Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Maderas Industriales T Ietio, 148. Tlf- o 1.578. M ADE 8 AS DE TODAS CLASES MADRID EN VERANO EL VIAJE DEL MINiSTRODS FOMENTO CONDECORADO LAS EQUIVOCACIONES DE ALLENDE ANTELAMAYOR ESTATUA Y OTRAS FRUSLERÍAS PROPIAS DE LA ESTACIÓN PUBLICA HOY DOMINGO GEDEON reservada en easa del snédieo- dircetor de la iisulí d e S a i i J u a n ie J ios. De 3 á 6 tarde, Atocha, 28, entrada por Cañizares, 1, pral. derecha. De provincias por earta Compañy. Fot. Fuenearral, 29 OAMAS doradas de hierro y wde madera. Colehones y sommiers. Fabricación prepia premiada con medalla de oro. Precios baratísimos al contado j con 6 0 0 de recargo á pagar en 12 mese 3. Grases, Fuencarral, 8, y Atocha, 16. finas de Siria al precio de las ordinarias. Grases. FDENCAKRAL. 8, y ATOCHA, 16. CONSULTA PAKTM- 17 LAR Y may EL SEÑOR PROFESOR Y PERITO MERCANTIL Ha fallecido el día l. de Agosto de 1908 á ios cuarenta y cinco años de edad Sabiendo recibido los auxilios espirituales R. I. P. Sus hermanos, doña María, D. Enrique y D. Roberto; hermanos políticos, doña Petra ligarte y doña Josefa de la Maza; sobrinos, sobrinos políticos y demás parientes T WEGATQ á sus amigos se sirvan encomendan e á Dios y asistir á la conducción del cadáver, que tendrá lugar el día de boy, á las cinco de su tarde, desde la casa mortuoria, calle de San Bernardina- núm. 3. at cementerio de la Sacramental de San Jts o, por lo que recibirán especial favor. NO SE REPARTEN ESQUELAS SE SUPLICA EL COCHlí EL DUELO SE DESPIDE EN EL CEMENTERIO CEMENTOS Y PORTLAND VE LAS MEJORES 3 SARCAS ESPONJAS M. POYALES. OLOZAGA, 3 Parfumerie AZUREA L. T. PÍVGR PAR S ALHAJAS paga todo su valor vende ocasión verdad PELIGROS, 5, rinconada Tasador autorizado brar, educar niños y viajar, ayas, institutrices de inglés, alemán, francés, español, música, pintnra moderna. Sras. para acompañar á paseos y viajes, modistas, peinadoras, doncella, cocinera, ama cria joven, casada. Todas de inmejorables referencias. Alcalá, 6, 1. a izq. a excepcionales condi jiones 2 ¡3 de casa en Alcalá de Henares. Razón, despacho abogado Solance, de 3 á 5. Ventora Rodríguez. 9, Madrid. FOLLETÍN DE A B C CATÓLICA ofreee sacerdotes para eele- LA SOLEDAD, DESENGAÑO, 1O IDEAL BOUQUET PERFUMERÍA. 3, Príncipe, 3 VARIO Y SELECTO SURTIDO. LOS MAS ALTOS A LOS MAS MODESTOS PRECIOS. COLONIA CONCENTRADA, ESPECIALIDAD DE LA CASA, 6 PESETAS LITRO Se realizan las colecciones de cuadros antiguos, muebles, armas, cerámica, grabados, telas, abanicos, miniaturas, monetarios y objetos de arte y nntigüedades del VENTA DE MUSEO SE VENDE que fue propiedad del Sr. Marqués de Bonanza, dé Jerez de la Frontera. Para examinar las colecciones y otros datos, dirigirse á D. SALVADOR DIEZ, Jerez de l a FroMtera OE LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES CONTINUACIÓN -Se lo daré á usted, porque es usted tra anciano, auuqu po- lía usted haberlo pedido con más amabilidad, y antes de nada dígame usted: ¿cómo sabe usted mi nombre? ¡Vaya una pregunta! ¿Tú sabes leer? -Sí, ¿por qué lo dice usted? -Para que me leas estos papeles. Son mis documentos. Mira mi libreta de marinero; no es de ayer la fecha. He nacido mucho antes que tú y en esta misma casa, cuya puerta no me querías abrir. Juana miró indiferentemente los papeles del anciano; pero pronto quedó sorprendida al leerla inscripción de marinero que tenia medio siglo de fecha, y decía claramente: Francisco Alian Le Brenn, hijo de Bárbara Ivona Malonec y de Juan M ría T, e Brenn... ¡Bárbara, Juan María, los nombres de sus abuelos! Usted es mi tío Juan Francisco, que se fue á navegar y de qus- a no volvimos á tener noticia? -U mismo, q re vuelve como el hijo pródigo. ¡Qué notición para todo el pcer. oi, eh? -Perdóneme tmeu- Jijo Juana echándose en brazos del anciano marino. -M podía adivinar quién era usted y por eso le he tratado brusc jiente. La machi j a le contemplaba con profunda emoción, con piadoso r eto v con alegría sincera. ¿No era aquel pobre viejo convaleciente el último de los Kermor, el hermano de su padre? El la salvaría y ella también procuraría apartarle del vicio de la bebida, que al parecer le dominaba. Experimentaba la sensación de que aquello era un deber que el cielo la imponía como ia oí espeeialisiino. Pero las caricias filiales no parecían ser muy del agrado del viejo lobo de mar, que rechazó á Juana, aunque sin brusquedad. -Está bien; basta de carantoñas; á un viejo como yo no le engatusa ninguna chiquilla. Vengo á reclamar lo que es mío y á pedirte ciertas cuentas. JSstoy en mi derecho porque soy tu tío, quieras ó no quieras. -Sí, señor, pero entre usted á descansar, y mientras iré á buscar ron y tabaco- -No necesito tu permiso para entrar ni para sentarme en el sillón de los abuelos, como tampoco necesito moverme de aquí para decirte cuatro verdades. El marinero se sentó en un poyo que había junto á la puerta y siguió hablando, con estupefacción de Juana, que sentía brotarle las lágrimas á los ojos al oírle. -Mi hermano Ivés tenía derecho á su parte de herencia y yo á la mía. Tengo mis papeles que acreditan quién soy; devuélvemelos. Lo primero que quiero hacer es vender la casita; tú te llevarás la mitad de lo que nos den y yo la otra mitad; así tendré para beber. -Escúcheme usted, tío- -le interrumpió Juana, cogiéndole las manos cariñosamente; -usted tiene derecho á toda la casa y á cuanto tiene dentro. Todo es de usted. Yo me iré á casa de lanwvjer del carabinero para que viva usted más tranquilo, y así será mejor, porque viviremos puerta con puerta. ¡Claro! Y ocho días desoués me llevarías al cementerio abrasado de sed... -Déjame usted acabar. Mi obligación es atender á usted como ateudeaa á mi padre. Soy joven y puedo ti abajar- -Y yo entre tanto beberé agua de lluvia y encenderé la pipa con uu carámbano. -No, tío; no le faltará á usted nad? ¡Bien, hablado! ¿Es o es decir que tú tienes dinero -Cerca de mil truncos. ConUtihurá.