Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO popular, más ó menos inconsciente, que habitaba y habita en algunas grandes ciudades. El tiempo pasó; algunos de los derechos y algunas de las libertades por T ahte todo nuestro siglo xix el doctri- las cuales se había peleado, se consiguieron; narismo ha consistido en creer que no- otros, no. Pero se vio que, á pesar de estos venta ó cien personas- -que son las que cons- derechos y de estas libertades todo tituyen el núcleo del Estado- -podían hacer continuaba siendo lo mismo. I a realidad seuna revolución desde las columnas de la guía siendo la misma. I a realidad era: la Gaceta. Es decir, se creía que un papel- -Real casa pobre é insalubre, el traje astroso, la orden ó Real decreto- -podría transformar comida escasa y malsana, las ciudades llela realidad. Se creía, además, que una liber- nas de suciedad y de infección. Y como contad ó un derecho que se otorgaba al pueblo secuencia de todo esto, la tristeza, la intoletenía poder bastante por sí mismo para ha- rancia, el espíritu de agresividad, el desconcer la felicidad de ese pueblo. El docbina- tento. DE TODO EL MUN DO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO intelectuales) de la inteligencia se hizo la infalible panacea. La cultura dicen los nuevos doctrinarios es lo que ha de salvar á España. I o dices: escritores jóvenes que no han salido de entre los libros, lo dicea escritores que viven holgadamente. Y se dice todo esto en un país donde el verdadero pueblo- -los labriegos- -perecen á millares, de inanición y de tuberculosis. Éste es el nuevo doctrinarismo. Ahora bien, ¿qué se entiende por cultura ¿Será saber leer y escribir? ¿Será llenarle la cabeza á un pobre labriego de mil nociones de artes y ciencias? Y otro punto, el verdaderamente esencial: ¿cuál es el valor de la cul- NUEVO DOCTRINAR SMO LAS REGATAS DE SANTANDER Se comenzó á pensar en que el bienestar rismo era la política en abstracto, independiente de toda realidad, independiente de de un pueblo podía conseguirse por otros toda circunstancia de tradición, de historia, medios, en que por otros medios debía conde raza y de ambiente. Por los derechos y seguirse. El antiguo doctrinarismo, cayó en por las libertades se derramó mucha san- descrédito. Algunos escritores jóvenes que gre, se empleó una cantidad enorme de ener- se habían empapado en lecturas extranjeras gía. El pueblo, en el fondo, no sabía nada; (también el viejo doctrinarismo era de oriiba donde le llevaban los discursos, las so- gen extranjero) comenzaron á propaigar que flamas y los artículos de periódicos. Mejor la regeneración de un pueblo debe lograrse diré: el pueblo permanecía estático, inmó- por la cultura. A la libertad se substituyó vil; el pueblo era y es la masa de labriegos la cultura Surgieron los planes regeneraque vegetan y mueren en los campos y en dores de una minoría de intelectuales; sienlas montañas sin saber apenas quién es el do entre los intelectuales, como es natural, Rey de España. Quien se movía Jy agitaba, lo más preciado y lo supremo, la inteligenno era el pueblo; era una multitud, gente cia (otra cosa sería negarse á sí mismos los Fot Alba LOS INFANTES D. CARLOS Y D. LUIS EN EL BALANDRO DE S. M. EL REY, CORZO QUE TRIPULARON EN LAS REGATAS tura? El saber leer y escribir y otras noció nes, ¿en qué grado puede influir en la felicidad de un pueblo? Esta cosa vaga, indefinida que se llama cultura ¿hasta qué punto y de qué manera influirá en el mejoramiento de la moral y de las costumbres? Convendría que no nos engañáramos sobre este punto. Muchos de los razonamientos y de los arbitrios y ensueños del día están fundados en la vaguedad y en la imprecisión. Cuando el pueblo esté saturado de cultura- -siguen diciendo los nuevos doctrinarios- -se podrá gobernar por sí mismo ¿Cómo se va á gobernar el pueblo por si mismo? En este asunto existe una sratino-