Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO z 5 DE JULIO DE i 9 c 8. EDICIÓN i. PAG. 6. Por eso ayer, á la protesta de la mayoría y del jefe del Gobierno, se unió la noble y espontánea del Sr. Moret, que, como hombre de Gobierno y como jefe de un partido que ha de gobernar en lo futuro, acudió ea defensa del prestigio parlamentario. Por eso las demás minorías asintieron á cuanto se dijo en reprobación de la conducta del señor Sorianr Y por eso noy la opinión se asociará á las manifestaciones hechas en la Cámara frente á la actitud de rebeldía de un representante que, al faltar al respeto que merece el Parlamento, falta también al respeto debido á lo que éste representa: á la Nación. ACUERDO DE LA CÁMARA fue recogido delante de la puerta grande, al El Sr. BUGAl, L, AIv espera que la correc- pie de uno de los leones de bronce, un veción que se imponga al Sr. Soríano por la nerable anciano que apenas daba señales de vida, limitándose á proferir prolongados Cámara sea inmediata. El Sr. BEI TRAN: Todos saben que entre y lastimeros ayes de dolor. Socorrido en seel Sr. Soriano y yo media un abismo políti- guida, no se pudo, sin embargo, establecer co. Nadie puede dudatlo. Pero honrada- su identidad; pero hay indicios para creer mente debo deelarar que si es cierto que el que el infeliz doliente era el régimen parlaSr. Soriano estuvo inconveniente en sus mentario, tal como había resultado de la palabras, éstas eran contestación á otras in- 1 matinée celebrada en su propia casa. También el Ayuntamiento celebró sesión aceptables del ministro de la Gobernación. (Grandes protestas en la mayoría. El señor ayer; pero, ¡ay! no fue la última, como la Beltrán intenta hablar nuevamente y la ma- del Congreso. Tampoco fue de espectáculo. yoría le interrumpe. Entonces el Sr. Beltrán Se discutió sobre la venta de un solar, en la que, según manifestación de un concejal, se sienta. El Sr. SIIvVEIvA: Pido que se lea el ar- pierde dinero el Ayuntamiento, cosa verdaderamente inverosímil tratándose de nuestículo 103. tro El señor PRESIDENTE ordena su lectu- sas, Municipio, y se acordó, entre otras coque las fábricas establezcan aparatos ra, y el secretario Sr. Castell lo lee. evitar los daños Se refiere el artículo á la celebración de fumívoros para No está mal eso; que producen los humos. pero si han sesión secreta. hacen El Sr. Sil, VELA recuerda antecedentes de ser combatidos todos los humos quecantidaño en Madrid, según los cuales se ha celebrado sesión se- dad de fumívoros ¡va á ser menuda la necesarios! creta en diferentes casos en que surgieron Sucesos de la comí ó de la delega hucuestiones que afectaban al decoro de la Cábo pocos, afortunadamente; los agentes de mara. 1 Estima que en este caso procede celebrar la autoridad pudieron dedicarse á recoger sesión secreta y luego dar cuenta de los mendigos, pero no se dedicaron. ¿Para qué? I (as calles de Madrid están ya, poco más ó acuerdos tomados. I,o s Sres. INÓRENTE y ROMERO ma- menos, como haee tres meses: invadidas de nifiestan su opinión, contraria á la celebra- pobres que molestan á los viandantes con ción de sesión secreta, por eslitnar que, ha- sus pretensiones. Se conoce que los señores biéndose desarrollado en público toda la de I, a Matritense andan en coche, como el señor alcalde, y por eso no se dan cuenta cuestión, en público debe ser resuelta. El Sr. BUREIjI Considero injusto é in- de lo que ocurre por esas calles de Dios. oportuno que se trate de juzgar al Sr. So- Pero, en cambio, llegarán á dársela de lo que ocurrirá por la suscripción. riano en sesión secreta. Rumores. Por la noche, verbena de Santiago en los Jamás se ha apelado á tales procedimientos no tratándose de cuestiones de grave- solares de San Gil. Mucha animación; predad extrema y que verdaderamente afecten sentación oficial de las sandías de la temporada, y paren ustedes de contar. al honor del Parlamento. Aquí debe tenerse en cuenta tan sólo lo que previene el art. 152 del Reglamento para cuando se pronuncian palabras malsonantes ó que afecten al decoro de la Cámara. (I a mayoría interrumpe fuertemente v C L ESCÁNDALO PAR- Por separado daal orador. El Sr. BUREU, termina su discurso inLAMENTAR 1O TMos. c u? nta de sistiendo en que sería injusto ir á la sesión los i n c i d e n t e s secreta. ocurridos ayer en la sesión del Congreso. El señor PRESIDENTE: Se v a á dar lec- Aquí, á guisa de crónica, un breve comentura de una proposición de la presidencia. 1 tario. Expectación. Es ciertamente curioso y triste á la vez El secretario Sr. Castell lee la siguiente: que los elementos que por sus ideas deben ¿Acuerda el Congreso consignar la re- ser los primeros defensores del sistema parprobación más absoluta y enérgica sobre la lamentario, que es fruto de la libertad y conducta del Sr. Soriano negándose á acce- signo de progreso político, resulten los que der al requerimiento unánime de guardar con más frecuencia le maltratan y le desen los debates el respeto debido al decoro acreditan. Este hecho indiscutible se ha de la Cámara, del Gobierno y de todos los visto más patente en estos últimos días de señores diputados? sesiones de Cortes. Y, por si alguna duda había, surgió ayer Así se acuerda. I,o s Sres. INÓRENTE, ROMERO y BU- el incidente Soriano, que, reprobado y todo REIX protestan de la proposición, y el úl- por acuerdo unánime de la Cámara, no deja timo dice que sólo como señal de respeto á de ser un golpe rudo para el sistema. Porque se da la peregrina ocurrencia de que los que la presidencia puede aceptarla. El señor PRESIDENTE: Queda termina- son francamente enemigos del régimen, hasta el punto de declarar que le abolirían si do este incidente. Se despueblan los escaños, y en medio de triunfase su causa, le respetan y le practican; ua barullo enorme, que tarda largo tiempo mientras que los que, á título de sus radicaen aplacar la campanilla del presidente, se lismos, le defienden como necesidad de los tiempos presentes, le maltratan sin piedad. entra en el orden del día. El parlamento no puede ser, no, lo que ayer presenciamos, lo que hoy comentará España entera. No rjuede ser la musa de la insolencia, como decía ayer el Sr. Bugallal, 1 os termómetros dijeron ayer que á la la que inspire á los parlamentarios. No pue sombra hacía 36 grados de calor. Som- de ser la procacidad de lenguaje arma de bra hacía en el Congreso y el calor subió á las lides parlamentarias. No puede erigirse muchos grados más. I,o s escándalos, gor- en catapulta de derribar Gobiernos ó minisdos, ó no darlos. El de ayer se hará fa- tros la frase mordaz, la injuria, la violenmoso. Tuvo poco público, porque nadie cia. No habría situación posible, conservapodía pensar que en la última sesión de dora ó liberal, si á un diputado adversario la temporada iba á organizarse tal espec- le bastase la pasión para derribarla; como táculo; pero, en cambio, hoy se regocijará no la habría tampoco republicana el día que mucha gente leyenáo los mil y uno inci- un enemigo del régimen republicano arredentes estrepitosos que se sucedieron eomo metiese con palabras inconvenientes contra uno ó varios ministros de aquella forma de en sesión cinematográfica. Por cierto que á última hora de la tarde Gobierno. R L PROYECTO DE RE COGIDA DE LA MONEDA CONCLUSIONES Para que escuetaraen te resalten ios rasgos distintivos de la solución monetaria que como inmediata ha propuesto ABC, desarrollándola en anteriores artículos, conviene sintetizarlos diciendo que esencialmente requeriría recoger toda la moneda de cinco pesetas, legítima é ilegítima, sin volver á hablar de diferencias de una á otra; canjearla al efectuar la recogida por vales de plata totalmente garantidos por la plata misma y la responsabilidad del Estado, bajo cuya custodia quedaría aquélla; mantener la circulación monetaria constituida en dicha forma (acreditada por la experiencia en diversos pueblos de condiciones morales y con necesidades industriales y mercantiles sumamente diferentes) en tanto no se tuviera certeza de que el retorno al régimen metálico no produciría hechos análogos á los que hoy perturban el mercado monetario, y absteniéndose de desmonetizar moneda alguna hasta que un meditado estudio, hecho con la base que hoy falta, indicara, cómo, cuándo y en qué cuantía conviniera adoptar tal determinación. Prescindiendo de otras, detalladas en artículos anteriores, serían ventajas primordiales é indudables de nuestra solución: acabar radicalmente con la alarma y la amenaza de la depreciación, lo cual no han conseguido la Real orden aclaratoria ni el proyecto de ley presentado á las Cámaras; hacer absolutamente imposibles las acuñaciones clandestinas; no producir en los presupuestos el déficit que de otro modo se nos viene encima; proporcionar datos necesarios y seguros para abordar de una vez, cual es preciso, pero con el debido pulso y conocimiento, el problema completo de nuestros cambios y circulación monetaria, á fin de resolver si será conveniente aspirar al régimen de monometalismo en toda su pureza con patrón oro, ó á un bimetalis mo confeccionado como el de I, a Unión I, atina. Ni la apreciación de ello, ni la del momento y modo de realizarlo, puede ser por nadie juiciosamente hecha sin el conocimiento y análisis de muchos extremos, que únicamente la solución por A B C propuesta es susceptible de poner en claro C O N V E N I E N T E Con referencia á perV A C L A R A C J O Ñ sonas que pasan por entendidas en asuntos monetarios, dice un colega que mienV unas se muestran conformes con CRÓNICA POLÍTICA MADRID AL DÍA