Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES iy DE JULIO DE 1908. EDICIÓN i. a PAG. 14. Y MAESTROS orearnos con el ideal. N ecesitamos todos él viene á esta modesta Una bocanada de versidad de Alcalá, nadie mejor que él puede eontribuir á esta solemnidad con su portentosa erudición. El nos ha señalado las providenciales rehoja al publicar un cuadro que existe en laciones que existen entre los niños y los Madrid, debido al pincel de Goya. Repre- maestros. En la Universidad de Alcalá, los patrosenta á San José de Calasanz, al ilustre aragonés apóstol de los niños. I os discípu- nos por excelencia de los catedráticos vielos de aquel hombre insigne, los padres Es- jos eran los Santos, niños, Justo y Pastor. colapios, educan á más de ciento veinte mil ¿Tomaría San José de Calasanz, graduado en Alcalá, cariño á los niños al invocar á alumnos en todo el mundo Hállase la imagen del santo en la iglesia sus patronos? Reuniéronse en el Concilio de Trento los del colegio de las Escuelas Pías de San Antón, y la fotografía que reprodueimos se ha hombres más experimentados en ciencia, hecho como homenaje á un sabio maestro de enseñanza y gobierno; los que más se disla Facultad de Medicina, el Dr. D. -Benito tinguieron fueron los ancianos graduados Hernando, persona ilustre y modestísima, en la célebre Universidad. Entre ellos, los que ha rehuido toda demostración ostensi- padres Jesuítas I aínez y Salmerón, legados ble de sus amigos, aceptando tan sólo unas del Papa en dicha asamblea, después de las modestas postales que sus numerosos discí- sesiones recorrían las salles de Trento para pulos, esparcidos por España, le han envia- recoger á los niños eon el fin de enseñardo. 151 doctor Hernando es un entusiasta de les la doctrina y á rezar ante los niños nuestras glorías universitarias. Su discurso santos. en honor de Cisneros es un trabajo admiEs San José de Calasanz no sólo un saí. ifele. bio pedagogo, sino el más abnegado y geneAhora, que se trata de conmemorar el roso de los hombres. Durante la peste de cuarto centenario de la fundación de la Uni- Roma en 1596 va con San Camilo de I elis auxiliando á los enfermos y llevando S. hombros los cadáveres de los apestados. Fue entusiasta admirador de Galile y cuando éste se hallaba perseguido y ciego, le acoge cariñoso, pone á su lado al P. Castelló, provincial de la Orden; hace que los Escolapios de Florencia le cuiden y designa al P. Setimii para que le airva de amanuense, a c o m p a ñ á n d o l e iasta sw muerte. Pidiendo limosna, luchando con grandes dificultades, logró fundar sus escuelas y la Orden religiosa que tanto bien ha hecho entre los niños pobres. ¡Cuántos hombres de mérito deben su fortuna á las enseñanzas gratutitas de las Escuelas Pías! El cuadro de Goya es admirable. En él la figura del santo aragonés inspira verdadera devoción. En la composición total bien se echan de ver los habituales modelos ua inmortalizó el pintor en otros lienzos. Es indudable que la positiva grandeza de nuestra patria está relacionada con la protección que se dedica á la infancia, educándola y enseñándola. Precisa que, al recordar la obra del gran Cisneros, reproduzcamos muchas de sus fundaciones útilísimas. Acuella paternal solicitud por los estudiantes pobres se ha olvidado casi completamente, y ahora más que nunca está necesitada la juventud de celosa tutela. Instintivamente nos lleva la imaginación á Granada, donde hizo sus campañas de maestro el doctor Hernando, y donde su gran amigo el P. Manjón ha creado un vivero de hombres de bien en sus escuelas del Are María, establecidas en un lugar donde anidaba la ignorancia, la miseria y el crimen. El doctor Hernando, amantísinio de la euseñanza, y por lo tanto amante de los ni: ños, ha hecho curiosos estudios psicológicos de la gente menuda, especialmente la que vive en la región andaluza. A poco de llegar á ranada preguntaba por la calle de San Juan de Dios, donde está la Facultad, á un chicuelo, el cual le dio por panto de orientación una esquina donde está la cos, los sitios estratégicos son siempre aquellos en los cuales hallan, como los hombres, el personal deleite. Y, sin embargo, cuando el bondadoso profesor veía en Puerto Real agrupados á los chiquillos ante los puestos de golosinas y de muñecos artísticos, al darles á elegir, preferían las populares figulinas. El niño san instintivamente b 3 ca lo bello. Gran responsabilidad tendrán los que puedan proporcionárselo y se lo nie guen! En estas mismas eolumnas, hace algunos meses, euando el doctor Hernando solicitó su jubilación, sin citarle, recordamos la deuda que la España científica tiene con él, y le dedicamos un cariñoso saludo. Poco después, la Real Academia de Medicina y la Facultad llevaron al Gobierno una solicitud pidiendo para el venerable maestro la gran cruz de Alfonso XII, destinada á recompensar, bien modestamente por cierto, á los profesores ilustres. Sea cual fuere la determinación del ministro, bien puede afiunarse que la por otros codiciada condecoración no satisfará tanto al doctor Hernando como el tierno y cordial homenaje que se le ha hecho regalándole una copia de su santo predilecto, aquel alumno de Alcalá que fmé graduado ante los santos niños Justo y Pastor, patronos por excelencia de lo catedráticos viejos é mmtiles. ¡Dios le conceda muchos años de vida para traer á la mente de las nuevas generaciones el vivo recuerdo de las glorias pasadas, tan dignas de ad miración y respeto! tienda donde se venden rosquillas. Para los chi- JjQ K U t CALASANZ CU ü Q.