Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C. DOnlINGO 2 DE AGOSTO DE 1908: EDICIÓN 1. PAG. 7. jMfacnca, ae ver á las mujeres con el velo u euTsría sus encantos. Yesque recuerdan que también el Shah de Persia, cediendo ante las circunstancias, convocó el Parlamento, le reunió y, ¡des! é le ha bombardeado! Iban en el coche, además del chauffeur y un ayudante suyo, el ingeniero director de las obras, Sr. Aguinaga; los periodistas señores Betegón, Aydillo y Ramíre 2, Tomé y los fotógrafos Sres. Goñi y Alonso. Todos ellos rodaron algunos metros, recibiendo únicamente ligeras contusiones nuestro compañero Goñi y el redactor del Heraldo Sr. López Aydillo. Auxiliados por sus compañeros, pudieron unirse á los demás expedicionarios, y juntos regresaron á Madrid á las ocho y media de la noche. Es en el Imperio otomano la figura del día, no por su exaltación, sino por su caída brusca. I,o estimagtizó la indignación de la Joven Turquía, y el telégrafo nos lo presenta derrocado de su alto puesto y preso. 1 nauguración de un acueducto. Cien mil personas arrojaban sobre él for A 3 er se verificó la anunciada excursión midable acusación en Stambul, y Abdul Haá Tcrrelaguna, organizada por el comisario rnid no se ha senLdo con fuerzas para resisregio del Canal de Isabel II, Sr. Sánchez de tir á aquel alud, reteniéndole á su lado. NOTAS SUELTAS Toca, con objeto de inaugurar un acueducIzzet Pacha personificó y simbolizó el réto transversal de 1.875 metros de longitud gimen, que desaparece al empuje del movien el río Lozoya, que viene á constituir una miento constitucional. Mucho le ayudó su galería intermedia entre la presa del Villar inteligencia para elevarse; pero más le abrió 3 el kilómetro 24 del Canal, que corresponcamino, al decir de sus biógrafos, su astucia de al sitio denominado Aldehuda. su falta de escrúpulos, que goIyos expedicionarios salieron de Madrid á KT uevatuente ha dado motivo á tumultos é redomada y toda la razón y fuerza del éxito. incidentes desagradables en Bilbao el rda en el fin las cinco y media de la mañana en varios Ya en su sus esautomóviles, figurando entre aquéllos, ade- popular canto vascongado de Iparraguirre. tadios en elmocedad, cuando hacía jesuítas colegio que los Padres ¡Triste sino el suyo, porque siendo una más del Sr. Sánchez de Toca, el director de habían abierto en Beirut, le Obras públicas, Sr. Andrade; el fiscal del trova de paz y de amor hace creer á veces bición y soñaba con hacer aguijaba la amsobre los rieles Tribunal de Cuentas, Sr. Martínez Pardo; que es un himno de guerra! Pocas plumas han sabido expresar tan del Estado una carrera rapidísima. el alcalde, conde de Peñalver, y los Sres. Gil ¿Cómo? Hasta aquí era una página y Gil, Sánchez de Toca (hijo) Larrea, Chico- fielmente y tan gallardamente como la del inédita para el público. ello diplomático desUn ilustre é inolvidable Peña y oñi lo que es te, Prieto Pazos, Ruano, Morayta, Cortinas, la News Wiener Jageblatt: Mazarredo, Retuerta, Moya, Aguinaga, Val- el Guernikako Arbola. Su hermoso discurso, corre el velo ende las más sangrientas ma En días cárcel, Lalífe y otros muchos, que sentimos leído con la emoción en los labios y oído tanzas los armenios, Izzet era escribiente ea de Mo recordar, y los representantes de la Pren- con lágrimas en los ojos al pie de la estatua la secretaría del Sultán, á las órdenes de sa madrileña señores marqués de Valde- del bardo guipuzcoano cuando ésta se inau- Sureya Pacha. iglesias, Pérez (D. Dionisio) Betegón, Vi- guró en Villarreal de Urrechea, va ya para A la sazón, el embajador de Inglaterra diez y seis años, es una razonable apología llar, López Aydillo y Ramírez Tomé. del famoso zortzico, que tan frecuentemente acababa de recibir de lord Salisbury el esAl llegar á Torrelaguna fueron acogidos pecial encargo de comprobar en firme si el los lajeros á los acordes de la banda del se canta en aquella tierra. Podrá ser mal empleado en alguna oca- Sultán había decretado la sarracina de Hos 3i cio; la población estaba engalanada, 20.000 armenios en Constantinopla. y en varias calles se habían levantado vis- sión; pero ¡qué culpa tiene él de que se le E 1 honor del diplomático estaba intereprofane! tosos áreos de follaje. Es un canto de amor á la tierra que le ins- sado en tal empeño; pero tropezaba con la Les excursionistas se dividieron en dos dificultad de que las órdenes reservadas grupos, y unos se dirigieron á la presa del piró. No es un canto político. Sólo una opi- del Sultán hallábanse registradas en un linión conozco que le moteje de reaccionario. Villar, á 80 kilómetros de Madrid, y otros, Es la de D. Serafín Baroja, padre de dos bro que tan sólo el Sultán y su primer se- Si sil io denominado el Berrueco, á 68. eminencias, una literaria (Pío) y otra artís- c retarlo, Sureya Pacha, conocían y tenían En ambos puntos se dispararon barrenos tica (Ricardo) dignos hijos de hombre de bajo llave. que destruyeron enormes porciones de roca, Sin duda, el Embajador tuvo buen olfa- 1 y así se dio por inauguradas las obras, que tanta cultura y de tanto ingenio. Pero á Baroja padre le llevan sus ideas to, porque á los pocos días lord Salisbury se hallarán terminadas en un plazo de dos radicalísimas, honrada y profundamente execraba la conducta de Abdul Hamid, llaafios sentidas, á mirar con recelo todo lo que tie- mándole asesino ante el Parlamento británe continuo roce con la tradición política. nico. lmuerzo. Un acta. Y cuando el De regreso á Torrelaguna, y en la mag- Y el Guermkako Arbola le cantaba a los car- entrañando que Sultán se revolvía furioso, el egregio estadista üífica casa que allí posee el Canal, se sirvió listas en la guerra tanto como la marcha de hubiese penetrado sus secretos, Izzet, inglés desliOnamendi. á los invitados un suculento almuerzo. Y le cantaban porque muchos eran vas- zándose hasta la augusta persona, dejó Terminado éste, se extendió por cuadrucaer como plomo hirviendo en ei oído implicado el acta de la inauguración, que fir- congados. ¡Ahí Si un ejército liberal formado con penal una palabra, un nombre, una acssamaron el comisario regio, el alcalde de Madrid y el de Torrelaguna, el direct r de vascongados se hubiera visto frente á otro ción: Sureya Pacha había sido ganado coa Obras públicas, el fiscal del Tribunal de carlista también de vascongados, y una voz oro. prohibió Se se acer. Cuentas, el diputado á Cortes Sr. Gil y Gil misteriosa hubiese entonado el Guermkako case á Yildiz súbito al acusado quedías, al Kiosk durante tres y el provincial Sr. Ramírez Tomé, el juez de Arbola, yo creo que unos y otros habiían cabo de los cuales Abdul Haimd hubo de instrucción, el teniente de la Guardia civil, roto á cantar y se habrían confundido en un llamarle y le invitó á tomar una taza de el párroeo de la localidad, el ingeniero di- abrazo. punto se dio Es un canto común á todos los partidos. café. Al secretario; secuenta del obsedio el rector de las obras, el marqués de Valdeencomendó á Entónanle, siempre descubiertos, los carlis- primer No tardó en tambalearse, cayó Alá y iglesms, por la Prensa madrileña, y otras bebió. y fue tas y los republicanos. varias personas. En los luctuosos sucesos de San Sebas- llevado muerto á su casa. El camino quedaba expedido para Izzet. tián el 27 de Agosto de 1903, por el Guernixcursiones. Antes de regresar á Aladud se hizo kako Afbola, se promovió el primer motín No mucho después era nombrado secretauna visita á la presa del Pontón de la Oli- que se desató contra Sagasta. En el proceso rio del Sultán. La gente no se recató para 1 va, de emplazamiento soberbio y atrevido, que se siguió, los principales acusados eran murmurar de su codicia desmedida. Un paréntesis tuvo en su carrera afortuy otra al río Guadalix, en cuyo sitio fue pre- republicanos. No es que el Guernikako Arbola actuase nada y breve, cuando aconsejó á Abdul- Ha- senciada por los expedicionarios la descaraquella noche de republicano, como otras mid en los días de la guerra greco- turca que ga del sifón. veces habrá parecido actuar de carlista, y otorgase á Creta la autonomía bajo la bandera de Grecia, para lo cual trastrocaba conccidente de automóvil anteanoche, en Bilbao, de bizcaitarra. Al dirigirse los automóviles al último Es que por ser vasco cautiva á todos los venientemente á sus fines los telegramas de los mencionados lugares, cruzando la vascos. Es que amor como el del vasco hacia del Estado Mayor turco. Descubierta enton- ees sw negociación, fue destituido. sierra y siguiendo el antiguo camino de todo lo vasco no hay otro en el mundo. Servicio del Canal, trazado entre escarpaEl Ghtemikako Arbola es un canto de amor. Mas pronto la idea de construir ua ferro- duras y barrancos, uno de los automóviles, La Marsellesa fue en Francia un himno carril á la Meca le volvió á la gracia del debido á lo empinado de la cuesta, volcó al de amor á la patria, y, sin embargo, en mu- Sultán; el nombramiento de pacha coronó sus ambiciones, y él se dio buena maña par feorde mismo de unpricipici de bastantes chas ocasiones se hizo mal uso de el. metrcs de profundidad; pero merced á una Algo por el estilo podrá suceder coa el no envidiar riquezas. Esta es la figura contra quien el pueblo hábil maniobra del chauffeur, que conservó canto de Iparraguirre. ha agitado todos los sedimentos de sa odio. a serenidad en el momento supremo, el Mas no por eso dejará de ser lo que es. Asaz astuto, y conocedor de las secretas vehículo quedó empotrada en el talud, del AEMECE sendas que de la benevolencia llevan al poado opuesto al barranco. EL FAVORITO EN DESGRACIA uién ha de ser sino Izzet Pacha, el homQ bre de confianza del Sultán de Turqaía? EN EL CANAL DE ISABEL 11 EL GUERN 1 KAKO ARBOLA A E A