saludado por las personas descouocidas que se encontraba al paso. Mas enterados los vecinos de su equivoEl picaro del pintor no quiso marcharse cación, dejaron de saludar al pintor, pusiéronle cara fosca y empezaron á dirigirle in- del pueblo sin vengarse de la incultura de directas y cuchufletas; la palabra ¿pintamo- los vecinos. Les había pintado el borrico al nas- llegaba á su oído con harta frecuencia; óleo y lo demás al temple. -MELITÓN GONZÁLEZ el amo de la posada atrevió á preguntare EL PINTOR LA RECOGIDA DE LOS DUROS pjl ministro. El ministro de Hacienda practicó ayer algunas gestiones privadas cerca jde los Bancos de crédito y Casas de banca de mayor importancia de los de Madrid para recomendarles que procuren ingresar en sus cuentas corrientes respectivas en el Banco de España toda la plata dudosa que se propongan canjear á partir del día 10 hasta el día 24, con objeto de que pueda ser examinada ésta á horas distintas de las señaladas, para que el público en general pueda realizar el canje y á fin de no restarle á éste la mayor atención posible. El Sr. Sánchez Bustillo cree estar en lo cierto respecto á haberse exagerado la cifra de la moneda circulante de cuño ilegítimo. Como dato, cuenta que el Banco Hipotecario recibió indicaciones suyas hace ocho ó diez días para retener en sus cajas todas las monedas reputadas como dudosas de cinco pesetas, y hoy se le ha comunicado que, á pesar del gran movimiento del refeferido Banco, la cantidai de plata reunida en el mismo considerada de cuño üegítiuig, alcanza unas 20.000 pesetas,