Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 28 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG, 5. antaño propensos ¿I la aventura porque te- León, y el otro, á las obras que se realizarán suelta de palomas, tropas en las calles, coltiían poco que perder. en el Palacio de Bellas Artes para instalar gaduras en los balcones, recepción brillan (H La fábrica, la mina, la granja, con todas en él la Escuela Central de Ingenieros In- te, comparsas infantiles, fiestas alusivas... Pero esto era entonces. Después vinieron á las conquistas de la ciencia, harl pacificado dustriales y sus dependencias. los espíritus y han domado la voluntad. El Sr. González Besada salió del Consejo comprender las autoridades que con los 1 Esas masas que le veneran y hasta le acla- á las siete, una hora antes de su termina- arcos de triunfo y las sueltas de palomas no man cu una jira campestre vuelven en se- ción, porque tenía que ir al ministerio á se conseguía otra cosa que molestar á loa Reyes; éstos, por su parte, dieron á comguida al trabajo, que les proporciona bien- firmar. estar, y piensan en extender, en crear, más Los minibtios juraron que en el Consejo prender que los homenajes no les hacían que en destruir. 110 se había hablado una sola palabra de del todo felices y que lo importante era veranear tranquilamente, sin bullas ni maniSi de la noche á la mañana e encontra- nolítica. festaciones. sen sin trastornos, sin conmociones con su CORREOS Y TELÉGRAFOS suetio trocado en realidad, bien; pero la p Ahora el Rey viene á San Sebastián de ie la Gobernación, siguiendo aventura, el cambio de lo incierto por lo se- en sus propósitos de mejorar cuanto improviso, como un señor partieuiar. Una guro, la probable ruina, la resurrección de pueda los servicios de comunicaciones, llevó semana antes se hacen calendarios alredelos horrores pasados, no. al Consejo de ayer un expediente, que fue dor de su llegada: llega hoy, llega mañana, D. Jaime, por lo mismo que es ilustrado aprobado, sacando á pública subasta la llega pasado mañana; por fin, llega, y salen y que vive la vida moderna, pensará que construcción de 50 coches- correos para fe- á recibirle los prohombres, los del elemento oficial. Se ven en la estación una docena de aquellas buenas gentes piensan 1 bien y que rrocarriles. una docena tes ya una quimera esperar que el pasado En la subasta se admitirán propuestas de levitas, una docena de sables, campana. Se llegue á. ser una reconquista para el por- casas extranjeras, y cuando esté construido de condecoraciones. Suena la tren. Sale el Rey enfundado venir. dicho número de coches se harán más, has- detiene el de viaje de color azul, se quita en un abrigo la ta 250. blanca de yachlman, somíe, camina Se propone el Sr. La Cierva que en breve gorraápaso por entre la multitud oficial, reesté instalado el nuevo casillero para apar- paso unos cuantos apretones de manos, tado público, estilo americano. Cada, abo- parte cuantas sonrisas, 3? después de todo nado tendrá la llave de su caja, y á cual- unas que no puede ser más natural, el Rey quier hora del día podrá ir á recoger su co- esto, montar en su carruaje y se larga caCONSEJO DE MINISTROS logra r oiiatjo ó Consejos, porque ayer hubo dos, rrespondencia. sido anunciada la subasta mino del palacio. También ha La ciudad apenas ¡se ha enterado. Sola aunque, á creer lo que dijeron los ministros, y para dudar de ello no hay motivo, para adquirir bicicletas destinadas á los re- mente los madrugadores, al ver pasar las partidores de telegramas. y los sables, calculan el Rey, en fio fueron más que dos en uno, y, además, A estas íeforinas seguirán otras muchas levitas llega hoy. Pero los queque han enteraefecto, se ¡puramente administiativo, que tiene en estudio el Sr. La Cierva. do de veras son los chicos. El maestro les 1,1 primero, ó la primera parte del mismo, NOTICIAS VARIAS ha dicho de mañanita: Ea, picaruelos, hoy empezó á las nueve de la mañana. A la salida, los ministros manltestaron 1 os inmibtros de Gracia y Justicia y Gue- llega S. M. el Rey; podéis marcharos á reque habían examinado numerosos expe- rra ee proponen descansar una tempo- cibirle. Y los chicos se marchan; y como para ellos no puede haber dos cosas que su (iieates, y que, como habían quedado otros rada, ausentándose de Madrid. muchos sin examinar, volverían á reunirse El señor marqués de Figueroa irá á J ali- peren en grandiosidad á la entrada de un por la tarde, alas cinco. cia unos días, y el general Primo de Rivera Rey y á la exención de las clases, salen co- -Nada de política- -añadió el 8 r, La Cier- pasará casi todo el verano en sus posesio- rriendo y le tributan á S. M. el recibimiento va- -y no se alarmen ustedes por la dura- nes de Robledo de Chávela; pero hará fre- más caluroso. ¡Viva el Rey- -grita uno, -y pión del Consejo ni por la reunión de esta cuentes excursiones á Madrid todos responden con entusiastas ¡vivas! Y arde, Tenemos mucho trabajo atrasado... Es posible tambiéc que vaya á Viohy el con la lengua ftifra, con los rostros encendidos, van los chicos escoltando el carruaje Algunos ministros, como el general Pri- ministro de Hacienda. del Rey hasta dejarlo en el mismo palacio de Rivera, ni siquiera llevaron asunto no al Consejo. C e ha hecho cargo de la administración de de Miramar. Sr. Ferrándiz sometió á la deliberación la Gaceta de Madrid el ministerio de la Después el Rey agarra un automóvil y se de sus compañeros la creación de una Jun- Gobernación, por haber rescindido el con- dedica á errabundear por las carreteras, f ta consultiva para asesorar al ininistro en trato que tenía con el Estado la Compañía) mientras los chicos que le acompañaron se lo referente á la Marina mercante. Y de la Arrendataria. f van á las heredades á hurtar fruta. ¡Presidencia se estudiaron varias competen 1 í. M. a SALAVERR 1 A u a salido para San Sebastián el presi- dente del Consejo de Estado, señor I uego, á las cinco du la tarde, con un sol marqués de Pidal, acompañado de su dis de justicia y un calor senegalino, vol- tinguida familia. i vieron á reunirse los ministros. I a Gacela ha publicado dos Reales deere- t Todos iban vestidos con americana y tos del ministerio de Estado, conce- I a Prensa vienesa refiere una anécdota sombrero de paja, menos el Sr. Sánchez diendo el Toisón de Oro á los generales? reciente de la incomparable diva maBustillo, que, además de ir enfundado en su Sres. López Domínguez y Primo de Rivera. drileña. buena levita y cubierto con el horrendo Aun canta, todavía se hace oir, todavía sombrero de copa, llegó en coche cerrado. promueve espontáneamente y escucha ruidosas ovaciones. Terminó la reunión á las ocho, y, según afirmación de los ministros, todo se había Ahora se encuentra en Carlsbad, en un reducido al despacho y á la resolución de PERTURADELASESION El Rey D. Al- pintoresco hotel, con su esposo, el barón de un aiimero infinito de expedientes, muchos- fonsoXIIIha Cedes trom. de 1 os cuales no merecen ni el honor de la llegado á San Sebastian; puede, por tanto, La otra tarde, como pasasep por allí al publicidad, decirse que la estación veraniega de esta gunos de los que en Carlsbad han fijado acSe trató del plazo para recoger la moneda hermosa población se halla abierta oficial y cidentalmente su residencia, se detuvieron ilegítima y no se tomó acuerdo, porque el solemnemente. Estaba ya todo preparado; el súbito, como encantados, al oir una voz arministro de Hacienda lleva la natural nego- Casino, la playa, los hoteles, las músicas, gentina y mágica que del hotel salía. La ciación con el Banco de España, y mientras cada cosa en su lugar y cada mirada puesta acompañaba al piano y en si aire vibraba ella no termine no será señalado el plazo en la vigilancia de los más nimios porme- la canción favorita de la diva, Monte sweet dutaute el cual podrá el público cambiar las nores; estaba todo preparado, desde el casco home. No tardó en aumentar aquel auditorio semonedas ilegítimas por las de cuño autén- estival de los guardias municipales, hasta la túnica verde con que las bañeras acostum- lecto. Cuando la voz divina teníalos á todos tico bran á sumergirse en lia Concha; pero falta- en un transporte extático, el barón de Cedes Este asunto será objeto de otro Consejo de mmifatios, que sj se celebra en esta se- ba la sanción íegia. Esta ha llegado, por fin, trom asomóse á uno de los balcones, miró mana estará presidido p ir el Sr. Maura, y y ahora podemos todos veranear descansa- é aquel aristocrático concurso y entró rápidamente. damente. Al punto la diva interrumpió el si no, por el Sr. Rodríguez San Pedro. ¿Que eómo suele llegar el Rey á San Se- canto, y una impresión tristísima se ayodetí? acordó el ihteinado de todos los alumbastián? Es muy sencillo. Antiguamente, en ró de todos. No se podía atribuir el corte de nos de! n Academia de Caballería. l mbi ¿u se tomó eí acuerdo de convocar los primeros años, la venida de la Corte se la canción sino á que la tiple hubiese mueruna subasta provisional para la impresión señalaba por una estupenda serie de cere- to de repente. monias y agasajos. Había de tributarse un Cuando el auditorio se disponía á acud- r de I t Gaceta l) c íustiuccióu pública quedaron aprooa- honroso, un caluroso recibimiento todos los en su auxilio, la Patti, en persona, se lo dos, los espedientes de importancia, referen- veranos, y las gentes se trituraban los sesos apareció en uno de los balcones, y sin ol tes, el uno, á la reparación de la catedral de en busca de amenidades: are? s de triunfo, ver al lado del piano continuó su o? anca INFORMACIÓN POLÍTICA jj LA VOZ DE LA PATD SAN SEBASTIAN A