Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 2 DE AGOSTO DE i 9 d 8. EDICIÓN! PAG. 4. Un señar inglés me dice mientras nos i le Hios á la cawfere, al Pilatus- Knlm, so brecogidos de espanto, con la garganta desayunamos: -Pues así está hace mes y medio... Yo seca y el corazón apretaio... Nos tranquiliza, sin embargo, este soberfeio h tel cons- vine un día para yer amanecer y continuar jtruído en la cima, y cuaaáo penetramos en mi riaje... ¡Y aquí me tienen ustedes desde al inmenso comedor preparado, modern- stile, hace cuarenta y cinco días... Pero no tengo Eon sufc pequeñas mesas aparte, sus artísti- prisa y esperaré... Decididamente he acertado quedándome cos sparatos de luz eléctrica y. sus criados e frac, creemos ebtar soñanáo... ¡Cómo han en la cama. podido estas gentes realizar aquí obra tan La caravana excursionista emprende de fcolosal. ¡Cuántas dificultades no habrán nuevo el descenso, después de firmar en el Reñido que vencer! ¿Cuántos millones se ha- gran libro- registro de los visitantes, regis rán visto obligados á desembolsar! B in- tro que repasamos para ver si, por casualitaedi atañiente murmuramos: dad, tropezamos coa algún nombre conoci- ¡Esta cena y esta cama nos van á cos- do... y, en efecto, una mano femenil ha escrito dos nombres espaíoles, los nombres tar ua riñon! Es que ya nos hemos olvidado de la emo- de dos excursionistas que acaban de pasar tíén del viaje y estamos tranquilos para por la cumbre del Pilatus; Francisco Horns, ingeniero, de Bilbao, y Manola Prado de fcoío... jHasta para echar cuentas! Per no... Nuestros temores son infunda- Horns. En tanto, una parisina adorable escribía fi s... El cubierto cuesta cinco francos; la- ccarta de vinos es mucho más razonable sobre una hoja blanca del gran libro estas ue la de la casa Pailhard ó la de Duraa... palabras: Desde aquí no se ve salir el sol... Hay polo el café es detestable... ¡Bien es verdad qne contentarse con ver cómo se acuesta ia que ea toda Suiza es detestable el café! Las grandes salas del hotel ofrecen cierto luna... JOSB JUAN CADENAS specto conventual, tristón; los viajeros apenas se atreven á levantar la voz, los criados Pilatu Lucerna, Jobo, 1908 se deslizan silenciosos... No se oye el menor rumor... Parece que estamos á mil leguas iel mundo... LOS DUROS Terminada la cena, hemos salido á la roILEGÍTIMOS tonda convenientemente abrigados, porque jbace un frió que corta... Pero no se ve nada... tíegnn nos dijeron ayer en el ministerio de Estarnos envueltos en nubes... Hacienda, el asunto de la recogida de V entramos otra vez en el hotel... Estas los duros ilegítimos se encuentra en la sigentes siguen tristes... Piensan, sin duda, guiente situación: que van á pasar la soche aquí en este picaHoy publicará la Gaceta la ley votada por cho y cree que están menos seguros en la las Cortes y promulgada por el Rey respeccumbre del Pilatus que si se encontraran en to del canje de la moneda. cualquiera de los koteles de Lucerna Pero Con este objeto se reunirá mañana el Coneste silencio, esta tristeza, hacen daño... sejo del Banco, bajo la presidencia del primer ¿Qué pasó entonces allí? Yo no sé si fue la subgobernador, Sr. González de la Peña, desendiablada Lucienne Malty, la simpática pués que el ministro rectifique de Real orcommere del Moulin- Rouge, ó si fue Octavio den la invitación confidencial que, como Cremiena, el autor afortunado de Quand tenemos dicho, dirigió hace días al menciofamour meur, ese vals que desde hace cuatro nado establecimiento de crédito. años suena en todas las orquestas del munY el martes insertará la Gaceta todas las d De pronto vimos á Creuaieux sentarse disposiciones concernientes á la recogida, al piano, y esta nube de artistas parisinas que son: la Real orden por la que el minisen vacaciones se apoderó de la sala, rom- tra confía al Banco el referido servicio, las piendo á bailar desenfrenadamente y escan- diferencias técnicas y vulgares entre unas dalizando á los apacibles yanquis y á las y otras monedas y las instrucciones para el pudibundas inglesas que habían venido á c inje, con inclusión del plazo y enumera sjjerar melancólicos la salida del sol... ción de las acuñaciones dudosas que hayan Fue una ráfaga de alegría que aquella no- de retirarse de la circulación. the ilHtninó la cumbre del Pilatus. Los serAun cuando continúa guardándose absoridores del hotel mirábanse al principio luta reserva acerca del plazo q e se fijará isomirados, y las escaleras pobláronse de para la recogida de los duros ilegítimos y sxcursionistas que salían á preguntar qué dudosos, y en el ministerio le Hacienda pasaba... ¡Qué pasaba! Que no era cosa áe aseguran muy formalmente que esto ha de entristecerse por el mero hecho de hallarse ser objeto de un ac rdo del Consejo de í 3.000 metros áe altura, y Octavio Cre- ministros, es saguro q xe el plazo está conpiieux improvisó una danza inglesa que venido ya por ¿1 6 k biarno y que oscila enfiesarrugó los británicos ceños, y diez nii- tre diez y q in e días. tmtos después hasta ios marmitones de la Lo más seguro s que sean quince, por cecina bailaban, blandiendo las relucientes indicación da Banco, que aun estima insulacerólas. ficiente sste plazo, y que lo determine el Cuando sonaron las doce de la noche al- ministro de iía s- aa, ateniéndose á los Xuien gritó: acuerdos del último Consejo que presidió el- ¡Estarnos en el 14 de Julio! Sr. Maura, sin necesidad de que ejerza sus Y tas lindas criaturas, que parecen frí- intwinas funaiones el Sr. Rodríguez San rolas, y á veces lo son, pusiéronse en pie y Pedro. acometieron vibrantes de entusiasmo las notas inmortales de L Marsellesa y las va- pjurante toaa la maüana y la tarde de ayer acudió el público á las taquillas del lientes estrofas de la Chaman du Deparf: Banco en demanda de duros legítimos, con ¡La victoire en cJiantanih objeto de adelantarse á los acontecimientos. El Banco daba muchas monedas nuevas i- l a salido el sol? -pregunto al despertar. del cuño de 1908, que son las más sospecho ¡Del todo! -me contestan. En efecto, son las diez de la mañana... sas, según el decir de las gentes. A última hora, al saberse qae la Gaceta de? ero nadie ha visto la salida del astro- rey, porque la cima del Pilalus continúa siempre hoy se limitará á publicar la ley recienteenvuelta en espesísimas nubes... La decep- mente votada por las Cortes, se generalizó ción de los excursionistas no tiene limites, la idea de ¿me el conflicto queda en pie y E contrariedad no es para descripta, porque que se agravará mientras más se tarde en U l a y que tener en cuanta que se han levan- plantearlo definitivamente. fcaéo á las cuatro de la madrugada para eso... Como rumor consignamos que en el Bant ara no ver nada! co se han realizado pruebas con talegas de mil duros reputados como áe cuño legítimo hasta ahora y con otras que en aquel estableciniento de crédito se habían apartado por considerarlas fraudulentas, resultando, según los datos facilitados por la Casa da la Moneda, que las primeras contenían muchos duros frauduíeatos y las otras algunas monedas buenas. Si ei Banco no sabe á qué atenerse, ¿qué va á hacer el público? Con esta incertidumbre del Banco debj relacionarse el que se aplace la puhlicaciór en la Gaceta de la Real orden que ha de fijas las condiciones del canje. Conviene, sin embargo, aguardar á que Gobierno adopte resoluciones definitiras y esa misma demora ea la publicación de la Real orden que determinará las condiciones en que ia ley ha de aplicarse demuestra que no se hará nada que pueds perjudicar al público CRÓNICA POLÍTICA I A GACETA El ministro de la Go bernación extendió un plan de reforma en la Gaceta. lia rescindido el contrato la Empresa que imprimía 1 diario oficial. ¡No era negocio! lo cual prueba la estimación de que goza esa publicación, que debería ser la que en primer término interesase á los españoles. Pero no interesa á nadie; y el estigma de menosprecio se le da el dicho vulgar de mientes más que la Gaceta No es precisamente que mienta; es que constituye un reflejo diario de la Administración española, con los vicios, las rutinas y las tradiciones que la hacen aborrecible para todo ciudadano. Examinado serenamente un número del periódico oficial, se echa de ver lo mucho que en él sobra. Desde la redacción de algunos documentos oficiales, cuyo encabezamiento es un rosario de fórmulas repetidas, perfectamente inútiles, y cuy o final de Dios guarde, etc. es testimonio deque documentamos como hace cien años, hasta el fárrago de edictos judiciales, reconocidamente estériles, de los que muchas veces el sentido gramatical y hasta el sentido común quedan malparados, todo es en esa hoja de papel impreso un alarde del estancamiento, de la pasividad de nuestros organismos administrativos, una prueba de los procedimientos arcaicos, rutinarios, y por lo mismo aborrecibles, con que funciona el Estado. Un ministro activo y emprendedor, como el de la Gobernación, mejorará, sin duda alguna, el aspecto tipográfico, lo que podemos llamar el semblante de la Gacela, poniéndole en un punto hasta de perfecaión; pero el espíritu no puede mejorarse de una plumada. Perfeccionar su alma no es labor de un ministro. Ha de serlo de todos. Sólo así, cuando, transformada la Administración, siga siendo la Gaceta reflejo de un mecanismo administrativo mas razonable y práctico, tendrá la estimación pública que hoy no tiene ai tendrá, aunque la vistan con cromolitografías y todo. MADRTETAL DÍA A rrogante y fiero se presentó Agosto. Hay quien afirma que su primer día ha sido el más cálido del presenta verano; pero es un decir, porque presupone que no ha de haber días más calurosos que el de ayer. Ríanse ustedes de los peces de colores, ó háganse ustedes la ilusión que han de venir días más achicharrantes. Así, si no vienen, nos llevamos un chasco agradable, y si vienen, que sí vendrán, con esperar otros más fuertes, consuelo completo. Suceso que por su magnitud constituya la nota del día, no le hubo; pero preocupación para todo el santo día sí la hubo, y se-