Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 28 DE JULIO ¡DE 1908. EDICIÓN i. PAG. n. los Registros expedirá las certificaciones que las inscripciones del Registro Central expresado tfeclamen los Tribunales, de oficio ó á instancia de parte. Art. 8. Toda sentencia declarando nulo con arreglo á esta ley un contrato de préstamo llevará anexa expresa condenación de costas, las que Habrán de imponerse al prestamista. Art. 9.0 L, o dispuesto por esta ley se aplicará á t o d a operación substancialmente equivalente á un préstamo de dinero, cualesquiera que sea la forma que revista el contrato y la garantía que para 1 su cumplimiento se haya ofrecido. Art. 10. 131 prestamista qu qontrate con un menor se supondrá que sabía que lo era, á menos que pruebe haber tenido motivos racionales y suficientes para creer que era mayor de edad. Art. 11. El que no pudiendo tratar con persona incapacitada legaltnenije para contraer obligaciones intente ligarle al cumplimiento de una, mediante un compromiso de honor ú otro procedimiento análogo, incurrirá en la pena que marca el afí. 5.0 de la presente ley, impuesta siempre, según los casos, en su grado máximo. Art. 12. Para entender en las demandas en que se pida la nulidad de los contratos que se refiere esta ley serán los comj, -tentes los jueces de primera instancia, cualqui era que sea la cuantía del préstamo, y se tramitarán los litigios, según las reglas del procedimiento vigente, en relación con su cuantía, y en los que no exceda de 500 pesetas admitirán para ante la Audiencia territorial respectiva las apelaciones que se entablen en el tiempo y forma qiRe establece la ley de Justicia municipal resjpecto délas sentencias recaídas en los juicips verbales. Estas apelaciones se sustanciarán en la forma, establecida para los incidentes. Art. 13. El ejercicio de la acción de nulidad no detendrá la tramitación del juicio ejecutivo sino después de verificado el eraba rgo de bienes. Art 14. I s manifestaciones que se hicieron en los contratos declarados nulos conforme á esta ley, simulando garantías ilusorias ó alterando la fecha de la obligacien, para dar á ésta una eficacia de que sin eso carecería, podrá determinar- responsabilidad criminal en los casos previstos en el Código penal para los prestamistas siempre, y para los prestatarios cuando por las circunstancias del contrario y 14 resultancia del juicio lo estime procedente el Tribunal. Art. 15. Los establecimientos de préstamos sobre prendas se regirán por las leyes ó reglamentos especiales dictados ó que se dicten. Art. 16. Quedan derogadas cuantas leyes, decretos y disposiciones se opongan á que dicha oposición se contraiga. ya una reforma tan práctica, tan útil, deste- los insectos que viven descaradamente prorrando en este tiempo la tiranía de los cue- l tegidos por el verano, bien se merece nueslíos almidonados y de la americana. i tras simpatías Organicémonos contra el calor, ya que Es absolutamente vergonzoso que siendo, éste abusa de nosotros despiadadamente. como es, el hombre el rey de la creación Claro es que los Gobiernos no tienen la esté á merced de subditos tan insignificanculpa, como creen algunos, de que el calor tes coro o la pulga y el mosquito. nos haga intolerable la vida; pero de esto precisamente hay qu e lamentarse, de que jos Gobiernos nada puedan contra él. De otro modo, qué éxito no tendría la publicación en la Gaceta de tra Real decreto que dijese, poco más ó menos: Vengo en declarar cesante al calor, con las molestias que le corresponden, habiendo quedado uray satisfecho de esta determinación. Dado en Palacio, etc. etc. JL. a creación del mundo hay que reconocer que fue un acierto; pero si algunas cosas pudieran rectificarse, era cosa de formular una protesta, solicitando su inmediata abolición. Entre o t r a s modestísimas creaciones, ¿quieren ustedes decirme para qué sirven insectos tan insignificantes como la pulga y el mosquiste? ¿Han venido á llenar algún vacío, segúa Be decía antiguamente, cuando aparecía en la. palestra tra periódico? No sé que sirvan para otra cosa que para molestar, con una impunidad escandalosa. Además, el verano tiene para mí otra significación muy antipática, que establece una línea divisoria entre los pobres y los ricos: los primeros han de sufrirle con todas sus desagradables consecuencias; los segundos tienen en los viajes, en la frescura de las L. a primera toma playas, en los baños de mar, una condona- como trampolín para el saltar, sin perjuicio de ción. chuparle la sangre y de engordar á costa El calor es un revolucionario de la vida, suya; el segundo se entretiene en rejonear- odo lo trastorna le, amenizando el intermedio con stf molesg: 3 e ahí ha nacido la imprescindible nece- ta trompetilla. sidad de dormir la siesta; de ahilas inevi ¿No es esto una burla sencillamente intotables é imperiosas vacaciones del estío. lerable? I a- siesta, sin embargo, produce efectos Además, y por si el calor no fuese ya basdeplorables y hay muchas personas que tante amenaza en esta época, cae sobre to- cuando la duermen se levantan de un hu- das las capitales de provincia y cabezas de mor de mil demonios, como cupo mínimo. partido de mayor circulación una terrible Yo no sé en qué consiste; pero cuántas plaga de langosta literaria, que no otra cosa veces no habrán oído ustedes decir á las son los Juegos florales, con sus flores natu- señoras respectivas: ¡Ay, hijo, de qué mal rales y de las otras. temple te levantas! ¡Qué mosca te habrá piNaturalmente, sube la temperatura; porcado hoy! Y si es andaluza: ¡Josú, y qué que agreguen ustedes al calor reglamentamal arate tienes, hijo! Y de toáo esto es el rio elde la inspiración de los vates que acuden á estos certámenes, y es cosa de asfixiarse. Por algo Josué detuvo el sol. Se conoce que para decirle dos palabritas muy op tunas. Porque bueno es que Febo ejerza discretamente su profesión; pero, ¡caramba! que no abuse ni moleste tanto, ¡Cielos! ¿Se habrá hecho también conservador, como la libertad se hizo maurista? naflALDON. f VISTO Y OÍDO K N PLENA ASFIXIA Todo el mundo se queja del horrible calor que padecemos estos días. Ver á los gordos sudando la gota gorda, claro está, caminando lentamente por las calles, dándose aire coa el sombrero y mirando á los transeúntes, como bascando una palabra de conformidad, mueve á compasión. Yo no sé por qué el hombre, rompiendo con las conveniencias sociales, que casi siempre no tienen nada de convenientes, no ha reformado para esta época Su indumentaria á semejanza de las mujeres, Estaríamos tan cómoios y tan coquetones con unas blusitas vaporosas, caladas, con un viso de seda, para ocultar á las miradas del bello sexo la tentación de nuestros personales encantos! Yo ao sé por qué no hemos introducido SUCESOS POR LA CARIDAD... Florentina Iglesias Zapatero, dueña de un quiosco de flores establecido en el paseo de Recoletos, ha presentado una denuncia contra una muchacha de diez y nueve años, Soledad Vilches, á quien por caridad recogió en su casa hace unos cuantos días. ¡I i muchacha vino contando una historia fantástica, diciendo que era Mja natural de un embajador y una marquesa, los cuales la tenían abandonada y la negaban toda lase de auxilios. Florentina se apiadó de su situación y accedió á que se quedara en la casa. Pero á los dos días empezó á llover sooie único responsable el calor, y nada más que Florentina cuentas y facturas de trajes y el calor, origen de toda molestia. zapatos y ropa interior, un equipo comple ¡Bendito sea el invierno, y mil veces ben- to, que Soledad había ido comprando en didito! versos establecimientos á nombre de su pro. Aunque HO sea más quejpor jaolestar á tectora,