Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOLORES desaparecen tnsfcuttíuieamonle coa i; ts Gotas calmantes de Sáncb? sOcaña. H qíernun m pojattean la denteaBra. De Ttnta ATOCHft, 35, Madrid, j prales. tarmacias de España. Se remiten dos frasquitos, co íre oerl ílicados por 2,50 pesetas en libranza, n o sellos DE M U E L A S ANUNCIOS POR AN usemos i or palabras, lasilicatlus on secciones. De uua á dita palabras, I peseta: por cada palabra m ¡U, 10 céntimos, f. as abreviaturas y suda cinco cifras ó fracción de cifra, se cuentan por uua palabra- Se reciben en 1 O. teína Central de Blanco y Xetp- o y A B O. calle de Sevilia. 13 y 11. te colocarse deben anunciarse en esta sección. IÍOS que deseen rápidamen- accesorios, neumáticos (mía aiitouióvilcs. Pedí i sata, ogos í BICICLETAS Briagas jr Lugnrrign. N úücz de Arce, 14. Madrid. PALABRAS ÜüOTOtí Males de la orina, matriz J especiales. Cura rápida Joron d- 3 17 años desea colocación en comercio ú oficina particular. Princesa, 4- i9 entresuelo izquierda Matrimonio sin hijos desea portería. Dftráa razón, guarda salar inyáhdosjPaseo de liaría U- ¡atina. PAKTK ÜI- AIÍ m n y reservada en asa de! mélieo- director de la tnsiiltu ilc S a n J i i a n tic Dios. De iáli larríe, Atocha- 28, entra da por Cañizares, 1, pral. derecha. DeDroviacias ñor carta CONSULTA 100 tarjetas POSTAI Spla i iK n POSTAI Sl do las mciores maT -is 3 muy y bien Í. IMI adas, sai- laidas ca artstas espanoias, niñ s y amorosos, 1 p í a Í AIL a s i oi3 n s El Hórreo La mejor Sidra Lhamoaone. Curación segara de as afecciones cutáneas, eí etcétera, eoncl Fnencsivral. 2, Xiatfral á provimias 5 én mos mis para, el No dejaros protesto ieiras sis. antes consultar wntiieisBcs oon la ociedatlgeiiKraldc fio mcreio, Fernando Ti, n m. 19 J Comercia tes, J sin peligro. Consulta gratis. de 10 á 1; y de provincias, por carta, -de 3 á- 7, cinco pesetas. l re ia los, 2 S I o 1 ran liqaídación soinbi ros señora, no comprar sin irer pre ios. M Yaldeiíde -ias. 4. iesapareeen, solviendo el cabello a su prii iÜTo 7 usu ural olor castaño ó negro, con LA BK 1 VERS L, agua vegetal Biuy higiénica. Éxito seguto 5 garank aio. De venta en droguerías y perfumerías Deaófiito, en la de Moreno, AYOB, 35 Lias canas A Iuitirut Pa. imen, Liego (Bélgtquc) Preparación para las carreras ÍG Ingeuíorosy Comercio. Iateraado de primer onien Escribir El mejor apnritiro a ai- ieai director, 36 c rae André nico es el Vino Pisodo tío Dumont. fcoJa cacao, guaraná, y ácido fosfórico. Elixir Bt- iodurado PODEROS Tónico depurativo. Venta en Farmacias y Droguerías. Compañy. Fot. Fuencarral. 29 Remedio herotco inofen ivo contra neuralgias, reun alismo. Farais. y drogs. f, 25 f. o í i s d o p o s a i e s á tolas sma C á g s SGCÍÍIS y s o c i o s NOVK VISES Voianeo eo San Sebastián So algalia amuebla la una feorrriosa habitación con llégalos elegantes y econodos pisos en Mira- Concha. mices. Objetos do Par Informa, án: Naniea, 12, LoDtSres y Viena ferretería, o G Botaría, 9, Novedad F a e n a del jo, crin. San Sebastián. Sai, U. LMOXEDA paxüa. Bnei inmuebles, librixs, Cloj Imperio y otros obj tos, TÍaE 9 ldlálíá? S Pruébense tos Chocolates rfs las RÍf. PP. Benedictinos Quita dolores GIMÉNEZ FOLLETÍN D E A B C LA SEÑORITA DE LOS C 15 N MILLONES CONTINUA CtO! -Qae pase al salón- -ordenó. Bidonia sintió enriosidad é inquieu; L- ¿Qué vendrá á hacer aquí i ste hombre? Voy á saberlo. Salió á recibir al tío de Juana, y cuando éste la vio ap 3 n. ci pensó: Es ella, ía reconozco. ¿Cómo podía reconocerla si tranca la había vistof Y, sin embargo, tenía la sensación obsesionante de haberla x oocido siempre, ann siendo niña. Pero ¿dónde? ÍCÓIDO? Pasóse ea pie y la saín Jó cortésmente, -Mamá s o está ea casa- -dijo Sidonia, -pero no tardará en volrer. Si quiere usted esperarla ó decirme lo que desea... -Prefiero esperar. Me interesa macho hablar con ella. Entonces, le ayudaré á usted á matar el tiempo. -No hay que matar á nadie, señorita, y menos al tiempo. qae puede vengaise No es nsted de tni opinión? El la miraba fijamente- ella palideció, pensando: ¡Cosa más rara! Me parece que conozco á este hombre, que oo es la primera vez que oigo su voz. Preguntaré á papá quién puede ser. -Sería de sn opinión de usted- -repuso eila- -si no hubiese leíáo esta mañana los periódicos cuando venia de Bois- 1 -Roi. -JY qué dicen los periódicos? -Hablan de un apache el Muralla... Ah, sí! El Muralla y un compinche suyo. Ya Jos había olvitfado. He contribuido á su muerte con mi automóvil, -Pronto olvida usted. Se couooe que tiene usted machos quefcaceres q e le distraigan. -Muchos. Me intereso infinitamente por tina encantadora joven, acerca de la cual se cuentan cosas muy desagradables que yo no quiero creer. Ayer mismo llegué á París para comenzar Blis averiguaciones. ¿Y qué ha conseguido usted? -l o que he conseguido lo tengo en el bolsillo. Ha sido tía éxito excelente. Tuve que hacer algunas gestiones y no pocas visitas? al mozo de cuerda de la calle de San Mauro; á la portera, Mad. Lorange; á la carceri de hombres, donde me he hallado con an tal Collin- Mégret; á la cárcel de mujeres, donde he tenido ana conferencia con cierta modista que se llama Mad. Victoria; á la plaza de la Bolsa, para conferenciar con un banquero joven, que tiene grandes habilidades cahgi áticas... Al decir esto echó Alian mano al bolsillo y saeó la declaración ele Delrue. ¿Quiere usted ver una muestra de esas habilidades? Me ha castaño un millón de francos; pero paivitriaufar le comisiones de 5oo, uoo francos no CQUÜXCO aaüa más eficaz ue dar uu ÜIÓ ¿Qué? ¿Se siente usted mal, señorita? ¿Quiere usted qae itetme a los criados? Sidonia, en efecto, palidecía á cada frase de Alian. Sms ojos, agrandados por ei terror, leían á trozos la confesión de Deánae, e t q e se les acusaba de todo á ella y á su padre. Tuvo la certidumbre ínbma- de que babia revelado el secreto del drama de la. calle del Depósito, y entonces vio ciaro par qtvé Alian se había teazado con sa automóvil contra el Mamila, par qué había auxiliado al tío Santiago en so venganza. Quiso arrancar de manos deí americano el documento resrelador; pero Allaa la detuvo el bruzo, diciéndola: -No, señorita; no toqne usted á este papel. Es usa cosa tasty desagradable, aun cuando ice interesa muoiio caaservaji í. causa de su extraordinario precio. -Nada de eso me interesa- -dijo 3 a Reja. -Es verdad. Aquí se dicen cosas poco á propósito paira facías lea una novia... Pero dispénseme usted que la haya molestado CJJI 1 relato de estos asuntos. Mi sobrina ha sido protegida de su futura mamá de usted, y por eso vengo aquí á saber loque pueda decirme la señora marquesa de Kermor. -Ko le dirá á usted más que cosas muy agradables. Pasie usted casarse cou ella- absolutamente tranquilo. ¡Pero, señorita? -repuso Alian, fingiendo estupefacción. ¡Us red se burla de mí! Yo no puedo casarme con Juana, á ÍE OSS ek obtener dispensa, porque ella es hija de mi henatuio Ivés. -No le costará usted mucho trabajo ouseguir la dispensa. -Efectivamente. Soy lo bastante rico para dotar á tni sobrhu de modo que ruedan ¡amarla la señorita de los quinientas millones y r aádo ia llamen así uo la faltarán partidos b liaate -Def o que no- -replicó Sidoaia, conteniendo su ira á duras pena -No escasean los buscadores de dotes. Sin salir de st casa puede usted encontrar uno: á. conde Enrique de Kermor se vende. La marquesa entraba en aquel momento y recibió en pleno rostro, como un bofetón, aquel ultraje. Se pu o pálida y á- us labro asomó uua doloroba sonrisa de sufrimiento y de desprecio. -Perdóneme usted que le haya liecno esperar, Sr. AUaJi- -Jijo, Luego, con un gebto de supremo desdén, pero tranquilo, iiatüiral, verdaderamente aristocrático, indicó áSidcuia la paerta, jtte había quedado abierta. Y aquello fue todo. La Roja había sitio suprimida, destarrada á mil leguas; había desapareen o. La marquesa estrechó ia mano de Alian, que vibraba de cólera contenida tasto como de admiración hacia aquelia noble dsunay gr n señora, cuyos dedos be ó piadosamente. Sin que se alterara su tranquilidad, la marquesa cerró la puerta y volvió ai ¡ado de su visitaute. -Veo que iia logrado usted el éxito que Imscaua. Aitan hixo un- aioviajiento afirmativo con la cabezo sentía aj. uy femocionado para poder hablar. -ara,