Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y mmm TELEFONO casi inadvertidas á los ojos del público por- cultades. Y no hay manera de protestar, n a que éste es escaso. Los ingleses han puesto turalmente. 1,0 único que se puede hacer su amor propio en el triunfo. y quieren que es lo que hicieron ayer los italianos, que de este torneo salgan vencedores los equi- acordaron entre ellos dejar á uno que coI A SEMANA La cuarta olimpiada se pos británicos para que urbi et orbi se sepa rriera libremente y ios demás se dedicaron aguó... Daba pena ver que no hay mejores campeones de polo, de á entorpecer la carrera á los ingleses, ue este colosal anillo construido para contener golf- de lawn tennis, de ciclismo, etc. etc. que no protestaron, por aquello de que donde las 80.000 personas cómodamente sentadas y los campeones ingleses. Y aquí se está po- dan las toman y callar es bueno. otras tantas en pie... Porque la lluvia, el niendo en práctica aquel viejo grabado de De esto ha resultado que ganaron la caviento y, en general, el pésimo tiempo que la cucaña, popularísinio en España. ¿Le re- rrera un francés y un italiano, mediocres en landres disfrutamos ha hecho fracasar cordáis? Son tres cucañas: una inglesa, otra corredores ambos, y si la lección no la aproesta glorificación, del sport, que se había francesa y otra española. En la cucaña in- vechan los ingleses, me parece que estas A B C EN LONDRES MR. FALLIERES EN COPENHAGUE EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA FRANCESA Y EL REY DE ¡DINAMARCA, A LA LLEGADA DEL PRIMERO A LA CAPITAL anunciado como el clon de las fiestas de la Exposición franco- británica. Sin embargo, el desfile fue brillantísimo, Mamando la atención principalmente el equipo finlandés, único que se presentó sin bandera, porque á última hora el Gobierno del Zar prohibió terminantemente que la bandera saliese de aquel territorio ruso. Los finlandeses hiriéronse doblemente simpáticos, y si la Arena hubiera estado llena, la ovación á Finlandia quizá se hubiese convertido en un acto político poco agradable para los desacertados ministros del Zar. Pero en esta cuarta olimpiada están ocurriendo cosas muy divertidas que pasan glesa todos están ayudando á subir á UÜO. En la francesa hay un círculo de gente viendo al excursionista y ni le ayudan ni le entorpecen. En la cucaña española la gente tira de las piernas y da puñetazos al que intenta subir, haciendo la clásica tarea del perro del hortelano. Pues en la cuarta olimpiada se da el mismo caso. Colócanse en orden de salida los corredores ciclistas, por ejemplo. L. os hay de todas nacionalidades, y, apenas dada la señal, los ciclistas ingleses dejan que avance uno de los suyos y se dedican á entorpecer la carrera á los extranjeros, poniéndose delante y suscitándoles todo género de difi- Foí. Brangír fiestas de la cuarta olimpiada van á terminar como el rosario de la aurora, tirándose un día los luchadores los trastos á la cabeza. Y no sería banal el espectáculo, porque todos estos tíos, los más fuertes del mundo, dándose puñetazos y trompadas de verdad nos hacían recordar, aunque no fuera más que por un par de horas, los buenos tiempos de ios lacedemonios. D i rey Eduardo usa poco la chisterera... Vosotros creeréis que este es un detalle de escasa importancia... Pues los sombrereros de Londres piensan de modo dis-