Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 19 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4. lagrimeando en torno al andamio... y el pescador que se ahogue cuando quiera; para el no hay lagrimitas, ni artículos incendiarios, ni discursos sensibleros, ni leyes protectoras, ni jornada mínima. Se ahoga, y en paz. ¡Vaya, -vaya, amigo mío; marchemos á husmear por esas rocas, que los cadáveres no tardarán en llegar! Pero el otro cangrejo, el sentimental cangrejo, se- detiene y prorrumpe en sollozos, mientras exclama; ¡No, amigo, no! ¡Yo no quiero participar de este opulento banquete! Se me deshace el corazón... ¿Ves aquel balandro? ¿Ves aquellos niños? ¿Ves aquellas mujeres que se bañan? ¿Ves aquellos automóviles, aquellas banderas? Todo eso significa que ha llegado la estación feliz en que los hombres veranean y se dedican á gozar. Y mientras se realiza ese horrible contraste de treinta pescadores muertos, junto á una muchedumbre feliz de veraneantes; mientras unos lloran la muerte de us padres y otros ríen ahí tan contentos, ¿quieres que también yo participe de la burla del hado, hartándome la barriga con esos tristes despojos? ¡Nunca tal crimen! Yo tengo un co- i n J. M. a SALAVERRIA Insisto en que corremos el riesgo grave que he apuntador El Sr. Cambó se ha inhibido en el pleito y id Sr. Azcárate se ha levantado. El Sr. A wiTate, como Pi y Margall, es un enemigo dé las obstrucciones. Si mañana- -dice- -viniera la república y se encontrara en frente la obstrucción de una formidable minoría socialista, ¿cómo podría gobernar? Ai Sr. Azcárate el proyecto le parece bueno. Hará- -dice- -una revolución en la vida española. Yo no digo- -añade- -que es liberticida ni tiránico. Se le ha llegado á poner en parangón con la ley del Terrorismo. ¡Yo me río de eso- -agrega el orador- -y de ios peligros que, por lo de las mancomunidades, se ven en él! El Sr. Azcárate ve en el discurso del Sr. Moret una declaración, una proposición de gran importa c a. ¿Qué inconveniente tiene el Gobierno en hacer la separación de la ley Municipal y Provincial que pide el jefe liberal? En la revolución de 17 S 9- -contesta el señor Maura- -se tomó la Bastilla. Pero yo creo que ios tiranos están aún ahí enfrente. Y yo- nade sonriendo- -voy á capitulara El presidente del Consejo accede á la separación de las dos leyes. Pero yo quiero recabar de vosotros- -añade dirigiéndose á los liberales- -que en el otoño se discutirá reflexivamente y que entonces podré también recabar ampliación de horas para la CRÓNICA TELEFÓNICA discusión, á fin de que puedan discutirse simultáneamente otras leyes. Ha aceptado el Sr. Moret; ha prestado su asentimiento el Sr. Canalejas. Y el Sr. Cambó se ha levantado para disipar ciertas dudas en lo tocante á las mancomunidades. Sus palaOZ 1 i 3 TRO ENVIADO ESPECIAL bras han sido de concordia y de patriotisSAN ILDEFONSO, 1 8 I I 1 mo. Aquellas con que ha replicado el señor l euterai uo esta mañana de la llegada Moret han sido de igual alteza é igual sindel Sr. Maura á este Real Sitio, por lo ceridad. No h a y equívoco ninguno ya Inesperado de su visita y por los múltiples aquí- -ha epilogado el presidente del Conasuntos políticos de palpitaste actualidad sejo. -No hay más que España y regiones que están planteados, creímos tener un día hermanas. No discutamos tampoco minupródigo en informaciones; pero nuestras cias de una futura distu ión. Yo no os. pido ilusiones se vieron defraudadas, ó por adnada más ahora para entonces la prórroga versa casualidad ó por calculada coincide las sesiones para poder discutir la ley. dencia. Ha terminado el debate. Ha habido una Ello fue que llegó el jefe del Gobierno sensación de alborozo y satisfacción en tocon su hijo Miguel, en automóvil, á eso de dos. Los diputados conservadores bajaban tas once y media, y se dirigió á la Casa de al banco azul y estrechaban efusivamente Canónigos, donde permaneció, en vez de la mano del jefe del Gobierno. El Sr. Mauca pasear, como otras veces, por los jardines, 1 A FÓRMULA No es posible reducir á sonreía amabl todos. nasta el preciso momento en que el Rey re- pocas cuartillas todos los AZOR 1 N gresó de dar un paseo en automóvil con la matices, detalles 3 cambiantes de la sesión? Reina. En el mismo patio de Palacio cum- de ayer. Procuraré dar una síntesis de lo plimentó el Sr. Maura á SS. MM. y subien- más esencial. La sesión de ayer fue variado con el Rey á sus habitaciones celebró dísima, llena de emoción. El Sr. Moret iba con el Monarca un largo despacho, que re- á abordar la cuestión política. Cuando se t j l Juan Palomo oficial, como muy bien trasó hasta cerca de las dos de la tarde el levantó el jefe liberal había poca concurren- 1 dría llamarse á la Gaceta, porque ella almuerzo en Palacio. a en el salón; poco á poco fueron llegan- se guisa las Reales órdenes y ella se las Quedóse á almorzar con D. Alfonso el se- do diputados. El Sr. Moret comenzaba á come, restableció en parte la tranquilidad ñor Maura, y también, además de los ele- h iblar en términos que llevaban la extrañe que había perturbado el día anterior. El mentos de costumbre, el ayudante da Su z 1 á los ánimos. En la tarde anterior había agradable duro, que de tantas simpatías Majestad, conde del Grove, que había lle- hablado de concordia; ahora hablaba de obs- goza siempre y mientras un Sánchez Bustrucción. Se había formado- -decía el ora- tillo no se meta con él, volvió á recuperar la gado por la mañana de Segovia. No ha habido medio de saber lo tratado dor- -una atmósfera de prevenciones en tor- estimación popular que llegó á faltarle. en la entrevista celebrada por el Rey y su no del proyecto; el proyecto es de suma trasLos temidos conflictos no estallaron. Los primer ministro, porque ambos salieron jun- c ri ciencia. ¿Cómo disipar en un momento duros circularon casi en todas partes. La tos de Palacio á las tres, se dirigieron á pie estas prevenciones? ¿Cómo aprobar preci- única excepción fue la calle de Sevilla, doní las Reales Caballerizas y montaron en el pitadamente tan capital proyecto? No; pri- de no circularon todos los que los sablisautomóvil grande de D. Alfonso, que con- mero era preciso que el país conociese el tas hubieran querido ver circular. dujo hasta el puerto de Navacerrada al se- proyecto, se empapara de su espíritu, y Por eso y por otras circunstancias resultó para que esto sucediera Jos liberales se muy estimable el día de ayer. El tiempo fue ñor Maura. opondrían á su aprobación precipitada hermoso y á la vez fresco; á pedir de boca Tomó en dicho punto el presidente del de gente que no veranea. Consejo su automóvil oficial, que había pre- ahora. cedido al del Monarca, con el hijo de aquél El Sr. Maura replicó que se discutiría el En el Congreso se llegó á lo que en el y el duque de Santo Mauro, y con éste re- proyecto tranquila y minuciosamente. De- lenguaje político moderno se llama fórmujar el proyecto para Octubre, interrumpir la de arreglo Fórmulas las hay también gresó á La Granja el Rey. t Antes de salir D. Alfonso de Palacio, y la discusión, ¿no seria exponerse á que en en los libros de cocina y repostería, en ios ea vista de las noticias comunicadas por el Octubre nos encontráramos en el mismo de farmacia, etc. La de ayer ha resuelto el comandante del Giralda, Sr. Barriere, refe- pantano de ahora, con la misma obstrucción problema de las vacaciones parlamentarías. rentes al temporal que reina en el Cantá- solapada? Separemos la ley Municipal de Los papas de la patria veranearán, al fin. brico y á la suspensión de las regatas, el la Provincial- -ha replicado el Sr. Moret; -Todo se aplaza para el otoño. El honorable Rey decidió suspender su viaje á San Se- que vaya la ley Municipal al Senado y que, D. Gumersindo Azcárate hizo el milagro. bastián. ¿Conjeturas? ¿Suposiciones? ¿Co- mientras allí se discute en Octubre, aquí Con su mandilón y su amplio gorro blanco mentarios? ¡Para qué hacerlos! Pocos días discutiremos nosotros la Provincial. Yo tuvo el acierto de dar el punto á lo que se han de pasar sin que lo que haya de acon- creo- -ha ontestado el Sr. Maura- -qtte es condimentaba y ¡se acabó lo que se daba! muy difícil hacer la separación que se pide. Todo iné júbilo en la casa; los diputados, tecer suceda. Esperemos, pues. Lo que sí eonviene hacer constar en honor á la realidad de los hechos es que la suspensión del viaje del Rey á San Sebastián no tiene mucho ni poco que ver con la marcha de los asuntos políticos; es pura y simplemente un aplazamiento, como lo prueba qne si el temporal del Cantábrico amainara, D. Alfonso saldría mañana ó pasado para la capital de Guipúzcoa. Las últimas noticias son que allí continúa lloviendo furiosamente y no ha cesado el temporal, que sopla del Noroeste. Dos veces más volvió á salir el Rey de Palacio en automóvil: una, para dar un corto paseo con la Reina, y otra, para dirigirse al campo del Tiro de Pichón, donde estuvo jugando al golf con el conde del Puerto y con D. Carlos Caro, hijo de la condesa de Catalbuturu. Y esto es cuanto hay qne Taiga la pena de ser comunicado. La colonia trata de ir pasando los días lo más agradablemente posible, y mientras unos se dedican á sports más ó menos exóticos, otros utilizan los ¿ases para realizar excursiones á diferentes puntos de los pintorescos alrededores de San Ildefonso. Hoy hicieron una muy bonita al Monasterio de El Paular las hijas de los condes de Almodóvar, el coronel Elorriaga y su hijo don Luis; el secretario particular del Rey, señor Torres, cuyos padres, por cierto, han llegado para pasar aquí una temporada, y el hijo de la marquesa de Vaideolmos. El tiempo sigue frío, y Solo en constantes funciones. 1 refrán que dice: Hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo no tiene en La Granja apropiada aplicación, y habrá que reformarlo, pues á setenta y ocho d d citado mes estamos hoy, y á mediodía no eran pocas las personas que llevaban gabán de entretiempo, y ai anochecer se han vuelto á ver en bastante número las prendas de abrigo que en Madrid usamos en Enero. Decididamente ¡estamos frescos! ALFONSO R. SANTA MARÍA LOS REYES EN LA GRANJA A IMPRESIONES PARLAMENTARIAS MADRID AL DÍA