Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 11 DE j l í U Q DE 1908. EDICIÓN 1 PAG. 14. DIEPPE. LA CARRERA DE AUTOMÓVILES DEL GRAND PR 1 X A LA META DEL CARRUAJE QUE GANO EL PRIMER PREMIO f ot. DeÜus Son, por lo general, afecciones compatibles con la labor diaria, que no exigen tratamiento médico, pero que nos impiden realizar todo el esfuerzo de que seríamos capaces si no las sufriéramos. El exceso de calor, la humedad del aire y la presión de la atmósfera, que se mantienen constantes en toda la estación, nos privan del sueño; realmente no logramos un sueño reparador, y en la mesa sólo hallamos placer al tomar líquidos fiíos. Es casi una vida imposible la del verano Y esta vida la hacemos aún más difícil por la falta de verdadero régimen en nuestra alimentación: comemos en verano las mismas substancias que en el invierno; no tenemos en cuenta para realizar la vida las dificultades de nuestra digestión, y por este motivo acrecentamos con nuestro abandono ú olvido los males que trae consigo esta estación de los calores. En el verano, las substancias alimentiUNA VICTIMA. EL AUTOMOVILISTA cias que empleemos deben ser de sencilla C 1 SSAC, MUERTO EN LA CARRERA composición culinaria; es decir, no deben Fot. Rol. estar sumamente condimentadas, porque la excesiva condimentación es excitante, lo cual exige por parte del estómago y de los LA ALIMENTACIÓN intestinos un esfuerzo que provoca irritación las funciones del EN VERANO y á la larga altera puerco y de vacahígado. L as carnes de son en pjn la estación de los calores son muehas cliraas cálidos los grandes enemigos de la las personas que se quejan de tiastor- salud de los habitantes de las ciudades, nos en la salud: unos son atacados de dolo- porque sufren, las más frescas, ciertas alteres reumáticos; otros, de dificultad en la di- raciones peligrosísimas. gestiónv no poeos se sienten extenuados y Los microbios de la putrefacción elabovencidos por el trabajo, y raros son los que ran en nuestros intestinos, en presencia de no se sienten dominados por el cansaneio. las carnes muertas ingeridas, ciertos tóxi- EL VENCEDOR. EL AUTOMOVILISTA ALEMÁN LAUTEN 3 CHLAGER Fot. Bránger, eos que se llaman ptomaínas, productores de grandes alteraciones de la salud. Plutarco, citado con este motivo por el gran clínico francés H. Huchard, decía que el régimen de la carne no favorece el trabajo cerebral. Es al fósforo, contenido por los alimentos, á quien se debe la fuerza de todo trabajo intelectual, y está demostrado qme no son las carnes las que lo contienen en mayor cantidad, sino ciertos vegetales, como el trigo, el maíz, el arroz y las viandas.