Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 14 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4. Pero el apache respeta al señorito, en el jue casi siempre ve un extranjero curioso, y se limita á timarse con las damas elegantes que van corriendo la bomba por aquellos lugares, seguro de que la mayor parte de estas damas corresponde al timo a espaldas del señorito que las acompaña. 5 s la picara curiosidad femenil... El respeto que el apache siente hacia el Señorito se funda también en que sabe que, p r regla general, el señorito lleva un revólver mejor que el suyo, y en que además, si un extranjero escabecha á cualquier pájaro de éstos, no le sucede nada ni le molestan siquiera con las incomodidades de la prisión preventiva. A las once de la noche, retirábase días pasados á su hotel un matrimonio inglés, cuando en plena rué de Bivoli los cerró el paso na banda compuesta de cinco caballeros iel puñal. Porgue, eso sí, son muy valientes y necesitan reunirse tres por los menos para a meter á una persona. El inglés, apenas oyó q e le pedían el dinero que llevaba en el bolsillo, sacó un revólver y se volvió loco disparando tiros... ¡Parecía una ametralladora! Dos apaches quedaron tendidos en medio de la calle, otro escapó malherido y los dos restantes todavía deben estar corrienéo... Llegaron los guardias, llevaron los cadáveres al Depósito, el herido al hospital y al inglés á la Comisaría. Allí exhibió su documentación en regla, explicó lo sucedido, el comisario consultó en el registro los antecedentes de los bandidos, que eran, naturalmente, escapados de presidio, y media hora más tarde el inglés se acostaba tranquilo ea su cama del hotel, después de recibir los cumplimientos y felicitaciones de la autoridad. Y como los apaches saben esto, no temáis. que busquen cuestión á un extranjero. Pero el burgués parisién, en cambio, no yive ni descansa, siempre acometido por la pesadilla del apache. Si vive lejos del centro tto sale de casa por las noches, y cuando lo aace va armado hasta los dientes, y hasta ias sombras de los árboles se le antojan bandidos emboscados. A lo mejor le ocurre lo gue á un pobre matrimonio burgués que volvía del campo hace pocas noches y el marido advirtió que un hombre seguía al oche que los conducía con toda las fuerza le sus piernas. ¡Es un apache! pensó, muer to de miedo. Su mujer medio se desmayó In el carruaje, creyendo que había llegado ku última hora, y cuando al llegar á su casa, en una calle solitaria, vieron al perseguidor avanzar, ya no dudaron: ¡Es un bandido! El marido llevaba un cortaplumas, un puñal, dos llaves inglesas y un revólver... ¿a elección de armas le hizo meditar un instante; pero optó por el revólver y comenzó á tiros en medio de la calle, sembrando el pánico en la vecindad... Y ¡vean ustedes lo que son las cosas! No había tal apache... Era un desgraciado muerto de hambre que iba siguiendo el coche desde la estación para ayudar á bajar el equipaje y ganarse tinos cuantos céntimos... Lo que estuvo á punto de ganarse fue un balazo. Pues bien; á una población que Tive siempre soliviantada y que re que los más horrendos crímenes quedan impunes, figuraos el efecto que la habrá hecho la determinación gubernamental de suspender la discusión acerca de la pena de muerte, acuerdo que supone de hecho la supresión de la guillotina. Pero, en cambio, si los apaches tienen voto, Clemencoau cuenta desde ahora mismo con 30.000 sufragios más... Y Mr. Fallieres puede imitar las palabras de Cristo: ¡Dejad que los apaches se acerquen á mí... JOSÉ JUAN CADENAS FULio, Junio. blén asistieron á casi todo el partido au Reinas doña Cristina y doña Victoria, pero sin descender del automoTil que ocupaban. I a jornada regia en La Granja. Constituían los bandos los siguientes ju Nuestro compañero y enviado especial en La Granja, Sr. Santa María, nos dio gadores: el Rey, el duque Anón, el marqués cuenta en su conferencia telefónica de ayer de Viana y el conde de la Cimera, que osdel Tedeum cantado en aquella colegiata, tentaban distintivos morados y blancos; el con asistencia de S. M. el Rey y de los altos marqués de Narros, el conde del Real, el sepersonajes palatinos, en acción de gracias í o r Urrola y el profesor inglés, Mr. Marpor el feliz alumbramiento de la Reina Vic- shan, que hoy mismo marchó al extranjero. toria. También nos comunicaba detalles de Fue reñida é interesante la lucha, mantenila visita de la comisión de taberneros que da con brío y entusiasmo; pero al cabo refue desde esta corte para solicitar que sean sultaron vencedores los blancos por siete exceptuados sus establecimientos de la ley goals contra cuatro, por cierto dos muyt notables que fueron hechos por el Rey. del Descanso dominical. El premio consistió en cuatro valiosas y A ambos asuntos se refieren las dos primeras fotografías de nuestro número de hoy. artísticas pitilleras donadas por la Reina doña Victoria. La magnífica copa ofrecida por la marquesa de Squilache se disputará 1 monumento notable. n en las tardes de los días 15 y 17. el Concurso organizado por el Acabado el partido, los jugadores emprenCírculo de Bellas Artes para elegir un modelo de monumento conmemorativo de los dieron el regreso al pueblo, y también el fusilamientos de la Moncloa en 1808 obtu- público, entre el cual se hallaba el ilustre vo el premio el proyecto presentado per el pintor Pablo Béjar, que ha venido á pasar distinguido arquitecto D. Tomás Gómez aquí unos días, y seguramente los aprovechará para el arte. Acebo, con el lema Pro aris et focis Poco antes de las siete marchó el Rey á El proyecto, cuya fotografía reproducimos, es digno de los mayores elogios por Madrid en automóvil con el infante don sus condiciones artísticas y por el acierto de Luis y el marqués de Viana, y precedidos en otro carruaje por los condes del Serrallo su traza, de líneas armónicas. y Aybar y el capitán de Estado Mayor seEl autor describe así su obra: La composición es sencilla: Sobre un es- ñor Elola, ayo del Infante. Por cierto que S. A. emprenderá pasado tilóbato envolvente de la cripta donde se guardarán los restos mortales se alza un mañana una bonita excursión en un autoedículo ó pequeño templo formado por cua- móvil de la Real Casa que le ha ofrecido el tro robustos leones sedentes que soportan Rey. Visitará en diez días varias provincias: el entablamento, cobijando el túmulo, de León, Galicia, Castilla la Vieja y Asturias, clara significación funeraria. La entrada del terminando su viaje el día 24 en San Sesubterráneo es pequeña, significando que el bastián. Los infantes doíia María Teresa y D. Ferpaso á la inmortalidad es por el sacrificio, y está cerrada con un sillar de mármol, don- nando habían marchado antes que el Rey á de campea la cruz entre una rama de laurel Madrid para recibir á S. M. en su palacio, y otra de roble. Sobre la puerta, tratada donde iba á comer esta noche. A Toledo hará el viaje en tren real el como pedestal, reposa la estatua de España, exaltando on su presencia y los atributos Monarca y regresará el mismo día á la corde la majestad real el imperecedero recn te, donde recibirá á las Mesas del Senado y del Congreso, que irán al Palacio de la plado dri hecho histórico. za de Oriente á las seis y cuarto y seis ymedia, respectivamente, para someter varias leyes á la sanción regia. En seguida CRÓNICA TELEFÓNICA vendrá en automóvil D. Alfonso para comer aquí. Está visto que el automovilismo se impone, á pesar del inconveniente de los patines, y no resulta una exageración el repetir lo DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL que hase pocos días escuché á un amigo SAN ILDEFONSO, J J 8 T mío devoto del volante y poseedor de uti 1 r a fama de este Real Sitio como punto sesenta caballos soberbio: He almorzado Iagradable de residencia veraniega está en Madrid, tomado el café en Villalba, una sobradamente extendida para que trate yo copa de licor en Segovia y vengo á fumarde hacer el descubrimiento de la agradable me un cigarro á La feranja. Y puede ser temperatura que aquí se disfruta. Hay días también que mi interlocutor fuese á Córdocomo el de hoy, que al mediodía, ala sombra, ba á tirar la colilla, porque la cuestión, estamos á 14 grados, por lo cual no es de como dijo el otro, es pasar el rato. extrañar que los que pasean, y más aún los ALFONSO R. SANTA MARÍA que establecen corrillos en la Alameda, buscasen el sol, y esto en pleno estío. Sin embargo, dicho sea con toda sinceridad y á pesar de lo avanzado de la temporada, la animación es escasa, y puede considerarse como reflejo fiel de la realidad las ingeniosas y amenas cartas que dirige al querido colega Gedeón su corresponsal en este Real I I N INCIDENTE Ayer se desarrolló un ligero incidente en la Sitio. Cámara. Con cuatro palabras se puede dar La Reina doña Victoria va recobrando sa cuenta de él. A media tarde, cuando se disnorma de vida ordinaria, y su estado es tan cutía la ley de Administración local y dessatisfactorio que pasado mañana marchará pués de haber sido pedidas varias votacioá Madrid el médico de la real cámara se- nes nominales, los señores encargados de ñor conde de San Diego, que irá en breve á pedirla, solieitaron una más. El presidente Santander para pasar el verano y asistir al de la Cámara no accedió á ello. ¿Motivo? El fausto suceso que le espera á la princesa que para pedir la votación nominal se reLuisa de Orleáns. quiere reglamentariamente que siete dipuEl partido de polo que se suspendió el tados se pongan en pie. Y no habiendo lleviernes se ha jugado hoy en presencia de gado á siete los diputados que pidieron ta un público distinguido y bastante numero- votación aludida, el presidente la denegó. so, dado lo desapacible de la tarde por el La denegación suscitó voces y protestas. Un frío que se sentía. Los infantes doña María señor diputado obstruccionista alegó que él, Teresa y D. Fernando, llegados de Madrid que no se hallaba en los escaños, al oir pedir votación á sus compañeros, la pidid en automóvil, presenciaron la lucha, y tair NUESTROS GRABADOS U LOS REYES EN LA GRANJA IMPRESIONES PARLAMENTARIAS