Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 18 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. Uciosa balada de Tosti, esa balada que cantan todas las niñas cursis y humedece los ojos de los chicos de novela que la escuchan en los salones... Y al arrancar el tren pausado y lento, un poquitín melancólicos tarareamos también: Partir, ¿no es morir un poco? José JUAK CADENAS París, Julio. CRÓNICA TELEFÓNICA LOS REYES EN LA GRANJA H ti ESTRO ENVIADO ESPECIAL SAN 1 LDEF 0 VSO, 1 J, IO mí otra vez, hasta que á las once, al oir la música de la parada, volví á la vida real. En cuatro palabras diré lo que ha pasado hoy aqui. Los Reyes pasearon en automóvil por mañana y tarde, y D. Alfonso volvió á salir solo por la tarde para jugar al golf en el campo del Polo. En Palacio almorzaron el obispo de Sión y el comandante Sr. Herrera, y comió por la noche el jefe de Estado Mayor, Sr. Queipo del Llano. El tiempo, desagradabilísimo, porque el viento ha estado soplando todo el día con una fuerza tal que me río yo del simoun, del tramontana, del monzón y demás aires nacionales y extranjeros. Mañana marchará el Rev á San Sebastián. CRÓNICA I OS DUROS FRAUDUi FNTUS LENTüS Esta mañana habrá e s A a L. 1 ¿Se puede hablar de política? -No, no ha venido Maura ni ningún político; pero como lo sucedido durante el día aquí se puede contar con seis líneas, pensaba referirles á ustedes el sueño que he tenido la noche pasada Ya sé yo que los sueños sueños son; pero á veces la realidad les hace aparecer como profecías con éxito. ¿Sí, eh? pues muchas gracias y con permiso. Seré breve. Algo bueno había de tener. La madrugada última fue ruidosa en este Real Sitio, aunque alguien no se haya dado cuenta de ello. Unos truenos que retumbaban en las montañas vecinas, que retumbaban en el espacio, interrumpieron nuestro sueño apenas lo corfciliamos. Y he aquí que de improviso se me presentó la imagen del ilusionista famoso, doctor Arthur, que pocas horas antes nos había deleitado sn el teatro con su famoso experimento. ¿Usted es periodista? -me preguntó. -Si, señor- -le respondí con la timidez satural de mi carácter. -Pues yo- -me replicó- -vengo á hacer la fortuna de usted. -Bien venido. Ya podía haber llegado antes. -No ha podido ser. La fortuna que yo le traigo es las primicias de una noticia de gran sensación; la solución del rompecabeias político parlamentario de actualidad. -Hable, hable usted- -dije, con la impaciencia natural. -Pnes lo que va á ocurrir es lo siguiente. Agárrese. Obedecí cogiéndome á los hierros dé la cama y oí la siguiente frase: Crisis en puerta. ¿Total? -No, parcial. Dos mimstrob. ¡Qué contados los tiene usted! -repuse, son riéndome. -No se burle, que ya sabe que reirá mejor quien lia el último. La crisis es la solución que se impone, porque ella permitirá que las Cortes no se cierreny no sigan funcionando, sin embargo. -Vamos; van- á quedar entreabiertas. Justamente; -el Gobierno, al declararse en crisis, las cerrará con la fórmula de se visará á domicilio ¿Y conoce usted el Gabinete que ha de formar el Sr. Maura? -Sí- -me contestó. -El Sr. La Cierva pasará á Gracia y Justicia; á Instrucción pública irá un hombre muy adicto y que se encuentra convaleciente; á Gobernación irá Allendesalazar, y á Estado, un venturoso marqués. -Pues verde y con asas. ¡Oigail Nadie me respondió. La figura del doctor Arthur había desaparecido, dejando tras sí un pronunciado olorcillo á azufre... y á Gruyere... Pues señor, pensé, ¿me la habrán, dado con quebo? Di media vuelta y íne dor- Gacea una Real Gaceta orden relativa á los duros fraudulentos, aclarando la que tanta alarma ha causado. ¿Desaperecerá esa alarma? No es probable, porque el público sabe que el ministro de Hacienda considera urgente la solución de ese problema y porque seguirá creyendo que en esa Real orden se halla el verdadero pensamiento del Sr. Sánchez Bustillo. Ha dicho éste ayer en las Cortes que la Real orden citada contiene una cláusula suspensiva, ya que el Banco no recogerá los duros fraudulentos que se presenten en sus taquillas mientras no se determinen las diferencias que existen entre éstos y los ALTOI O R. SANTA MARi v buenos. Pero ¿cuándo se determinarán esas diferencias? Esto puede suceder mañana, y mientras tanto, el público, avisado, rechazará las monedas buenas lo mismo que las fraudulentas si este ouc o no se aclara satisfactoriamente. También ha dicho el Sr. Sánchez Bustillo BRA DE CONCORDIA Se va adelantan- qne el Gobierno presentará cuanto antes ua do poco á poco. proyecto de ley, porque ese problema debe La luz va apareciendo lentamente; pero va resolverse urgentemente. apareciendo. La sesión de ayer tarde ha Lo que debió hacer el ministro de Hasido decisiva porque, definitivamente, marcienda es proceder en esta cuestión como ca un cambio en la conducta que la oposi- ha procedido hasta ahora en cuanto se reción liberal ha venido siguiendo hasta aho- fiere al crédito público: guardar gran reser ra. De la obstrucción se ha pasado á la con- va y presentar inopinadamente ese proyecciliación. En el partido liberal los solucio- to de ley. Procediendo como ha procedido, nistas han vencido á ¡os obstruccionistas. ó sea dictando primero una Real orden y Esto es todo. Y no hay que añadir que los amenazando luego cou la presentación sine solucionistas representan la parte más sen- die de un pioyecto, la alarma candirá y resata, discreta y reflexiva despartido. sultará indirectamente perjudicado el crédi. En la sesión de ayer hablaron los señores to público. Ríu, Maura, Cambó y Moret. Ante todo No hay duda de que precisa resolver una ligera é insignificante observación al cuanto antes el problema, y acaso la única Sr. Cambó. El diputado solidario empezó solución aceptable sea la de qae el Tesoro quejándose de que el Sr. Maura le hubiese recoja toda la moneda en litigio, buena ó llamado demagog en la tarde anterior. El fraudulenta, para proceder auna nueva acupresidente del Consejo al replicar al señor ñación con un cuño absolutamente nuevo. Cambó se sinceró del cargo discreta y festi ¿Q sé costaría la operación? ¿Un millón, vamente. Luego, en el curso de su oración, quizá dos millones? Nada son dos millones aludió otra vez, en la misma discreta y cor- comparados con las ventajas que se consetés entrapelia, al mismo asunto. Y bien, ¿te- guirían al regular una situación por todos nía razón el Sr. Cambó en quejarse? De nin- conceptos anormal. gún modo. ¿Pudo el presidente del Consejo, Pero esto no bastaría. Se ha estado acude haber querido, convencerle de la razón ñando fraudulentamente durante muchos con que se le podía y se le puede llamar de- años duros ilegítimos en varias regiones de magogo? Evidentemente. No tengo á mano la Península y podrían acuñarse monedas de ningún diccionario etimológico; escribo al nuevo cuño, fraudulentas también. ¡Y sería correr de la pluma en el mismo Congreso. el cuento de nunca acabar! Pero creo recordar que demagego, literalmente, rectamente, significa conductor de Ante todo es necesario descubrir y castipueblos. Y ¿cuántos políticos hay en la Cá- gar severamente á los defraudadores. ¡Como que esta cuestión de la moneda mara que puedan decir: Detrás de mi hay es una cuestión tan un pueblo; yo le inspiro y le guío? ¿No ilegítima la Policía que con la relacionada, ó mas, con Hacienda! puede decirlo el Sr. Caaibó mejor que otros ¿Cómo no se parlamentarios que en la Cámara se sientan? otras naciones? fabrica moneda ilegítima en Véase cómo lo que se ha tomado como un defraudadores reproche, puede ser, y es en efecto, una flor. el ¿Es que losmenos beneficiosobtendrán en extranjero que aquí? El Sr. Moret se levantó á hablar en medio Obtendrían más ganancias, en Francia y de la general expectación. Dijo que, como en Italia, por ejemplo, que en Eápaña, porquedaba poco tiempo de sesión, hablaría que en aquellos países la plata vaie lo que sólo ayer de la parte técnica y dejaría para aquí, y, en cambio, la moneda de cinco tran hoy la política. Pero el Sr. Moret manifestó eos ó de cinco liras vale bastante más que que las posiciones de los distintos advérsa- la de cinco pesetas. nos se habían definido ya bien claramente, Lo mismo se puede decir de Inglaterra, y que era preciso llegar á una concordia, á de Austria Hungría, de Alemania, de todos una avenencia. El jefe del partido liberal, á los países cuya moneda vaie más que ¡a continuación, pronunció un discurso de ca- nuestra ráctei puramente técnico. Fue escuchado Y, sin embargo, en aquellos países no se con sumo interés. De palabra estuvo el se- fabrica clandestinamente moneda de plata ñor Moret fluidísimo, admirable. (La pre- po que la Policía cumpie con su deber. ocupación del Sr. Moret es el ritmo, la eui in resumen: el problema debe resolverse fonía) Cuando el jefe liberal concluyó su sulfieudo el Tesoro las consecuencias de las oración, no se escuchaban en toda la Cáma- culpas de cuantos Gobiernos hemos tenido ra sF lfcálí gios calurosos respecto á ella. en? España desde hace veinte años, y poHoy el Sr. Moret entrará a tratar del as- niendo los medios los Gobiernos venideros pecto político del problema. La sesión pro- para que no quede sin castigo en lo porvemete ser interesante. nir un fraude que tantos perjuicios causa al AZOR IN comercio y al crédito de la nación. publicado la IMPRESIONES PARLAMENTARIAS O