Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 6. ral Kíoáestta, qne no cuente con la debida cetnpetencia para el caso. Vino después la parte que más puede interesar á Madrid, esto es: embelleeinitento délas márgenes, construcción de puentes colosales y amplias avenidas que den á la capital el aspecto de gran ciudad á que por su categoría es acreedora, y aquí puede el lector forjar en su mente todas las fantasías á ¡ue la imaginación le lleve, en la seguridad de que cuando la obra se realice todas irán teniendo realidad adecuada. Lo que no se debe consentir y á lo que debemos oponernos todos- -añadió, dando á eu acento tonos de viril firmeza, -es á que continúe lo que ocurre ahora. 3 El río marca actualmente, con divisoria íatal como raya siniestra, una zona de vida y otra de muerte. Es la vida la margen izquierda, en la que tiene su asiento la porción más extensa de la u t k su totalidad casi; pero es de muerte la contraria, la del lado derecho. En virtud del desagüe de las alcantarillas, vehículos de miasmas pestilentes y tnertíferos, todas las emanaciones gérmenes de paludismo y de enfermedades contagiosas Tan á la orilla derecha, siendo en dichos lugares insoportable el hedor, y esto se comprueba dando un paseo por la carretera de Andalucía y por los parajes próximos. Esto es lo que hay que evitar á toda costa, y las autoridades se hallan en el ineludible deber de velar por la salubridad de sus administrados, dotando á las ciudades de adiciones higiénicas que las hagan habi tables. onclu ión. De otras muchas! materias tratamos en nuestra interesante entrevista, relacionadas con un plan ordenado y general de mejoras; pero su misma importancia é interés las hace merecedoras de ser desarrolladas en sucesivos artículos. Esperemos á que la ley de canalización se promulgue y creamos confiadamente que ahora no se trata de uno de tantos proyectos como los que fenecieron en el pasado. Ya es garantía suficiente que sea el Estado quien acometa las obras, en las que se tardará, claro es, largos años y para las que habrá la necesaria consignación en los sucesh os presupuestos generales. I a cuantía total quizá se eleve á 20 millones; pero bien haya lo gastado si ello sirve para transformar á Madrid totalm ente. orno anunciamos, ayer llegaron á Ma drid los coroneles directores de la Academia de Caballería y del Colegio de Santiago, para resolver con el ministro algunos puntos relacionados con el internado de los alumnos. 15- n su consecuencia se celebró uaa reunión, á la que asistieron, además de los señores citados, el general subsecretario y el jefe de la sección de Instrucción, general Pereira, habiéndose ultimado todos ios detalles que se relacionan con tan importante cuestión R noche marchó á Robledo el señor inlnis tro de la Guerra. o cabe en este artícelo la pruefea de q e no hay motivo para seguir á Cubillo en su evolución; lo que de espacio me queda lo aprovecho para consignar que, según el competente técnico, una cosa no puede de ningún modo dar España para la fabricación de corazas, y es la dirección, que lia de ser extranjera necesariamente; nuestros ingenieros no pueden encargarse de esa fabricación. Confirmado asi mi artículo reciente sobre Ingeniería naval creo e el ministro de Marina haría un servicio mudao más grande á la industria naval española reconstituyendo el Cuerpo de Ingenieros navales- -militares y civiles, -como ássea, que ayudando á montar en España la fabricación de corazas contra su gust al menos su gusto de hace un mes. Y hasta la próxima semana, en cjse cimentaré lo que ahora queda en el aire. JENARO A L A S j ABRICAC 1O N DE CORAZAS EN ESPAÑA Un año justo hace que Vida Marítima publicó un excelente artículo del coronel de Artillería D. I, eandro Cubillo, director de la fábrica de Trubia, relativo á la participación que la industria española podía y debía tomar en la construcción de la escuadra en proyecto. Con el encomio que merecía comenté yo sin perder momento aquí, en A B C, el trabajo de Cubillo, eon el cual estaba conforme; es decir, aceptaba los datos técnicos fiado en la competencia y moralidad del artillero, y asentía á las consecuencias del articulista profesional. Hoy leo también en Vida Marítima otro artículo del mismo autor y sobre el mismo asunto; pero advierto con sorpresa que Cubillo ha cambiado de opinión, y vamos á ver si los motivos que para ello ha tenida bastan para que también cambie yo, cosa poco interesante, y para que cambien personas y entidades muy importantes, que hace menos de un mes seguían opinando como el director de Trubia opinaba hace un año. 1- 8 ace un año, el competentísimo artillero opinaba que la fabricación de corazas para nuestros futuros buques era cosa imposible para la industria española, tal como ella está, y que resultaría un mal negocio para el Estado español tratar de establecerla ni directamente por su cuenta, ni indirectamente mediante concesiones á la empresa particular que se arriesgase á montar esa fabricación. Hoy opina Oabillo que es indispensable que las corazas de los buques se hagan en España por establecimiento privado si puede otorgársele el aliciente necesario para intentar la empresa; por cueuta del Estado si no hay particular que se atreva á acometerla. Claro es que para tal cambio de opiniónai que doy la importancia que tiene, y que le dará la gente profesional, -habrá motivos; pero según el artículo del 20 de Julio último, Cubillo sigue creyendo (como en 20 de Julio de 1907) que una fábrica de corazas costaría quince millones de pesetas, y resultaría un mal negocio para el particular que la montase, sin más perspectiva segura que el encargo de treinta y cinco millones en corazas para nuestros tres modestos acorazados. En cuanto á la fabricación oficial, también opina, ó por lo menos teme, el artillero expertísimo que haría pagar las corazas eon un 30 por 100 de recargo respecto al coste que tendrían en el extranjero. He leído el artículo nuevo varias veces y he sacade la firme convicción, de que el artillero Cubillo no sabe más ni menos que hace un año en materia de fabricación de corazas, y que por eso conserva, como artillero, sus opiniones de antaño; pero el dialéctico, el escritor, ha tomado nuevos puitos de vista, que le han llevado á contradecir sus conclusiones primeras. Al técnico no lie atrevería á llevarle la contraria; al dialéctico, sí, y sin el menor empacho. V OPLAS DEL JUEVES. CABOS SUELTOS I DS chicos intelectuales del bloque de las izquierdas hacemos ruia campaña. contra don Juan de I 3i Cierva porque ha inventado una limpia de golfos y de rameras, ha cercenado el derecho de colmados y tabe n- as. ha cohibido- la industria de las navajas de á tercia y ha impedido que se eduqtteu fos pueblos en las capeas, Y es que somos avanztdos y liberales de veras los chicos intelectuales del bloque de las izquierdas! De la? mancomunidades nadie ha entendido una letr sin duda porque son torpes los hombres de las mesetas. Pero el instinto nos dice que si el proyecto se apraeb Cataluña se nos marcha y el arancel se nos queda! El ministro de Fomento tiene la suerte muy negra, siendo el único que goza de los bombos de la Prensa. Hizo una ley salvadora para contener con ella esa emigración continua que es una sangría suelta, y ya ha empezado el reparto de montes... en la Gaceta, montes que el Estado tiene y á los labriegos se dejan para que con el pretexto 3 e obtener pingües cosechas calen y quemen los. pocos arbolitos que nos quedan. á pesar de que sabemos odos que la ley es buena tos campesinos no quieren colonizar las estepas, y dejan mal al ministro y acuden á las agencias, que á millares los envían, como rebaños de ovejas, á trabajar en las Pampas y á dejarse la pelleja lentamente en el silencio de las lia nuras inmensa? Porque Cambó ha asegi ra o ion candorosa franqueza que él dirige el Parlamento, conquistado á viva fuerza, los periódicos lo toman á chunga y sepitotean... (Mal hecho! porque es la íija, y están recientes las pruebas. SINESIO FELG y NOTAS MILITARES Ayer ha sido juzgado ante un Consejo d guerra, constituido en las Prisiones Militares de San francisco, el director dí mero, á quien el capitán general de Madrid había mandado procesar por la publicaciÓE del artículo titulado A nuestro representante en Chile que apareció en aquel diario el 11 de Noviembre del año pasado, y leí cual ha venido nuestro compañero á asumir la responsabilidad, aunque no era autor de él. Constituían el Consejo los señores siguientes: Presidente, D. Antonio de la Fuente Castrillo, coronel del regimiento Húsares de Pavía; vocales, los capitanes de Caballería D. Antonio Sarrais, D. Martín Marín y don Enrique Goncer, el d e Ingenieros D. Vicente Rodríguez, el de: Infantería D. Ángel j íaa y el de Artillería D. Juan Mota. El abitan de Caballería T Julio RiudaY ls, tic actuaba de fiscal, pidió la absolu i n pai a el acusc. do, y íl de Infantería doc Xsid r Va. cáreel Blaya leyá un brillantisiis esc. Un de dsáeusa. No se conocerá la sentencia hasta que la apruebe el capitán general. La Correspondencia Militar, D. Evaristo Ro-