Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO V 1 DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO denco II, un Instrumento capaz de impedir queBorbonesyHapsburgos, aliados, dieran cuenta de la independencia europea, que entonces era la mundial. La moraleja es que el verdadero ministro de la Guerra, ó, mejor dicho, de la Defensa nacional, tiene que ser siempre el presidente del Consejo, pues solamente dirigiendo á un tiempo la política internacional, el Ejército y la Marina, se puede obtener de los sacrificios que hace país el fruto opimo que obtuvo Guillermo Pitt; pero como no siempre los Estados LOS RECORTES DE MORET ue recouet, bou esos que lee usted? ¡Ahü Q del Times. Statescraft and Stmtegic: Our que valgan mas ellos que un catedrático ae Salamanca, como opinaba la molinera de Cervantes. -Vamos, que exagera usted, y bien ha hecho Roure en llamarle gruñón y malhumorado. ¿En qué se funda usted para asehome defence Army: Partías and the Army. Esto gurar qae en nuestro plantel de ministros es seguramente envío de Moret. Ya lo creo de la Guerra, vulgo escalafón de tenientes que debe usted agradecerle esa cariñosa generales, no hay tronco donde se pueda costumbre; peiomás falta lesjfaarían esas iec- injertar algo de espíritu militar moderno y turas al general X y al general Z, que pue- europeo? -Me fundo en la observación de una caden ser ministros do la Guerra con D. Se- LA INFANTA ISABEL EN ZAKAGÜZA ÉN EL PALCO PRESIDENCIAL DE LA BECERRADA QUE DIERON gismuudo. Usted ya lee demasiado, según terva de años y de ministros; pero en uno opina Cadeaas y además, de lo que usted de estos recortes voy á buscar la prueba lea, maldi co el provecho que saca el país. plena de mis aserciones. Vea usted el pri ¿Que noi. sabráu inglés esos futuros y pre- mero, cuyo título en español podría ser: téritos ministros de la Guerra? No faltaría Política y estrategia. Es un trabajo del famoso colaborador militar del Times, cuyas quien les tradujese, ¿Qué, las palabras? Eso sería lo de me- opiniones han influido más que otra alguna nos. Seguirá para ellos intraducibie el espí- en las reformas militares llevadas á cabo ritu, que es lo que convendría que se asimi- sucesivamente por tres ministros de la Guelasen, y ya es viejo el alcocor para zampo- rra; dos, conservadores, Boodrik y Foster, y ñas. Casi, casi vale más que lean poco de uno, liberal, Haldane. A primera vista es extranjis, porque se corre el riesgo de que simplemente un estudio histórico, pero tietomen al pie de la letra las noticias, y quie- ne su moraleja contemporánea. La historia ran copiar lo incopiable. Después de todo, es la del gran Guillermo Pitt, el padre, el que paialo que se les, quiete, bien juede ser realmente hizo de Prusia, ayudando á FeS. A. R. Fo Coyne DISTINGUIDOS AFICIONADOS tienen á su disposición un Pitt, ai muctiu menos, el único sucedáneo del hombre grande es la corporación especialmente dedicada al estudio unificado de los problemas de política extenor y militares de mar y tierra, ó sea... -No siga usted; el famoso Consejo de la Defensa nacional. Comprendo que le haya entusiasmado á usted el recorte Statescraji and Strategic. Lo que no veo es la prueba de que nuestros altos jerarcas militares son refractarios á estas sanas ideas de la política militar inglesa. -Pues la prueba está á la vista. Que Maura se ha convencido, es decir, ha ea-