Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BJC. VIERNES 3i DE JULIO DETySTBDICfON 3 PAG. 5. En Gobernación se está trabajando acti- En la reunión se leyó el trabajo del señor vamente en los ramos de Sanidad y Benefi- Costa. cencia, Correos y Telégrafos, Or en públiEste trabajo, ¿había sido leído privadaco y leyes sociales. mente antes de! homenaje? Si lo fue, ¿cómo En Fomento se preparan proyectos de se celebró el homenaje? Si no lo fue, ¿cuál impulso á la riqueza del país y de desarro- es el ansia y la estimación con que se recibe la prosa de D. Joaquín Costa? El trabajo, llo á obras públicas. En Hacienda, la reforma del itnpuesto so- como es natural, sería leído apenas llegó á bre alcoholes y otros varios que tiene en es- manos de su destinatario. Pero el homenaje se celebró, porque no había ya más reme- 1 tudio el Sr. Sánchez Bustillo. No es propósito del Sr. Maur i el de lle- dio que celebrarlo. ¿Podrá declarar una conar el Parlamento de proyectos! en cuanto lectividad de españoles que se equivoca? aquél vuelva á funcionar, sino que se pro- No estaba tampoco bien el declararlo; no pone ir dando labor legislativa escalonada- hacía falta. Mas del homenaje ha resultado mente, teniendo en cuenta que en el otoño completamente deshecha, al menos, muy se encontrarán las Cortes con dos temas quebrantada, la figura de Mendizabal. El principales de deliberación: los presupues- trabajo delSr. Costa es de una sinceridad hermosa, nobilísima. Mendizabal no hizo tos y el proyecto de Administración local. I as Cortes, según dijimos ya, reanudarán una revolución; la desamortización lo que Sus tareas parlamentarias antes del 15 de ha hecho en puridad de verdad es dar oriOctubre, y es posible que adeniá de ser las gen al actual estado político y social de coSesiones de seis horas, según disjpone el re- sas. I, a mesocracia presente debe su. vida á glamento para aquellas en que e discuten Mendizabal; el pueblo, la clase menesterosa Eresuptrestos, el Gobierno pida varias ó de labradores y terratenientes, en vez de astantes sesiones extraordinarias, en vir- resultar favorecida, salió perjudicada con tud del acuerdo habido entre aquél y las la desamortización. ¿Qué revolucionario fue Mendizabal? ¿Dónde está su obra regeneratttinorf i 3 en la sesión del 18 del actual. dora? ¿Por qué se le festeja y celebra en los t LAS VITALICIAS momentos presentes? L, os maestros que llepfs casi seguro que las Cortes no reanuden van sus niños ante la estatua, ¿qué pruebas sus tareas sin que el Gobierno proceda nos dan de su sentido crítico- histórico? á proveer las vacantes que existan de senaTodas estas reflexionas y otras muchas dores vitalicios sugiere el estudio del Sr. Costa. En él hay ¡LAS ELECCIONES que hacer una división; parte del trabajo 1 as próximas elecciones municipales se está dedicado á la crítica de la obra de Men verificarán, como es natura con arre- dizabal; otra parte, á lamentar y condenar, glo á la nueva ley Electoral y al nuevo cen- la situación á que ha llegado España. I, a primera parte es original; la segunda es ya so, que está ya terminado. VERANEO conocida de los lectores del Sr. Costa. Espa C e g u n noticias oficiales, S. A. la infanta ña se encuentra en una situación lamentable, vergonzosa- -viene á decir el 0 Isabel y el Sr. Maura, invitados por el ta; -á esta situación la han llevadoSr. CosSeñor duque de Santo Mauro, ¡marcharon quicos y republicanos; del pueblo no monárpueayei á visitar la finca de I as Frajguas, don- de esperar nada; si se hace algo buense aquí, o de han pasado el día. lo harán los extranjeros. Y yo no quiero ver tal espectáculo termina diciendo el señor Costa. Ahora bien, el escritor aragonés se muestra un tanto pesimista, Si no fuera irreverencia, añadiría que, á más de pesimista, se POR TtLÍGRAFO me antoja poco observador. ¿Se puede afirDE NUESTRO SERVICJO PARTICULAR mar que España está ahora como hace TORREJAQUIM, 3 o J J. Ayer llegó á esta población el eontraUaLa treinta años? De ningún modo. Dicen lo del canal transversal, Sr. Rejtuerta, con contrario las mismas costumbree políticas, un ingeniero electricista, para elegir el pun- 1 a industria, el comercio, la agricultura, la to donde ha de verificarse la inauguración urbanización de las ciudades, la literatura, de las obras, ceremonia que se celebrará el las comunicaciones, el tono medio en el tra, to social. No está España como antes; está ifi de Agosto próximo. Entre los obreros reina gran entusiasmo mucho mejor. Pero si un misántropo, un pey se ha reunido la Comisión municipal y la simista, se empeñara en desconocer este de comercio é industria para acordar algu- hecho y quisiera excitar el celo de sus connos agasajos en honor de dichas personas, 1 ciudadanos hacia una regeneración, ¿no toy también festejos públicos con que solem- maría un mal camino al tratar de ponerles 1 tuzar el comienzo de tan importantes obras en las vías de una revolución? Si hablara de las barricadas y del motín, ¿no daría pruebas de espíritu en desacuerdo con la realidad? El Sr. Costa cree que sus conciuADRID. Cierre: Interior contado, 83,35; dadanos pecan de mansedumbre; éste es su Fin de mes 33,30; Fin próximo, 83,60; eterno tópico. El Sr. Costa ve la salvación, Amortizable, 10 05; Banco de España, 450; en el salto brusco. ¿Cómo este escritor intuí- Español de CiediM 15,50: Tabacos, 400; tivo y cultísimo no ve la realidad? Hemos Azucareras preieren 4 es, 101,25; Ordinarias, llegado á una edad en que se va sabiendo 39; Francos, 12,45; fibras, 28,24. que el progreso y bienestar de las naciones no puede venir bruscamente. Será inútil hacer en cuatro días tina revolución. Des- 1 pués de la revolución la realidad, es decir, el suelo, la raza, el ambiente, las costumbres, continúa siendo lo mismo que antes. Y si las causas son las mismas, los efectos son taml unos elementos madrileños proyecta- bién los mismos. I os revolucionarios no son ron un homenaje á Mendizabal. (I s formidables taumaturgos que pueden camespañoles estamos ahora un poco tocados biar de un golpe todos los tactores citados. de la manía de poner lápidas, levantar esta- ¿Habrá alguno, por poderoso que sea, que tuas, dedicar coronas y ofrecer banquetes. pueda cambiar el suelo de España en una Xos dichos elementos suplicaron encareci- semana? I o que hacen los revolucionarios damente á D. Joaquín Costa que les enviase es apoderarse de la Gaceta. Desde la Gaceta un trabajo. El Sr Costa lo envió. I os auto- se hace la revolución en pocos días y cómores del homenaje Hcieron algunas zalemas damente- -como se hizo la del 69. -Luego los ante la estatua- -bastante mediana- -de meses y los años pasan, y se ve que no ha Mendizábal 3 luego celebraron na reunión. Habido ninguna revolución ni se na cambiado el fondo y la substancia de nada. El Sr. Costa ha estudiado muy bien este problema. El ha dado aquí gran impulso á la idea de que es preciso modificar el medio para modificar la psicología humana. ¿Cómo se explica, pues, esta contradicción en que de algunos años á esta parte está incurriendo? Si es determinista, realista, por un lado, ¿cómo se muestra por otro espiritualista y creyente en una causa primera, en una cosa increada, que brota de sí misma y por sí misma? Un bienestar que surge de pronto, en oposición al medio, sin relación con él, sin concausalidad creadora, ¿no es algo absurdo, incomprensible? ¿Qué cíase de espíritus son éstos que tales confusiones y amalgamas engendran? AZOR 1 N ACTUALIDADES LAS OBRAS DE UN CANAL M BOLSA DEL DÍA 3I MEND 1 ZABAL Y COSTA p i telégrafo nos dio cuenta de la primera noticia. A la condesa de Wartensleban la habíaa robado en Berlín un collar de perlas que vale 300.000 marcos. Volvió una noche de una fiesta con el collar puesto. Se le quitó en su gabinete y le dejó sobre una mesa. Entró en su cuarto de baño y cuando salió de él, veinte minutos dsspués, el collar había desaparecido. L E doncella, Marta Fleyer, fue presa, pert quedó libre pocos días después, porque ninguna prueba la acusaba. Se telegrafió á París, á Calcuta, á Río Janeiro, á los grandes mercados de piedras preciosas y perlas; se movió la Policía, ge ofreció un premio de 10.000 marcos al que descubriese al autor del robo... nada daba resultado. I, a condesa, entonces, viendo la inutilidad de todas las pesquisas oficiales, encomendó á una agencia particular la misión que no sabía cumplir la Policía oficial. ¡Vamos, en todas partes hay malos polizontes! v I a agencia ha triunfado. Es interesante la relación de cuanto ha hecho para triunfar. Marta, la doncella de la condesa, no volbió, naturalmente, á la casa condal. Entró eomo costurera en una casa de labores. En el mismo taller entró otra costurera, ésta, auxiliar de la agencia. Cumplió á las mil maravillas su encargo. Se hizo muy amiga de Marta, ganó su confianza, y la ex doncella, en un momento de expansión, la dijo que esperaba ser rica. Ya era un indicie Entonces la agencia puso en juego un nuevo personaje. Un muchacho apuesto, amable, decidor, que la hiciese el amor. Conquistó á Marta, que también le hizo ver que esperaba tener dinero abundante en ua largo plazo. Un incidente inesperado precipitó los acontecimientos. Publicó un periódico la insidiosa noticia de que el ladrón del collar podía ser el conde Botho d Eulenbourg hijo de la condesa ygtan derrochador de su fortuna. Indignada la condesa, entablo una que relia por difamación contra aquel periódico. Marta fue citada para declarar. Su amiga y su pretendiente, bien aleccionados, la hicieron comprender que si al declara. r co metía un falso testimonio corría el riesgo de ser condenada á trabajos forzados. l, a aconsejaron que antes de declarar debía consultar con el abogado de la condesa. Aceptó Marta. Una vez ante ei aoogado, y á solas con él, Marta escuchó estas aterradoras palabras: EL COLLAR DE LA CONDESA