Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L. UNbS 17 DE JULIO DE 1908. fcDICION Di CORRIDAS DE EN MADRID OROS Mcjitio saca con la raano d estoque y cle cdbe la ala Pa iiwi cJ valor, -F, l profe- or, Fy I Jltio. 1 1i o M- -i A ias ciic- i i truc, y con más público qu j jy r n. ii Io. sin duda, por la novelar ¿e r oís. desconocido en esta nlaza ji el aLciente de un ganado de fama, da coi. i tEZo la corrida. I iid 2 pe en efecto, seis novillos de Veragua por las cuadrillas Je Pl tente, Pazos y Mojiio Chico, naevo éste, como decimos, Ateutúio, cárdeno, salpicao, gomo y ae pre ciosa lámina. Platerito le da varios Unces, y el toio, qre e- s grande, bravo y de poder, arremete contra la caballería, dejando en tus momento dos potros fueia de combate. Toma otras dos puyas y despena otros dos jamelgos. Mal día para el contratista y bueno para el duqae de Veragua, que preen Madrid. sencia la lidia ilesde un palco, Dos vinas, más caballos menos para u á c e s c el i spsjo y se Ja suelta á GtaiJ- los Monje. Tota! y dosacémilas en la aiena. seis zo, cárdeno, sardo y mogón del izEl público aplaude al ganadero. quierdo. AreiMiio entra otras dos veces más Sale rematando en las tabla? y en un piqueros y mata otro jaco. ¡Y van siei- á los momento limpia de gente el redondel. El presidente, que parecía dormido, camPlatt rito, de verde y oro le para los pies Vilehes y con irnos lances un poco movidos, que se bia al fin el teiclo, y salen deja un parBonifci con los palos. El primero caído aplauden. delantero, y el segundo uno de frente, que se Giahho, que es bravo y de mucho poder, aplaude. se acerca cinco veces á los picadores, derri- y terminaRepite Vilehes con otro aceptable, Bonifa con uno al sesgo de los de bándoles cuatro aparatosamente y dejando ni ¿ni a. dos jacos para el arrastre. Platerito brinda al se A pesar de esto, Guiui. o pasa al segundo dirige al bicho y, trasduque de Veragua, sin una faena corta y tercio sin un puyazo de castigo. atiza un Bonlfa después de dos salidas en lalso, lucimiento, de toro! bajonazo ignominioso. ¡lástima pone un par malo ai cuarteo. Aceituno cae, y el duque arroja un billete Vílcries deja otto delantero, que se aplau- del Banco á Platerito. de, y repite Boniía con uno bueno. El públieo silba á mas y mejor Platerito da varios pases sin conseguir parar al animal, y aprovechando da media 1 ras un entreacto larguísimo, pues hay estocada atravesada y un tanto caída. que arrastrar los siete caballos y el toro, Bonifa saca el estoque, y Granizo se echa sale Moñudo, negro, listón, mogón del izcuando Platerito se disponía á entrar de quierdo. nuevo. i Pazos le da unas verónicas que se aplauEl puntillero ac. erta á la pruiKi den de buena gana, y oye nuevamente pal (División de opiniones. mas al hacer el primer quite. Moñudo toma OÍ o ic c; jabónelo claro, mogón del de- pero demuestra con voluntad cinco puyazos. 13 menos poder que el anterecho. Pazos le saluda con unas verónicas, pa- rior. Queda sando y estirando los brazos á ley. (Muchas arenque. en la arena una sardina v no palmas) Platerito arranca la Acosándole mucho, tomó el bicno tres pu- coloca la montera en divisa á Moñudo. le yazos, ocasionando una bafa en las caba- monerías que le valen el testuzj y hace otras palmas, llerizas. digno Bizoqui coloca un par de frente, y el Hú- deEn el segundo tercio no hay nadabandemención, pues los jóvenes de las sar otro, del que se cae un palo. Bizoqui ieja otro par superior, que se rillas cuelgan tres pares con la rapidez que e aplaude justamente, y Pazos se va al toro, desea. Pazos da pocos pases al veragüeño, pues, y tras una faena de muleta brevísima, da por lo visto, tiene ganas de acabar, y cuanun pinchazo en hueso. Dos pases más, y entrando bien da una do cuadra el animal entra para dar itn pinchazo en hueso. estocada hasta la bola. Entra de nuevo, dejando media delantera, Muchas palmas al joven P a z n que na y después de otros dos pinchazos en lo duro estado mi- y req letebién. agarra una estocada que se le aplaude. Saca el estoque y descabella á pulso al r oiaceto, negro entrepelao, bragao. Al sav- lir siguen Jas palmas á Pazos, y esto es primer intento. Muchas palmas y regalo de causa de que el toro llegue donde el mu- un espectador, á quien Pazos le había brinchacho se hallaba dando las gracias al pú- dado la muerte del toro) blico y le obligue á tomar precipitadamentelas tablas, cayendo al callejón de cabeza Vio! qve ¡o, negro, bragao, mogón QC loa dos. Es más pequeño y de menos poder que y quedando tendido. los anteriores, siendo por esto recibido con En brazos de los monos es conducido Pa- pitos generales. zos á la enfermería, pero sale poco después El toro cumple, sin embargo, en varas, y con la mano izquierda vendada. el edil cambia de tercio rápidamente. El público le recibe con aplausos t o chicos Cotareio toma cinco puyazos, propoieio- lidass en falso, de Mojino, previas varías saparean por lo mediano, nando tres caídas, una de ellas terrible, y debutante vuelve á tomar los trastosy el de mata dos pencos. Mojino se adorna en quites, demostrando matar. algunos pases naturales, dos esi leDa buen estilo. Los rehíletelos cumplen pronto y bien su dondo, y sin parar ni esperar á que el bicho sometido, y el debutante, de café y oro, to- cuadrara entra, dando un pinchazo en lo rea de cerca y sin perder la cara al bicho, y duro. de nuevo, dejando una estocada de Entra cuando cuadía Coraceto entra Mojino, dan- travesía, y sin sacar el arma SP tira otra vez, do un pinchazo en hueso. Nuevos pases para otro pinchazo, sietsdo dando una perpendicular. acabó la función, Descabella á pulso, y se enganchado y lanzado á gran altura. MANOLETE Tercer pinchazo y tercer trompicón, pues no sabe entrar á. matar. x Media en lo alto, saliendo reDotado. praU. -dLultaüvos: Qumto pinchazo sin consecueneias, afor- Durante la lidia del segundo toro ha tunidainente, v una hasta la bola en su ingresado en esta enfermería el picador sitio. Joaquín Aparicio, con una contusión ea la, T urante la lidia del cuaito to o lin. nr re saao en asta enfen tejía el ban i nüero Federico -iiis i i1 con vvv. rarvií, del radio izquierdo o it o Pia. da i irni íor, lesión cae e impide c crii fiT la líe. j- -J 1 profe- or AV EN VISTA I ididronse sois nowlios clu D, L, stcb ¿lil lernÁudez, par Jioui, Ooidlto j Jleveite II. Moni iiL- o en t, u primo o una faena nada recomendable. Entró de mala nid- iua. pinchó tre o ve es en lo duro y terminó coa el bicho de üicdia estocada delantera. Hubo palmas y pito- írúá pitos que palmas. En el que coriespoi dió á Reverte 11 tampoco vimos nada bueno, pues paso con bastante desconfianza y entró desde Córdoba, para dar media caída y delanteia que no íué suficiente. De mala gana siguió dando télemeos, y cuando ya el público se impacientaba, entró de nuevo, dejondo metba estocada delantera. El bicho no se echaba, y vino el aviso. Afortunadamente, ue tó al s aiiJ. o inteato el matador. En el cuarto de la tarde tampoco se lu; ió, jites al contrario; toreó despegado, y cuando llegó el momento de matar dio un pinchazo sin soltar y medu. baja, saliendo perseguido El toro se echó para que el pujtilleio ensañara. Como se veiificó. (Pitos. Al último, que era cáideno obscuro y- i llamaba Fíentelo, púsole un par de banderillas corlas en süta, y fue ovacionado, Al matar mostróse algo más sereno y valíente que en los anteriores; pero entió wiv mal y no consiguió hacei. se aplaudir. Dio un pinchazo en hueso y rnedií delantera. Gordíto pasó de muleta á Gu gdiHiHj, jue así se llamaba su piiruei toro, con bastante desconfianza, pero las dos veces que entró á matar hízolo bien y con valor. Dio media tendida y contraria y otra media superior, descabellando al primer m tentó. Y hubo aplausos. Al quinto de la tarde (segundo SUJOJ, púsole Gordito dos pares de banderizas cpie entusiasmaion á la afición. Después tomó las armas toxicidas y realizó una magnífica faena de muleta, haciéndonos concebir risueñas esperanzas. Al entrar, sin embargo, desvióse de la recta y dio un pinchazo, saliendo peí seguido. Más pases, ya sin tanta tranquilidad, y entró de nuevo, dejando media estocada en lo alto. El bicno cioDio y se oyeion palmas. D everte II, que, como el iia anterior tu Madrid, quiso pone, cátedra de recortes capote a! brazo, fue enganchado p s t Garreto, toro que le correspondía matar, a) abrirse de capa y fue zarandeado horrible mente. Conducicto á ia enfermería, viósc qu Le nía una lesión que le irnposibilit h T e toreando. I cogida, dada la ignoraur. o c: t: ¡íesg g i tro, era fie esperar, pues ya el dio anterior tuvo al público cen eí abría e ¡i an hilo toda 1 la tarde y se libró de n ¡sámente. paite iacuiiativo. cinco milagro- Durante el primer tercio cié i uYia del tercer tero ha inglesado en L ciikr-