Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 DE JULIO DE 1008. EDICIÓN i. PAG. i3. LAS REGATAS DE AYER 1 0 han de ser sólo San Sebastián, Santan der y Bilbao las poblaciones que celebren regatas en este tiempo. Madrid celebró ayer las primeras de la sene. A las cinco de la tarde, las orillas del proceloso estanque del Retiro estaban cubiertas por un público numerosísimo. Huelga decir qne en primera línea figuraban ni iclios yachtmen, capitalistas, proceres y demás colilleros de ios barrio- bajos. El acorazado Príncipe Alfonso- que sufre avería en la máquina, por no ser menos que cualquiera otro acorazado, estaba amarrado al mai He, cerca del embarcadero, y sobre cubierta se colocó gran núiuero de espectadores. Una sección de la música de te. Guardia republie- tna amenizó la fiesta, perpetrando diversas obras del repertorio del género chico. La taar estaba llana. Una pesada brisa de Alcoicón daba cator al ambiente, perfumado por los miasmas dei nada pulcro Mediterráneo madrileño. Priruero hnbo cucaña con el botalón de tin barco imaginario. Varios golfos se disputaron el premio, y aunque ninguno hubiese obtenido el que figurase en el progiama, bastante premio fue el recibir un baño, con el que satieron ganando no poco. La primera regata á remo la jugaron dos feotes, tripulados por cuatro jóvenes de Madrid y el patrón con distintivo rojo, y el otro por los Niños de Valencia con señal azul. El recorrido era n a vuelta, saliendo cada embarcación en dirección contraria y al tercer toque de trompeta, por cierto muy desafinada. Ganaron los niños de Valencia con bastante ventaja. La segunda regata fue femenina, ó, si se quiere, mixta, porque ano de los bateles iba gobernado por nu joven. Las bateleras eran cuatro, vestidas de percahna blanca y roja. La otra lancha llevaba cuatro remadoras y una patrona, todas de blanco y azul. Las estimables jóvenes hicieron lo que pudieron. Ganó la enseña azul. Después hubo c o n c u r s o de natación. También fue un bien para algunos de los nadadores, porque el baño duró algunos minutos. A las siete desfiló la gente, regocijándose de que no hubiese habido abordajes, chapuzones y otros accidentes, y diciéndose: La verdad es que si eu Madrid no hay más afición al sport náutico y si no puejie hacerle más que lo que se ha hecho en sitio tan principal y tan concurrido de la corte, valiera más que no se hiciese nada. Eso, en las lagunas de Outígola. Si acaso. los pinares que la pueblan á la extracción de resi nat, se había visto obligada á s u- peiider sus labores por una disposición del ingeniero de Montes de la provincia, por entender que dicha Sierra, y por tanto su posesión, pertenecía á los pueblos de Juncar y y Ptyerra. Estando sustanciándose el jnicio promovido, el gobernador requirió de inhibición al Juzgado, fundándose particularmente en que la Sociedad demandante debia haber reclamado la pertenencia de montes en- la vía gubernativa, de acuerdo con lo dispuesto en el reglamento para la ejecución de la lev de clasificación de tos montes de 24 de Mayo de 1863, que preceptúa que los que hayan de reclamar contra la pertenencia designada á un monte en el Catalogo apurarán primero la vía gubernativa, y por tratarse en este caso concreto de montes incluidos en el Catálogo de los públicos El Juzgado sostuvo su jurisdicción, ale- gando como fundamental razón que la Sociedad desnandante no solo había acreditado la posesión de los montes de que se trataba, sino que, por Real orden de 30 de Marzo de 1907, se reconocía que los expresados terreuos fueron enajenados á la repetidad Sociedad por la HUcieuda, por lo que no sólo tenia dicha entidad el carácter de poseedora, sino también el de propietaria, todo lo cual la conferia un estado de derecho, del cual no pjdia ser despojada sino después de ser vencida ea la clase de juicio que nuestras leyes determinan. 1 gobernador insistió en el requerimiento, y el asunto se ha resuelto por el Real decreto citado, en el cual, de acuerdo con el voto particular que formuló el Sr. Urzáiz. al dictamen de la Comisión permanente dei Consejo de Estado, se dispone que: Considerando que los moutes á que el interdictode recobra se refiere están comprendidos en- el Catálogo de los de utilidad pública de 1861 y el dá ioól, corno perienecienres á los Propios de los puibios de Juzear y Pujerra; que dicua ine. usión en ei Catálogo, aunque no prejuzga la propiedad dei mismo, acredita, s u embargo, la posesión á favor de los pueblos y se halla bajo la custodia de las autoridades administrativas; que por no haberle deducido la opoituna redamación en la vía gubernativa, ns haberse intentado el correspondiente ju ció de propiedad, es un deber, por paite de los gobernadores, la defensa de dicha posesión a favor de la entidad expresada en el Catálogo, y que aun vendido indebidamente por el ministerio de Hacienda un monte de los incluidos en el Catálogo no debe este departamento desprenderse de las facultades que le corresponden en los montes públiio. s; se decide esta conioetencia á favor de la Administración. vitando á sus respectivas familias y amigos. El más viejo tiene noventa y seis ños y en su vida ha fumado 111 bebido otra, o s a que agua. Le seguía una señora de noventa y dos inviernos, la que aun espeía vivir muchos años, porque su abuela murió á los ciento cinco corridos y su padre á los ciento dos. Sus dos hermanas suman la tontería áe ciento retenta y dos anos, y toda la familia reunida quinientos diez y ocho. ¡Qué les vayan á estos admirables ejemplares coa la leyenda de las tortugas centenarias! f NAH TO IA, EXTR VÑ 4. E n e l a ñ o 1651, después de la desastrosa batalla. de Worcester, el Rey Carlos II de Inglaterra perseguido por el ejército vencedor, fue socorrido por un leal ciudadano, de nombre Ricardo Penaevel, que lo escondió, salvándole la vida, pues inútilmente los soldados registraron todos aquellos alrededores. El rey, en señal de gratitud, asignó á su salvador una pensión de 2.500 francos para él y para sus herederos. Durante siete generaciones la pensión ha sido satisfecha puntualmente; pero en 1 S 59, dos nuevos herederos de Pendevel, R berto Malaret y Juan Withinghton, cedieron su derecho vitalicio por una fuerte suma á una teiccra personaMal aret se estableció con el producto de la venta, y Withinghton se fue al extranjero, sin que se volviera á saber de él. En Diciembre del año pasado, un coaocído hcitador de Londres pub. icó ea Daily News la historia del desaparecido, esperando así tener noticias suyas ó de los herederos, en el caso probable de que hubiese muerto. Y efectivamente, u n a hermanastra de Withinghton ha manifestado que hace macho tieiiipo oyó decir que su pai ente había muerto ahogado en el río Avon. La autoridad judicial, á instancias fiel mismo hcitador, va 4 abrir vina información para comprobar este extremo, y ea tal caso la mitad de la pensión concedida por Carlos II en 1651 corresponderá á Malarut, que aun vive, llevando muy airosamente sus j etenta años. LOS DUROS SEVILLANOS I A POSESIÓN DE LOS MONTES PÚBLICOS La Gaceta ha publicado un Real decreto de la Presidencia del Consejo resolviendo un expediente de competencia promovido entre el gobernador civil de Málaga y el Juzgado de primera instancia de Marbella. Esta disposición es importante por la doctrina administrativa que en ella se estaEl motivo del expediente objeto del decretó fue una demanda de interdicto de recobrar la posesión presentada en 24 de Junio de 190 á nombie de la Unión Resinera Española, fundándose en que dicha Sociedad, que se hallaba en ostensible posesión de ios montes Üieris tíeiiucja, dedicaado 1 a plaza de las S- rtesas fue el escenario donde ayer tarde se de rrolló un meidente de los muchos á que ha dado lugar la reciente Real orden soure los duros sevillanos. Todo fue debido á las injustificadas arde nes de la Compañía Madrileña de Tracción disponiendo que sus empleados no udmtout monedas de cinco pesetas y á la impetuosilh CLUB DE LOS Leigh es un pueble- dad del cobrador número 182. cilio nente, famoso El escritor D. José Oí OCfOGbNAKIOá por su salubridad y tega joven y conocido en uno de ios. coches y Gasset viajaba por ser 11 toda Inglaterra el sitio donde tranvías de dicha empresa. hay mayor número de ochentones. Para pigar dio una rioneda de cítiso pa En Leigh se mueie la gente de vieja; el setas, cuyo curso es legal, según lo disúnico médico que existe, hace dos años que puesto eu la Real orden aclaratoria da la no ha extendido una receta. que ya hemos mencionado. En esie país felicísimo se ha fundado El cobrador se negó á admitir la mone hace poco una curiosa Asociación, que tie- da; el Sr. Ortega dijo que no tenía otra, y ne el empeño de reunir en alegre comuni- entonces e ¡celoso cobrador, como la cosa dad de vida á cuantos hayan pasado de ios mas natural üei mundo, llamó á ir. i guardia ochenta, cualquiera que fuese su condición y te ordenó, bajo su responsabilidad, la desocial. tención del Sr. Ortega Gasset. Recientemente la Asociación ba celebraNo hay para qué decir ei escándalo que do la llegada á Leigh de un octogenano de produjo la arbitrariedad de aquel eseiavo Londres que iugresó eu el Club, y que á de la empresa. pesar de haber cumplido ya ios ochenta La gente se indignó, los viajeros protefe hace unos meses, es el más joven de todos. taron y el Sr. Ortega fue amduci e á la i n A I ruiuuon. Ítóit- Usicji au: t ¿o misoria del dt tnto. MAPAMUNDI