Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 5 DE AGOSTO DE 1908. EDICIÓN 3. PAG. 8. Mientras, se congregó numeroso publico ín el bulevar, que saludó afectuosamente á ¡as Reales personas al salir. I os ministros. El Sr. Allendesalazar no salió de su 3 espacho en toda la mañana ni recibió visita alguna. i El ministro de la Guerra tampoco aban donó el hotel donde se aloja. Despachó algunos asuntos relacionados con los decretos firmados por el Rey, y conversó con los getierales Aguilar, Campuzano y López Doínínguez del nuevo uniforme de los generales nada hay decidido todavía. l gobernador de Barcelona. Ha regresado de Guetary el Sr. OssoHo y allardo, y esta tarde saldrá para Bilbao y Santander. jpiestas en proyecto. Ha llegado el maestro de armas Afrotiisio Aparicio, que viene á tomar parte en el asalto que se está organizando. Ya han Comenzado los asaltos elimínatenos. Llegaron hoy los toros de Miura que se jadiarán el próximo domingo. J Según las personas que los han visto, tienen excelente lámina. -Para el domingo prepara el Casino un Doncurso de globos ade caucho y un festiiral infantil. udiencias. El embajador de Inglaterra y el encargado de Negocios de Austria- Hungría han Solicitado audiencia, por conducto del mibisterio de Estado, para cumplimentar á la Reina. Se les concederá en breve. ayíuertade emoción. 4 En el domicilio de una mujer que se dedica á echar las cartas falleció ayer una muchacha, cuyo apellido se ignora y María de nombre. Sábese que a. cudió á la casa para conocer los propósitos de su novio, y se cree que la respuesta fue de tal naturaleza que la causó la muerte por emoción. El Juzgado entiende en el asunto. Sebastián, los del Club dé Bilbao, Varías entidades oficiales y particulares, el Círculo, la Prensa y el Real Cuerpo de Bomberos voluntarios, formados sobre el puente y la cubierta. Iban también en lanchas y canoas automóviles los amigos del Rey D. Juan Poinbo, D. Basilio Gutiérrez, D. Pedro Bustamante y el diputado provincial D. Juan José Quintana. Iva bahía estaba animadísima, y as casas de los bulevares, engalanadas. I legada del Giralda. A la hora anunciada llegó el Giralda, que no pudo verse hasta desembocar en el puerto, por la densa bruma que reinaba todavía. Venía convoyado y rodeado por el destróyer Osado y los torpederos Alcón, Ha- E A bana y Mac- Mahón. Arbolaba el pendón morado de Castilla. Entró en el puerto rodeado por todas las embarcaciones que le esperaban, y fondeó en seguida en el fondeadero de la Osa, frente al muelle de pasajeros. Los torpederos fondearon á su alrededor. El comandante de Marina, con el práctico mayor del puerto, que ha dirigido las operaciones de echar el ancla, subió á bordo. S. M. venía en el puente, con el infante, D. Luis de Orleáns, el comandante del Giralda, el conde de Aybar ¡y el marqués de Bayamo, y contestó, saludando, á las aclamaciones y ¡vivas! que le dirigían desde todas partes. El vapor en que iban los bomberos voluntarios, de los cuales es jefe honorario D. Alfonso, dio dos vueltas en derredor del Giralda, prorrumpiendo los bomberos en calurosos ¡vivasl Giralda. A 1 bordo del acabó de fondear Cuando el Giralda subieron á bordo las autoridades. S. M. conversó con todos afablemente, y en particular con el alcalde, á quien dijo que le recibiría el viernes, á las tres de la tarde, en la recepción pública del palacio municipal. El alcalde le invitó al baile del Casino, y Su Majestad prometió asistir Recibió después D, Alfonso á la Junta directiva del Club de Regatas y á los amigos balandristas, preguntándoles con gran interés por todos los detalles de las regatas que esta tarde principian. Anunció que desembarcaría á las once y media para ir á almorzar en Santillana con el infante D. Carlos y la princesa Luisa. A D. Juan Pombo POR TELÉGRAFO le pidió que tuviese preparado el automóDE NUESTRO SERVlCiO PARTICULAR vil y se dispusiese á acompañarle para lleMARTES, 4, 11 N gar á tiempo á las regatas. esperando al Rey. Las comisiones y las autoridades regre Se están terminando los preparativos J ara recibir á S. M. el Rey. Hay gran ani- saron á tierra, donde comenzaban á llegar mación y se le prepara una acogida entu- todos los elementos oficiales. En seguida vino el automóvil de la Presidencia eon el siasta. -Se han fletado multitud de barquitos que Sr. Maura, que vestía traje de calle y gorra irán á esperar al Giralda, y se disponen vis- de automovilista, y su secretario particular, Sr. Rovira. El jefe del Gobierno preguntó tosas y ricas iluminaciones. El personal de Telégrafos trabaja activa- al alcalde si podría subir á bordo del Giralmente en la instalación de una línea sub- da, y el alcalde le manifestó que sí, ofremarina que establecerá comunicación direc- ciéndole una lancha de la Junta de las obras del puerto. El Sr. Maura embarcó en ella y ta con el Giraldasx Han llegado todos los yates que tomarán se dirigió al Giralda. parte en las regatas. SANTANDER, S, í T Hay mucho entusiasmo. p l desembarco. SANTANDER, S, 2 T Don Alfonso desembarcó á las once y- A nimación. media de la mañana. Desde el amanecer se notaba en el Una lancha tripulada por ios marinos del muelle gran movimiento y animación, mo- Giralda lo condujo á tierra, acompañándole tivados por la llegada del Giralda, que esta- el jefe del Gobierno y el infante D. Luis y ba anunciada para las ocho. los señores conde de Aybar y marqués de Densa niebla cubría el mar, ocultando la Bayamo. lejanía, que ni desde el Atalaya se divisaba. Al pasar por delante de los barcos diéronA. las siete, que se despejó un poco el hori- se entusiastas hurras en su honor. íonte, embarcaron erUas lanchas y vapores, Un inmenso gentío llenaba el muelle y se engalanados, el gobernador, el alcalde, el ge- extendía desde el Espigón y los alrededoneral de la plaza, el comandante de Marina, res del pabellón del Jurado de las regatas 1 ingeniero de las obras del puerto y el presi- hasta la estación de los ferrocarriles de la iente de la Diputación. En otra iba el Ayun- costa. tamiento; los socios del Club de regatas, en El elemento oficial ocupa el muelle y sus xa vapor; y en otros, los balandristas de San inmediaciones. EL REY EN SANTANDER El cuadro que el üeseniDarcaaero ofrecía no podía ser más brillante y pintoresco. Fuerzas de la Guardia civil y de los Cuerpos de Seguridad y Vigilancia contenían á la multitud y mantenían el orden. Junto al desembarcadero, cubierto poi una alfombra, esperaban al Monarca el alcalde y el Ayuntamiento bajo mazas, la Diputación provincial con sus maceros, que lucían espléndidas dalmáticas; el gobernador civil y demás autoridades, todo el ele mentó militar en traje de gala, los diputados á Cortes Sres. Acha, Loma, Redonet y García y los senadores Sres. Alvear y marqués de Benamejí. También habían concurrido á ia plataforma oficial los balandristas de Bilbao, Sau Sebastián y Santander. A los acordes de la Marcüa Real, ejecutada por las bandas militares y la del Municipio, saltó el Rey á tierra. Toda aquella multitud enorme acogió le presencia de S. M. con vibrantes y repetidas aclamaciones, y D. Alfonso dio la mano á cuantos en el desembarcadero le esperaban y cambió con ellos afectuosos saludos. No es posible describir el entusiasmo del recibimiento. Lamuchedumore y las comisiones siguieron al Rey cuando atravesó el muelle y se dispuso á entrar en la población. ntrada de S. M. D. Alfonso subió al automóvil de 6o caballos que le esperaba. Acompañábanle el gobernador civil y el propietario del automóvil, D. Pedro Acha, y el jefe de línea de la benemérita. Seguido de otros carruajes, recorrió el bulevar el automóvil del Rey. El gentío invadía los dos lados del paseo. Allí se repitieron las ovaciones al Monarca. S. M. saludaba á todos lados, mientras de las aceras y de los balcones le aplaudían y agitaban en su honor los pañuelos Continuó la eomitiva regia por Ataraza ñas á la Pescadería, donde el pueblo le vitoreó frenéticamente, y entre incesantes ovaciones siguió por la Alameda hasta los Cuatro Jardines. Después el Rey se dirigió á Santillana para almorzar con el infante D. Carlos y la princesa Luisa. -El presidente del Consejo volvió al Sardinero en su carruaje, acompañado por su secretario, el diputado D. Prudencio Rovira. E EL SR. MAURA POR TELÉGRAFO 0 E NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SANTANDER, 4 UN. v v p l presidente del Consejo de ministros al morzó ayer en Santillana con el infante D. Carlos y la princesa Luisa, regresando á Santander á media tarde Después recibió en su casa á comisione; y representaeiones oficiales de diversas corporaciones, entidades, Sociedades y gremios. El Sr. Maura les dirigió un saludo muj expresivo, complaciéndose de la cariños visita y manifestando la viva simpatía que le inspiraba Santander, del que se eonsideraba un antiguo vecino. Los comisionados agradecieron mucü las afectuosas palabras del Sr. Maura y ex presaron la profunda gratitud que por é sentían ante el interés que siempre demostró por el desarrollo y prosperidad de Santander Entusiastas ¡vivas! á España, á los Reyes á Maura y á Santander, contestados unánimemente, pusieron fin á la amable entrevista El acto ha resultado grauOioso v admirablemente oiga ii izado.