Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 5 DE AGOSTO DE J 9O8. EDICIÓN i PAG. 5. tomóvil, auu por nosotros desconocida: el existe ningún asunto que haga preciso tal tiendas, en los que se leía: Sastrería de la automóvil de punto, ó el taxi- auto, para de- reunión libertad de enseñanza Albardería liberal jar la palabra en su propia salsa. LA ESCUADRA Al pensamiento libre. Se hierra á frío y á Un periódico tan sensato como Le Fígaro o obstante ser el 12 del actual cuando se fuego llega á decir que los taxi- autos son en Pa- ha de celebrar la subasta para la consMas en diciendo que bajaban de las alturís un verdadero peligro. Y luego de seña- trucción de la escuadra, se insiste en que la ras cercanas los de las boinas, con mesas, lar las imprudencias cometidas por sus fecha para realizar esta formalidad podrá sillas y cajones se improvisaban andamios, chauffeurs, encuentra cierta atenuación para variar después de una conferencia que se 3 en un periquete aquellos rótulos rebosanestas faltas en la prisa de los viajeros que asegura tendrán sobre este asunto en San tes de libertad se convertían en Albardería les exigen una marcha proporcionada á sus Sebastián el presidente del Consejo y el carlista A la boina santa. Se hierra á frío fleseos. 3 á fuego Planchadora tradicionalista ministro de Marina. Claro es que quien tenga la desgracia de EL SR. SAN PEDRO caei bajo los neumáticos del aligero veA marchará el hículo no va á discernir entonces el tanto fines del corriente mespública á sus ministro pode culpa correspondiente al chauffeur y al sesiones dede Instrucción Asturias. parroquiano... Lo hará después, cuando- -si queda vivo- -exija ante los Tribunales la oportuna indemnización por sus desperfecCUENTOS ILUSTRADOS tos personales. Y en tal momento, hasta el buen juez Magnaud se quedará perplejo para escoger al verdadero culpable, y creaUN GRAN POLÍTICO rá con su fallo un conflicto de consecuencias desastrosas. ¿Paga el contratista? Pro- Can Francesch, monte Olivet y Batet son hibirá la velocidad excesiva, lo que ha de tres alturas que dominan la villa de quitarle la parroquia... ¿Paga el chauffeur... Olot. Situados en ellas, los carlistas eran No correrá, aunque se lo pidan en cruz, lo dueños de la población, cuyas calles enfilaque ahuyentará al parroquiano ¿Es éste ban con sus disparos durante la última guequien paga? ¡Jamás se meterá en un taxi- rra civil. auto... Todos los caminos tienen este misEn vano las tropas del Gobierno, entre ino punto final: el negocio está amenazado. ellas la brigada de Sirlot y Cazadores de Me permito creei que estas sencillas re- Manila, pretendieron defenderse en Olot; flexiones tienen cierto fundamento real, y tuvieron que dar el pleito por perdido y se las ofrezco generosamente á los indus- marcharse. triales que piensan dotar á Madrid de ese Cada vez que la villa era evacuada por ser- vicio. Medítenlas los herederos del no- las tropas liberales, bajaban las del Pretenble don Simón antes de acometer la moder- diente, se aprovisionaba- n y volvían á sus na transformación del coche público donde alturas. Sobre la puerta del establecimiento de Su majestad la peseta se exhibe orgullosa Y como esto sucedía con bastante, frecuen- Morlius se leía alternativamente- Café de de su poder, sin otras protestas que el ladri- cia, Olot padecía de continuo á los de uno Cabrera Café de Espartero pues, según do tí e los peRros. ¡Ay... ¡También esos caba- y otro bando. dicho ilustre cafetero y excelente político, llos tienen que llevar un freno, pese á su Entre los vecinos los había que simpati- la cuestión era endilgar infusión de cebada vaporosa naturaleza! zaban con la causa carlista; otros, con la li- quemada en vez de café, lo mismo á los d Jtibto es aplaudir ias medidas previsoras beral, y muchos, la mayoría, abominaban de las boinas que á los de los rosas. De este modo, daba gloria ver á carlistas de la autoridad, que por nosotros vela, y es carlistas y liberales, que en tan continua zo 3 á liberales invadir las tiendas y dejarse útil, prudente y oportuno limitar la marcha zobra tenían á los habitantes. de esos taxi- autos, como pide la Prensa de Morlius, dueño de un café, con sencilla en ellas el dinero; todo marchaba como una París 3 pedirá la de Madrid, si aquí llega á pero aplastante oratoria, convenció á los seda; pero ya era mucho gasto de pintura y naturalizarse el invento. ¿Mas no es cosa vecinos de que no era práctico mostrar ma- demasiada soba tener que andar variando de pensar que tales cortapisas servirán para yores simpatías á blancos que á negros, ni á los rótulos con tanta frecuencia. matarle antes de que él nos mate? negros que á blancos; que los amantes de Los vecinos visitaron á Morlius para ver Yo así lo creo. La única misión del taxi- Olot no debían tener en su bandera más si de su alta política sacaJ: una fórmula autc es llevarnos inmediatamente al sitio lema que Pa y r au -Pan y paz- -y, por lo que les economizase pintura y trabajo. -Hay una fórmula- -contestó Morlius, -que reclama nuestra presencia, y sólo se tanto, lo conveniente era procurar estar á concibe que lo tome un ciudadano cuando bien con todos, ya que no era posible en- ya había yo pensado en eso; desde hoy, nada de boina ni ros, ni carlista ni libera! tenga mucha prisa... Pero si al decirle al viarlos á todos á frcir espárragos. ni Cabrera ni Espartero; hay que poner tíchauffeur ¡Arrea! -ideológicamente, por sutulos ambiguos, que hagan á dos vertientes, puesto, -nos contesta el amigo que le está W Wl 9 I como los tejados, y que engresqtdn lo mismo proi ibido, ¿no le mandaremos á cualquier á los unos que á los otros. parta desagradable, prometiéndonos no repetir la suerte? Así lo hicieron, y aquí del ingenio del gran político Morlius, que fue el encargado Para ir á la carrera del caballo como máde procurar títulos para casi todos los róximum, no vale la pena de suprimirle. Y tulos. como esto me parece tan claro como la luz Camisería de los valientes Panadería meridiana, aquí lo consigno, á los efectos délos vencedores Fuego y adelante. Vino consiguientes. Sólo lo siento por la pacieny cervezas te raza, que ya á punto de ser relevada de tan triste servidumbre, tendrá que seguir Morlius puso en su establecimiento un sufriendo el ominoso yugo... La redención rótulo que todavía no se ha borrado de la del caballo es más difícil de lo que habíamemoria de los que llegaron á leerlo: mos supuesto los espíritus generosos y pro Cafe de ls nostres gres vos! O sea. Café de los nuestros Al terminar la guerra, cuando las tropas ANTONIO PALOMERO del Gobierno desalojaron á los carlistas de San Francesch, Monte Olivet y Batet, uu sargento le dijo á Morlius: INFORMACIÓN -Valiente guasón está usté con eso de los nuestros ¿Quienes eran los de usted? POLÍTICA Los que pagaban el gasto que hacían, que EL PRESIDENTE de algunos he tenido que cobrarme en malA unque ayer se dijo que el presidente del diciones. Consejo regresaría uno de estos días á MELITÓN GONZÁLEZ Mad nd, no se confirma el rumor, porque, á Desde entonces, por consejo de Morlius, pesa de que el Sr. Maura no tiene señala- Olot fue liberal mientras estuvo ocupada do la fecha del legreso, no será éste tan in- por tropas del Gobierno; cada dueño de esmediato como se cree. Mañana, festividad de los Santos Juste, tablecimiento industrial tenía preparado un Si durante la ausencia del jefe del Go- cacharro de color blanco y otro de negro, Pastor y Salvador, celebrarán sus días la biern o fuese necesario celebrar algún Con- con las brochas correspondientes, y al ver duquesa de Santa Lucía, señora de Núñez sejo de ministros, sería convocado por el de que venían las fuerzas liberales, de prisa y de Prado, el cardenal Casañas, los marqueT isírucción pública; pero por ahora no corriendo habían pingado los rótulos de sus ses de Marianao, Álava, Lema, Solar y Go- DE SOCÍÍDAD x