Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m DE NUESTRO CORRESPONSAL DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO ¡Y mientras el interés y la curiosidad creDe haber querido evitar tamaño escándacen de día en día; mientras mayores son la lo, debió hacerse desde luego en los proceexpectación, la impaciencia y la extrañeza sos anteriores. en el pueblo, sigue tranquilanmente la visEl que acaba de tener lugar cowtra la ta del proceso á puerta cerrada, pero tan hija del burgomaestre Bier era eien mil veherméticamente, que no transpira ni la me- ces más peligroso para Ja moralidad públinor noticia del drama ó de la comedia que ca, y no se ha procedido con tanta cautela. allí se está jugando, siendo apócrifas todas No habiendo ya casi nada que ocultar, las que se han publicado hasta la fecha ¿por qué insiste el Príncipe, protestando da aquí y en el extranjero por redactores y co- su inocencia, en que se mantengan las puerrresponsales de ardiente imaginación. tas cerradas? Todos los días, á la hora de la vista, se reSi al cabo es absuelto, quizá el pueblo pite el mismo espectáculo. El Príncipe lle- alemán, después de todo lo ocurrido, acogega en su automóvil propio, acompañado de rá la sentencia con el mayor escepticismo y la princesa, que no se separa de él un solo recelo, á pesar de la confianza merecida que instante. tiene en la justicia de su país, y quién sabe 1 Los policías hacen circular los centenares si llegaría á dudar que sea igual para todos A B C EN BERLÍN f O M O CONCLUYEN Nunca ha produciTTia B A T O B I T O S do ¿más estruendo LOS FAVORITOS J e s g r a c i a d e u n favorito; nunca han sido más triste su caída ni más singulares las causas y los efectos de su ruina. Y sin embargo, fueron más trágicas aún la suerte de L auzun, encarcelado cinco años con la mayor crueldad; la del espléndido Fouquet, recluido en el castillo de Pigneról, donde permaneció hasta su muerte; la de Struensee, que perdió la cabeza, y la de Orlov, que perdió el juicio. MELJLLA. LAS REUQU 1 AS DE UN HÉROE EL CORONEL DEL REGIMIENTO DE MEL 1 LLA ENTREGANDO EL SABLE Y DOCUMENTOS DEL CAPITÁN MORENO AL AYUDANTE MAYOR PARA DEPOSITARLOS EN EL CUARTO DE BANDERAS Fot. Lorday. Pero en sus aventuras y desgracias había de personas que sitian el palacio de Justi- los ciudadanos, sin diferencia de condicióa romanticismo, que los muestra más bien cia y hacen evacuar los corredores, invadi- social. La Prensa socialista llama la atención socomo héroes de novela. Struensee había dos por los curiosos. Dos lacayos de librea sacan del automó- bre las consideraciones que se le guardan amado á su reina, Carolina de Dinamarca; Orlov había subyugado á la soberbia Cata- vil al Príncipe en una camilla portátil, ex- al Príncipe y las atenciones de que es objeto lina de Rusia; L auzun, seducido á la Mont- presamente construida al efecto, y le trans- por parte de las autoridades, pretendiendo que se le permiten muchas cosas que suelen pensier, y Fouquet, requebrado de amores portan hasta la sala de audieneia. á mademoiselle de Lavalliere. Víctimas Terminados los interrogatorios, suele dar prohibirse al común de los mortales que se todos ellos del eterno femenino del sen- el Príncipe un paseo en automóvil antes de hallan en el mismo caso. Son más de sesenta los testigos que quetimiento más natural, más poderoso y más volver al Hospital, donde se halla en caliirresistible en el corazón y en el cerebro dad de prisionero preventivo. Y todo eso es dan por oir, y segúa parece, no terminará este proceso antes de fin de mes. lo que causa la extrañeza del pueblo. humano. Yo creo que, cualquiera que sea ei dcfieti ¿Por qué tanto misterio ahora? se preCuan diferentes las vicisitudes del infeliz gauia. ¿Qué se podrá decir en las sesiones lace, hay historias para mucho tiempo, sia príncipe de Eulenburg. Es verdad que vivimos en un siglo, si no que no sepamos de sobra, que no se haya contar con. que la parte más interesante, la menos vicioso, menos romántico, y, sobre publicado ya m extenso en todo el mundo, parte política de este asunto, que la tiene, hasta con los detalles más repugnantes? A? stá aún cubierta por espeso relo. que tartodo, más perverso eu sus impurezas. de ó temprano se descorrerá. Omnia mutantur, nos a mutamur in tllis... qué viene ese pudor tardío?