Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES i5 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4. jurisconsulto D. Luis Díaz Cobeña sus compañeros del ilustre Colegio de Abogados de Madrid. policía como hay pocos. Es verdaderamente asombrosa y digna de ser conocida la hazaña que acaba de realizar un perro llamado Ney y perteneciente al capitán de Seguridad Sr. Arag as. Había cogido in fmganti un guardia á un ratero y lo llevaba detenido á la Comisaría sin que el picaro opusiera resistencia; pero al llegar al portal, el ratero dio á su aprehensor una ¿emenda bofetada y echó á correr Al raido que hizo la bofetada salió el capitán Sr. Araguas seguido de su perro. Este vio al- ratero que huía y le persiguió hasta alcanzarle y hacerle presa en la ropa. El ladrón, con el perro colgando, no dejaba de correr, y el can se afianzaba de tal modo que acabó por quedarse cen un pedazo de la americana entre los dientes. No por eso cedió, sino que, por el contrario, volvió á correr detrás del fugitivo, le alcanzó de nuevo, y entonces, mordiéndole en las piernas, le hizo caer al suelo, y así le tuvo hasta que llegaron los guardias y se lo llevaron man ido. tores y aplausos. D. Antonio aplaeó el homenaje, y después elogió las bellezas leí monasterio, condoliéndose del estado semirruinoso en que se hallaba, y antes de naarcharse ofrecióque muy pronto se restauraría. Finalmente, que en provecho del arte patrio desde haee días se están realizando obras en el monasterio y que el viaje en automóvil del jefe del Gobierno y sus aficiones pictóricas han producido en unos minatos lo que en cuarenta años no se había logrado Por lo demás, en este Real Sitio no he encontrado novedad alguna ai regresar, pues no lo son los habituales paseos de la Reina y el Príncipe. Únicamente puede conceptuarse como cosa nueva el complemento de la lista de gracias concedidas por el nacimiento del infante D. Jaime, que está hecha con arreglo á los dato telegrafiados. A las once y cinco acaba de entrar el Rey de regreso de la corte. Venía en el automóvil grande con el marqués de Viana. Detrás le seguía el duque de Arion en el suyo, y media hora más tarde entraban en él cincuenta caballos del Rey el general Echagüe y su ayudante, el capitán D. José Linniers, el ayudante del Rey conde de Aybar y el teniente coronel Sr. Pajarero. Habían ceñudo en el Nuevo Hotel de El Escorial, y de allí salieron á las diez, haciendo todo el trayecto sin novedad alguna; han regresado CRÓNICA TELEFÓNICA á este Real Sitio, volviendo todos, y muy especialmente el Monarca, satisfechísimos del día pasado en Toledo y de las manifesLOS REYES taciones de afecto allí verificadas. EN LA GRANJA dePara mañana está anunciada la marcha la Reina doña Cristina á San Sebastián. DE NUESTRO ENVIADO ESPEOiAL Su Majestad irá á Segovia en automóvil y SAN ILDEFONSO, 1 4 1 2 N. allí tomará á mediodía el rápido que pasa Ausente el Rey de este Real Sitio por para la capital de Guipúzcoa. tener que asistir á la fiesta de la InfanPor la tarde se celebrará el partido de tería en Toledo, el cronista, sin asunto y en polo, que será el penúltimo de- la tempovacaciones, pensó que podría permitirse un rada. día entero de asueto, y, dicho y hecho, busALFONSO R. SANTA MARÍA có la compañía de un amigo, alquiló un blas y por el puente del Reventón arriba, muy arriba, y luego abajo, muy abajo, llegó á El Paular. No se asuste el lector, que no he de referirle mis impresiones de i a nota más agradable del martes: el tietaexcursión, á pesar de ser la realizada una po, que sigue dando achares á los de las más hermosas y pintorescas que- pue- puntos veraniegos más renombrados. La más desagradable: la de que D. Alberden hacerse desde este Real Sitio. Contemplando el valle del Lozoya y atra- to Aguilera guarda cama á consecuencia vesando robledales espesos y pinares, lle- del atropello de que le tuzo víctima el dogamos al monasterio. Allí estaban dos que- mingo un automóvil. Se impone otro banridos compañeros del periodismo, poetas do disponiendo que los vecinos de la Tilla jóvenes de gran valía, Enrique Mesa y En- no caminemos por el centro de las calles ni rique de la Vega. Por ellos nos enteramos por las aceras, sino por los tejados. Los franceses residentes en la corte celede que en El Paular hay una colonia reducida, pero fiel y constante, que no falta en braron su fiesta nacional del 14 de Julio viel verano ningún año. Figuran en ella el sitando la Embajada de su país por la mainsigne maestro D. Manuel Troyano, el ñana, y celebrando un banquete por la noacadémico de la Historia Sr. Menéndez che en su Círculo. Y como es gente simpáPidal. el general Fuentes, el teniente coronel tica, casi todo Madrid participó de su legíSr. Ibáñez Marín, entre otras familias que timo júbilo. También hubo algo de solemnidad espaconstituyen el núcleo de veraneantes en el histórico pueblecillo de los antiguos Cartu- ñola, si no precisamente en Madrid, en Tojos, cuyo monasterio, monumento arqueoló- ledo, donde se celebró la fiesta de la Infangico de gran interés, medio derruido, se ha tería; y pocas osas más españolas que la española Infantería, salvado de la ruina definitiva gracias á las que es valiente porque sí. aficiones pictóricas del excelentísimo señor La Diputación tuvo la última sesión, pero presidente del Consejo de ministros. La explicación es muy sencilla: no hace del periodo trimestral; no se les vaya á hados semanas, llegaron al monasterio supra- cer á ustedes la boca agua creyendo que es dicho dos caballeros, uno de barba blanca y la última y definitiva. Vendrá, ¡ay! otro pefacciones pronunciadas, y otro joven, coa la ríodo trimestral. Se discutió mucho, ¡cómo barba y bigote rubios. Para eTitar dolores no! sobre nombramientos de peones camide cabeza anticiparé que se trataba ae don neros, por resultar que al hacerse salió desAntonio Maura y de su hijo político D. Be- crismado y turulato el reglamento, y se disnito Cuesta. Pidió el caballero de más edad cutió también no poco sobre la construcción permiso para pintar un rato, cogió entre sus de un hospicio, cuyo proyecto, ¡sólo el prodedos una paleta y unos pinceles y se pasó yecto, y eso que no ha sido solicitado! cuesunas cuantas horas pintando algunos de los ta unas cien mil pesetas. Esperemos que el pintorescos puntos de vista que allí se divi- hospicio sea la novena maravilla del mundo san. Al retirarse le rogaron que firmase en y que nos cueste un ajo de la cara. Los abogados honraron á su decano, seel álbum, de visitantes; hízolo asi el artista, y al ver su firma las 20 ó 30 personas que ñor Díaz Cobeña, que cumplió ayer cinallí estaban reunidas prorrumpieron en ví- cue- nta años en el eiercicio de su carrera, á del Almirantazgo tendió la mano al lord comandante de la escuadra de la Mancha. Lord Beresford hízose el distraído y dejó á lord Fisher con la mano colgando, que es itna de las posturas más ridiculas que se conoce. Con este motivo la campaña se ha agriado un poco más de lo que estaba, y los partidarios de lord Fisher han comenzado á decir ue el jefe de la escuadra de la Mancha no sabe mandar un barco, y que el otro día dio una orden á dos torpederos que afortunadamente fue desobedecida, pues si hubiera sido cumplimentada habría ocasionado una catástrofe. El Gobierno no sabe qué partido tomar y no acaba de decidirse por castigar á lord Fisher ó por relevar á lord Beresford, ó, lo que quizá fuera mejor, por enviar á ambos á sus domicilios respectivos y substituirlos por otros jefes, más ó menos lores, de los que abundan en la Armada inglesa. Las palabras enérgicas prenunciadas en la Cámara por el presidente del Consejo no conveneieron á nadie, porque en Inglaterra, como en todas partes, se miran mucho los gobernantes antes de cawdar la más ligera molestia a las personalidades elevadas. Eso de la iguald a i ante la ley creedme que es un mito, er Londres como en Titigadino. e continúen D ejemos quecabeza los tirándose iot U J. S -y tos á la apreciables lores asistamos al novelesco matrimonio que se celebra hoy en Washington. Se casan un rico americano de Nueva Orleáns y una níiss rabia, nacida en las orillas del Támesis. El rico americano vino á Londres hace dos años, y una tarde que se aburría entró á visitar una galería de cuadros. Bl Sr. Aroldo Abbott- -así se llama el americano en cuestión- -tropezó con un retrato de mujer hecho al pastel y se enamoró como un loco del original sin conocerle. El cuadro se titulaba Ethel y no había más indicación acerca del modelo. Pasaron días, pasaron semanas, y el rico americano veía aumentar su pasión. A cada nueva pesquisa infructuosa su amor crecía, como si los obstáculos con que tropezaba le sirvieran de acicate. Por último, después de haber- visitado á den pintores y á doscientos críticos de arte, hace un mes pudo dar con el original del retrato... Tratábase de una joven UamadaEthel Uhigu, y como afortunadamente permaneeía soltera, el rico americano no tuvo que hacer más que ofrecerle su fortuna para que la inglesita, toda corazón sintiese arder en su pecho una llama amorosa tan devoradora como la que desde ha e dos años consume al Sr. Aroldo Abkott. Y hoy se casan... Washington está de fiesta... Una multitud casi tan enorme orno la que fue á presenciar el matrimonio de Ana Aould y el príncipe de Sagan se ha agolpado hoy al paso de los novelescos noTÍOS. Al Sr. Aroldo Abbott las muchachas le encuentran muy interesante A la señorita Btthel Uhigu, muy interesada Lo registro el suceso porque, ya lo veis, tiene cierto interés C. GONZÁLEZ CL 1 FFORD Landres- 11- Vil- 19 8. MADRID AL DÍA NUESTROS GRABADOS i a fiesta de la Infantería. Por separado rasefiamos extensamente la solemnísima fiesta qwe ayer se verificó en el alcázar de Toledo con asistencia de S. M el Rey, y á la eual se refiere el primero de los grabados del presente número. (pineuentenario de un abogado ilustre. También por separado damos cuenta del homenaje que ayer tributaron al ilustre