Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 6 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. i3. A TRAVÉS DE LA FRONTERA PATRIOTISMO FRANCÉS El desnudo en r- -escena h a dado motivo en París á fallos diversos. Ha en los cuales han recaído procesos y litigios habido tribunal que ha declarado lícito el desnudo presentado en su aspecto puramente 1 artístico; pero ha habido también jueces; que ni desde ese punto de vista le han considerado moral y tolerable. Ello es que, entre tanto, la cuestión del desnudo se ha hecho asunto de actualidad, explotado por los periódicos alegres y por los teatros de verano. Hace pocas noches se estreaaoa en un café- c. oneierto, el Aux Ambassadeurs, una revista titulada As tu su mon nu? Los autores, no, sabiendo de qué echar mano para dar con el aplauso del público, apelaron á imaginar una escena grotesca aterca del próximo matrimonio de la señorita de Fallieres, hija del presidente de la República, y de Juan Imanes, secretario general de la Presidencia. Esta escena grosera, en la cual el presidente de la República, su señora y su hija eran puestos en ridículo, halló en el público l a acogida que merecía. Y cuenta que á estos estrenos- -repctitimi genérale- -asiste un público de invitación, inclinado, por consiguiente, á la benevolencia. La escena no acabó. Los rumores primero, los silbidos después y las protestas unánimes por fin, hicieron que el director, para atajar el escándalo, dispusiese que bajase el telón. Pero el público, legítimamente indignado, no se conformó con esto. Pidió una satisfacción inmediata, haciendo que la orquesta tocase la Marsellesa. De pie y descubierto escachó el público SINESIO DELGMJO. ú himno francés, á cuya terminación prorrumpió en ¡vivas! á Francia y á Fallieres. Los espectadores dieron de este modo na elocuente prueba de su buen gusto, de ACTUALIDADES su buen sentido y de su patriotismo, estimando que no es oportuno ni respetuoso hacer figurar al jefe del Estado en una obra áe café- concierto, y precisamente en los momentos en que Francia era aclamada en la persona de su presidente en el extranjero durante un viaje en el cual los soberanos os. periódicos de París nos reiieren un de varias naciones del Norte han rendido nuevo triunfo de la bella y popular arjusto homenaje de consideración á Fallieres tista española la Tortajada. y de admiración al n. e -1 i o e la nación La que no resulta triunfante es, como francesa siempre, España, porque huelga decir que la España que en la obra representada por Tortajada se ofrece d París OPLAS DEL JUEVES. la de las mujeres con al público laeliga yes la navaja en la CONSOLÉMONOS. de los toreros enloquecedores del sexo femenino. Ello ha sido en Marigny, un lindo teatriEn- percuta que ei verano to que sirve para verano como para ine Madrid no es una ganga, vierno. por el calor que nos sobra Zes debuts de la Dolores es un aproposito y el dinero que nos falta. escrito para que la Tortajada luzca sus haRecomendar á las gentes bilidades de artista mímica y sus gentilezas e viso que no se vayan, corporales en sugestivas danzas. para que no estemos solwt a Dolores es madrileña. Por esta vez no los que no valemos nada, es andaluza, ni siquiera la de Calatayud. Pero sobre ser tarea inútil, no crean ustedes que Aragón se da librado sería casi una infamia, de la escena francesa, representado por una porque aquí no las brindatn s mujer de las de puñal en liga. La Otero hizo con las delicias de Capua, posos años há en Maturins una obra cuya sino con muchas molestias heroína era de la propia Zaragoza y conque, á más de las ordinarias, quistaba á un oficial francés con una de por decisión de los hados tangos y de piruetas que le volvían loco. para el estío se guardan. Luego áe morían los dos y se bajaba el J? n efecto, en estos meses telón. en que la atmósfera abrasa Esta Dolores de ahora es una b cieña moza y derrite á los que huelgan enamorada de Lagartijo, el bello toreay enerva á los que trabajan, dor No se sabe de que Lagartijo se trata. es cuando se hacen derribos Del actual no puede ser, porque, sin ofeny revocos de fachadas, derle, no tiene nada de bello. Tampoco Lase arreglan las cañerías gartijo Chico puede echárselas (te Adonis, del alumbrado y del agua, se embaldosan las aceras y se adoquinan las plazas, para que cuando retornen los que fueron á las playas se encuentren ta corte y villa bruñida como la plata y puedan andar á gusto por donde les de la gana. Claro es que, con tal motiv los que se quedan en casa, no sólo de día y noche se funden y se achicharran, sino que, al tomar el aire cuando sopla en leves ráfaga les dificultan el paso vallas, montones y zanjas... Pero el que no se consuela es porque no quiere. Nada hay en el mundo tan malo que en sí algo bueno no traiga, y este horrible veraneo de Madrid, que nos espanta con tantos inconvenientes, tiene también sus ventajas. ¡No hay automóviles! Todos corren por tierras lejanas ¡pesiando á gasolina v ocasionando desgracias, nientras aquí andamos libre r las 2- ii s caldeadas In los sustos y congojas ¡ue el taj ¡a odioso causa, i el temor de que en un crue. ios atropeile una máquina, á la vuelta de una esquina ios pillen las fieras Parcas... i r bien pueden perdonarse is temperaturas altas, s andamios, los escombros hasta la escasez de agua, jn tal de que no nos zumben 13 bocinas antipáticas, iue traen consigo la muerte cierta, inevitable y rápida... Será Lagartijo el bueno, el difunto, en ettyo caso la acción debe desarrollarse hace unos treinta años, ¡qué menos! La pobre chica tiene una rival, á quien ibai á matar á navajazo limpio, porque la navaja, como dice un cronista del teatro de los Campos Elíseos, poniéndose á tono con los autores de la original obra estrenada, es la i- ulltma vatio des belles Madrilenes... Pero es lo que ella se dice: el amor de un hombre, aunque sea prima spada de todas las ¡Españas, ¿merece la pena de que una mujer mate á otra? Vamos, que el Julián, que ties madre de nuestro popular saínete se lo dice ella á sí propia. Más vale así. y no mata. Desprecia á la rival, le dice á Lagartijo (esto hay que suponerlo, porque está muy en carácter) Anda y que te mate un miara y ella se dedica al teatro. Al teatro de las danzas y del cante jando, en el que la Dolores hace filigranas, con las cua le, 3 vuelve locos los públicos. Al de Marigniz, más que un cencerro. Esta es la obra, origmalísima, como se ve, y de la cual resulta que allende la frontera sigue sin haber para el teatro más España que la de un país de abanico ó de una pandereta pintada- para la exportación. La Tortajada hace ella sola sus papeles en este obra, todos los del reparto, y los haee á maravilla, según la gacetilla teatral, luciendo su talento, su gracia, su delicadeza y su espléndida hermosura. Con todas estas condiciones y con todos estos encantos, ¡es una verdadera lástima qae no se luzca en obras donde resulte menos deslucida esta pobre España! UNA IDEA DIARIA A gua quita- manchas. Tómese: de esencia de trementina pura, 125 gramos; alcohol de 40 grados, 15 pramos; éter sulfúrico, 15 gramos. Mézclese íntimamente y agregúese ua poco de esencia de limón. Este agua es eficaz contra las manchas de grasa. Empléase humedeciendo con ella la parte manchada y frotando con 1 u paño fino hasta desaparición completa. 1 LES DEBUTS DE LA DOLORES LA ECONOMÍA L POLÍTICA i) a enseñanza de la liconoinía política en las escuelas técnicas es objeto de muchas discusiones en Francia, donde los que se dedican á estudiar estas cuestiones se la mentan de que los ingenieros, al cumplir sa misión, que es la de producir mercancías, no se fijen en algo esencial, en que la producción debe ser retnuneradora. Son ingenieros y no son financieros. Competentes en las cuestiones técnicas, no lo son, en general, en las cuestiones comerciales, y sería conveniente que lo fueran en éstas y que además supieran contabilidad y tuvieran Mociones jurídicas acerca de la formació estatutos y funcionamiento de las Sociedades industriales. La Sociedad de Economía política de Pairís ha discutido este tema en la última reanión que ha celebrado el día 4 de Julio. Varios profesores, entre ellos Mr. Bellom, profesor de la Escuda de Minas, y Mr. Pelletier, profesor de la Escuela Central de Artes v Manufacturas, han expuesto sus ideas sobre este asunto, fijándose en el papel económico y social del ingeniero. Pero la Economía política es una ciencia árida y difícil, y conviene, al enserarla, descartar lo que es inútil é insistir en lo que tiene utilidad práctica. Nada de teorías abstractas en el terreno económico ó socialó