Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 26 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. Un ¡ah. general, unánime, de satisfactel de San Gil, donde los columpios, los ctío- vivos los cines y los pin pan púa ción resonó en todos los ámbitos de la Cáhicieron las delicias de las gentes aue nece- mara. La minoría conservadora lo atribuyó á nuestra tribuna. Se volvió, nos increpó, sitan poco para divertirse la mar. Por si era poca fiesta, el siempre risueño contestamos, cruzáronse frases violentas, Chamberí prolongó su verbena del Carmen, abandonamos la tribuna. y hubo sesión sey hubo en aquella alta barriada holgorio y creta. En ella hablaron los diputados periodisalegría al por mayor. Día grande el de Santiago para su ahija- tas. Resultó que allí no había pasado nada. Pero lo que pasó, luego de reconocerse da España ¡Primer día sin sesiones de Cortes, de doscientas y pico- -y picos podría que la falta de respeto no había partido de decirse con más propiedad- -seguiditas, sin nuestra tribuna, fue que en mucho tiempo ningún periódico consignó nada de lo que descansar! ¡Día grande para Madrid, sin sesiones de decían en las sesiones dos ó tres diputados, Ayuntamiento ni de Diputación, que inspi- los que más se distinguieron en sus violenran más temor que los excesos termométri- cias, siempre inoportunas, pero en aquella ocasión más, contra la Prensa. cos de Febo! El remedio fue como de mano de santo. Hasta fue tranquila la jornada en lo que se refiere á sucesos criminales. Un suicidio, Poco desoués éramo ico menos que cano- porque estas desgracias no dejan de ocurrir nizables. AEMECB. aunque sea día de fiesta universal; un accidente del trabajo, y una riña entre dos hombrecitos de ocho años y seis, respectivamen- A TRAVÉS te, para que se enteren ustedes de que la L ndres- ii- Vll- ijo 8. sangre brava htrve aquí desde la más tierna DE LA FRONTERA infancia. Dos ó tres riñas, efecto del calor ILLONARIOS SIN Augusto Goldschdel vino, etc. midt es un joven Y con estos detalles y con la nota de una SABERLO de v nueve noshe calurosa, cierra la crónica de uno de años, francés, camarero en el e i n t i Meuller, café 1 AS VACACIONES H a n comenzado los días más bochornosos, y acaso, por lo de Versalles. Su mujer, también joven y ayer las vacaciones mismo, más tranquilos de Madrid. también francesa, es cocinera en la propia parlamentarias. Puede que tengan razón casa. los que tanto porfiaron por conseguirlas. Los apuros que ha pasado este joven maNOTAS SUELTAS No por necesidad de descanso- -que las trimonio por la escasez de sus salarios no labores parlamentarias no son, ciertamente, son para referidos. El año pasado la mujer ¿e las que aniquilan, ni aun contándose por estuvo enferma. Los gastos fueron extracentenares las jornadas, -pueden resultar ordinarios. El matrimonio empeñó hasta útiles las vacaciones, sino como medio de las pestañas. que los legisladores se orienten sobre los Para economizar se trasladó á París para magnos problemas que quedan sobre la 1 a diferencia entre la tarde del sábado y mesa al recorrer los pueblos y pulsar la opi- la del viernes en el Congreso era ayer habitar una modestísima casa; pero diarianión, esos pueblos y esa opinión que no son la misma, poeo menos, que la que habrá en- mente y con toda puntualidad iban marido los que se ven ó se suponen desde Madrid, tre la temperatura que reina y la que reine y mujer á cumplir sus deberes en Versalles. Días pasados hubo alarma en el café. El y menos desde el Salón de Conferencias del por iguales fechas de Bnero. En el buffet, un dependiente de la casa matrimonio no se presentó. Congreso. El dueño del café, temiendo alguna des Si viendo de cérea sus necesidades, si es- dormitando. En el salón de conferencias, cuchando sus aspiraciones, si palpando sus media docena de asiduos concurrentes ron- gracia ocurrida á tan excelentes servidores, aptitudes para ejercer los dereehos que se cando con el mayor de los estrépitos. En les telegrafió preguntándoles qué les suproyecta reconocerles, traen en la otoñada los escritorios, unos cuantos diputados re- cedía. La contestación tardó dos horas. Decía un juicio exacto y firme sobre la eficacia de zagados despachando su correspondencia. cuanto se va á hacer, el veraeno estará bien En un extremo forman grupo, ea animada lacónicamente: Somos millonarios. empleado y las vacaciones resultarán un tertulia, dos ó tres diputados periodistas y dos ó tres periodistas no diputados. ¡Se han vuelto locos! -pensó el amo, positivo y práctico beneficio. Pero si el interregno ha de ser una pro- Julio Burell y Lombardero llevan la voz confirmando así su temor de que les hubielongación de la vida política de Madrid lle- cantante. Recuerdan incidentes ocurridos se ocurrido una desgracia. Sí, sí, ¡buena desgracia la suya. vada á las terrazas de los casinos, á las ter- en la Cámara y análogos al de anteayer. El La señora de oldschmidt (ya no se la tulias de los balnearios, á los paseos de las de Cabriñana, el de la caída de Martes de la puede llamar de otro modo) había heredado playas, entonces esa batalla librada en los presidencia. Nosotros recordamos otro que dio motivo á un tío suyo, muerto, no en América, donúltimos días de sesión parlamentaria será de se mueren, todos los tíos ricos, sino en un desengaño más para el país, que sufre á una sesión secreta de la Cámara. Fue hacia el año 1887. Presidía Martos. África, en el Senegal. las consecuencias de tanta imprevisión, de Actuaba de secretario Sánchez Arjona. Había muerto este pariente hacía diez y tanta ligereza, de tan insana ficción. Y hay, por desgracia, muchas probabili- Aquella tarde iba á hablar Castelar. No hay siete años, dejando una buena fortuna, y para qué decir cómo estañan las tribunas. desde entonces se habían acumulado los indades de que así sea. Pero Castelar no hablaba nunca antes de tereses, doblando casi el capital, en la aja las cinco. Para hacer tiempo se discutió el de Depósitos y Consignaciones. Total: dos presupuesto de Puerto Rico, haciendo uso millones en francos corridos de talle. j de la palabra el Sr. Rodríguez San Pedro, El tío era tío- abuelo de la mujer de Au f curre con los termómetros como con los diputado de la Unión Constitucional Anti- gusto. Nació en 1811. A los diez y ocho años relojes. No hay dos que marchen igua- llana. Todavía gozaba fama este buen señor se alistó como voluntario en las filas del les. Entre aquellos aparatos hubo ayer dis- de pesado en sus discursos. Ejército de África. Pasó siete años haciendo conformidad en punto á decirnos la tempeA los periodistas de la tribuna nos pare- servicio militar; cumplió y se quedó poi ratura que disfrutamos, empleando el verbo ció de perlas este debate. Mientras duraba, aquella tierra. Escribió los primeros años, disfrutar como irónica hipérbole. descansábamos ó cobrábamos fuerzas para no escribió después y se le tuvo por muertoKn cambio, hubo conformidad absoluta seguir luego la arrebatadora palabra del Murió en 1891 y dejó su fortuna á sus desentre los vecinos de la villa. gran tribuno. cendientes, sin decir quiénes eran. El calor fue de unas cuantas décimas mePrecisamente por entonces hacía faror en De averiguarlo se encargó un buen agen nos que el del frito. Apolo una zarzuela titulada Cuba libre. Ha- te de la curia, en combinación con un nota Todo lo demás que se les ocurra decir á bía v. n número que hizo popular Rosell. rio de Lyón. Practicó éste las diligencias los termómetros es pamplina para los cana- Bajito, muy bajito, á boca cerrada, le ento- necesarias hasta dar con la heredera; pero rios. nábamos los cronistas de la sesión, dirigi- con tanta reserva, que nada la dijo hasta el La fiesta fue general y de todo rigor. El dos por el simpático Soldevilla. Ni la Cá- día en que, presentándose en su casa, la Patrón de España no podrá quejarse de la mara ni casi las tribunas vecinas se ente- preguntó, poco menos: devoción que se le guarda. El Arma de Ca- raron de esta irreverencia filarmónica. ¿Es usted Fulana de tal? ¿Es hija de Zutaballería le festejó en sus cuarteles. La coloDieron las cinco. Termiaó el Sr. Rodrí- no y Mengana? ¿Sus abuelos se llamaban nia gallega, que en Madrid es de la más guez San Pedro, mejor dicho, quedó en el tal y cual? ¿Sabe usted que su abuela tenía crecidas, en las orillas del Manzanares. Me- uso de la palabra para otro día... porque ni un hermano que se marchó al Senegal? dio Madrid, en los alrededores de la iglesia entonces ni ahora termina un discurso de ¿Tiene usted los papeles en regla para jusdel Santo Apóstol y en los solares del cuar- una sentada tificar todo esto vaudemlles ligeros, que ni le entristecen la digestión ni le obligan á hundirse en reflexiones filosóficas durante l a representación. Mister Mangham se ha visto largamente recompensado... Los derechos de autor que cobra vienen á ser, por término medio, 300 libras por semana, es decir, unos 7.500 francos. Mister Mangham cuenta actualmente treinta y cinco años, y... ya podría retirarse de los negocios. Sin embargo, dice á todo el que le quiere oír que lo único que lamenta es el tiempo que perdió imitando el teatro innovador de los Shaw y los Pinero... Shaw. por su parte, ya le contestará en la próxima comedia que escriba, porque este señor escribe las comedias así y mete un discurso donde le parece, sin cuidarse de la forma teatral... Luego sus admiradores nos dicen que ese es el teatro innovador... Y ese teatro, en todos los tiempos y en todos los países, fue una lata. C. GONZÁLEZ CUFFORD CRÓNICA POLÍTICA M LA TARDE EN EL CONGRESO MADRID AL DÍA