Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 9 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4 defender sus obras, para imponer su producción, para Tender sus libros. La influencia política invade todas las zonas sociales; nada se alcanza sin ella; nadie, sin su apoyo, es letrado, jurisconsulto, pedagogo, periodista, parlamentario ó diplomático. La política ha sido tan nefasta para el país, que hasta las iniciativas particulares dependen de ella; la industria no progresa sin la intervención del Estado; el comercio procura amparo proteccionista, y las Compañías buscan privilegios y monopolios. Este desgraciado pueblo, que no tiene industria ni comercio, podría tener agricultura; pero los campos están incultos; los caminos, intransitables por falta de brazos; pero la emigración aumenta considerablemente. Quedábanos el gran dominio colonial de África, de la India y de China; pero los Gobiernos hacen política hasta con la adminis. tración de las colonias, y de ello resulta que éstas, en vez de producir dinero á la metrópoli, lo absorben, ofreciendo todos los ños un défiñt creciente. Portugal es víctima de muchas crisis; pero la peor de todas es la de las ideas, la del buen sentido, de la cual no parece que kayamos de salir fácilmente. 3 de Julio. GAYO NUESTROS GRABADOR 7 l centenario de Saint Cyr. Se ha celebrado en París con solemnidad extraordinaria el centenario de la fundación déla Escuela militar denominada de Saint- Cyr, famosa academia que en el transcurso de un siglo ha dado á Francia dnco mariscales y 800 generales. Comenzó la fiesta con una revista del batallón y de la sección de Caballería de la Escuela; luego, una delegación de cuarenta alumnos, acompañando al general director, Mr. Dubail, y al Estado Mayor déla Escuela, se trasladaron al cementerio de SaintCyr para depositar coronas en el monumento elevado á la memoria de los alumnos falecidos. Damos la fotografía de este interesante monumento tal y como estaba el día de la coni oración á que nos referimos. I as carreras de Dieppe. Nuestros lectores están informados del resultado de las carreras de automóviles del Grand Prtx, que se acaban de celebrar en Dieppe los días 6 y 7 de este mes. El lunes 6 e corrió la prueba de voiturettes, y del aspecto que ofrecían las tribunas y del chaufur que obtuvo el premio damos sendas tograf ías en el presente número. j a desgracia de ayer. Por señalado reseñamos el hundimiento de tierras ocurrido ayer mañana en un tejar de la Prosperidad, en él cual pereció el Obrero Mariano Bueno. CRÓNICA TELEFÓNICA LOS REYES EN LA GRANJ A DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL SAN JLDBFONSOfe 6 I O N M oy se ha dejado sentir el calor más que de ordinario y se ha notado aún más desagradablemente, porque ayer y anteayer la temperatura fue más fresca de día y asi fría de noche. Sin embargo, bajo la frondosa arboleda de la Alameda se pasan sis sentir d efecto del sol las horas del centro del día. Be once á doce, en los corros de veranean- tes, cada vez más nutridos, se pasa el tiem- po con cierta delectación leyendo y hasta contestando al aire libre cartas y postales llegadas de Madrid. A mediodía, que es cuando suelen venir los excursionistas en automóvil, su llegada constituye otro de los entretenimientos que disfrutamos. Hoy vinieron en dos coches el Sr. Castellanos y el marqués de Alonso Martínez. Pasada la hora del almuerzo se vuelven á ocupar otra vez las sillas y bancos abandonados una hora antes, y entonces, mientras se toma el café, se aguarda pacientemente la llegada de los periódicos de la corte, que nos han de surtir de elementos para refrescar algo la murmuración. Las referencias de la vida de Palacio son, como es natural, preferente materia de conversación. a el turno de comensales á la regia mesa se contaron hoy el intendente de Palacio, Señor marqués de Borja, y el gobernador militar de Segovia, general Heredia A media tarde, y al mismo tiempo, salieron de. paseo la Reina madre y el Príncipe de Asturias, pero tomando sus respectivos carruajes. Goñi aprovechó la ocasión y obtuvo interesantes instantáneas para nuestros periódicos de la augusta dama y de su nieto. El Rey dedicó un rato por la mañana al juego del polo con Mr. Labourde y el caballerizo Sr. Seoane. Prepárase D. Alfonso con gran interés para los partidos, que se reanudarán pasado mañana y que durarán tres días, disputándose en ellos el premio de la Reina Victoria, consistente en cuatro preciosas pitilleras, y otro de la marquesa de Squüache, cuatro magníficas copas de plata dorada, que huelga decir cómo serán sabiendo quien es la generosa dama donante. Esta tarde apenas si bajó gente al Tiro de Pichón. Terminadas las tiradas, se han hecho ya las estadísticas, y de ellas resulta que en las cinco tardes se han matado unos mil pichones, y unos trescientos han podido escapar de los plomos. En años anteriores semejante noticia nos hubiese puesto... la carne de gallina, iba á decir á los que vivi mos en fonda, pues veíamos en perspectiva un par de semanas durante las cuales nos presentarían en la mesa por tarde y noche pichones con distintos di í és; pero este año no había tal temor, pues desde el primer día nos enteramos que el contratista de las pájaros los enriaría muertos para venderlos en Madrid, ¿A que ustedes los madrileños no lo han notado? Porque 1.000 pichones entre 600.000 habitantes TÍO tocan siquiera á una mala pechuga Por la tarde el Rey hizo una larga excursión en automóvil para probar el coche de gran turismo llegado ayer, el cual revisó por la mañana en el garage. Salieron á eso de las cinco tres automóviles, guiando el Rey el nuevo, en el que iba además el marqués de Viana; el duque de Santo Mauro en el suyo con el infante D. Luis, y, por último, en el 50 del Rey iban el ingeniero industrial señor Villamil, encargado de los automóviles regios, y Antonino. Por la carretera de Navacerrada fueron los expedicionarios hasta El Escorial, donde tomaron el té en el nuevo hotel allí instalado recientemente; emprendieron el regreso por el paerto de Guadarrama, subiendo admirablemente todas las pendientes, tanto el nuevo automóvil como los otros, y llegaron sin novedad los expedicionarios á este Real Sitio poco antes de las ocho La Reina, que se levantó hoy también, sigue recobrando sus fuerzas rápidamente. Y por hoy, voila tout. Mañana firmará el Rey decretos del ministerio de la Guerra que ha traído en cartera esta noche el comandante Sr. Barrera, ayudante honorario de S. M. y jefe de Estado Mayor del ministerio de la Guerra. R. SANTA MARÍA IMPRESIONES PARLAMENTAR A S O INSOSTENIBLE Todas las tardes á las cinco y media, comienza la discusión de la ley de Administración looal. Está en su puesto, invariablemente, el presidente del Consejo; estl en los escaños un centenar de diputados ministeriales. Un diputado liberal ó un republicano se levanta para defender una enmienda y pronuncia un discurso. En este discurso el orador no dice nada; salen de su boca palabras y palabras insubstanciales. El auditorio charla ó dormita mientras tanto. La enmienda que se defendía es rechazada. Entonces siete señores- -entre los cuales figura D. Benito Pérez Galdós- -se levantan ó hacen gesto de levantarse y piden votación nominal. Suenan los timbres. Comienza la votación. Transcurren quince ó veinte minutos. La enmienda es desechada definitivamente. Ciento quince ó ciento veinte diputados han dicho que no podía admitirse; veinticinco ó veintiséis han dicho que sí. Otro diputado liberal ó republicano, ó el mismo de antes, se levanta á defender otra enmienda. La enmienda es otra fruslería. Su defensor pronuncia otro discurso insubstancial é incongruente. A veces, sus mismos correligionarios ríen á carcajadas de sas incongruencias. La Comisión no admite Ja enmienda. Los siete aludidos señores hacen otra vez ademán de levantarse para pedir votación nominal. Suenan de nuevo los timbres. Se vota. Pasa el tiempo. Y á seguida viene otro discurso insubstancial. Y luego otra votación. Y después otro discurso. Así van pasando estérilmente los días. Esto no puede ser, no es el régimea parlamentario. El país puede preguntar si sus representantes se están mofando de él. El Gobierno ha dado sobradas pruebas de ductilidad y prudencia. Su Presidente ha estado y está tarde tras tarde en la cabecera del banco azul. Ha pronunciado centenares de diseursos. Ha contestado á insignes oradores y á modestísimos diputados. Otra naturaleza menos recia que la suya, se Imbiera quebrantado y deshecho; el Sr. Maura permanece impávido, inalterable, presenciando este espectácalo parlamentario desdichado. ¿Va á continuar este espectáculo por mucho tiempo? ¿No áe han dado ya bastantes ejemplos de discreción y de ecuanimidad? Seguir así no conduciría á nada. La oposición liberal no sabe ella misma lo que persigue. ¿No sería planteado ante el partido liberal, el mismo problema planteado ahoia ante el conservador? ¿No revestiría entonces quizá mayor gravedad que ahora? Las cosas no pueden seguir como hasta ahora. Y la voz de todos los comentaristas dice en los pasillos de la Cámara que los mismos liberales son los más deseosos de que el Gobierno- ¡al fin! -tome una determinación enérgica y les saque del atolladero en que se han metido. UN u e s t r o simpático colega el semanario ml fantil Gente Menuda ha logrado un verdadero éxito, que contribuirá á aumentar ei favor que disfruta entre los pequeños lee tores. En la culta ciudad de Vitoria se ha concedido recientemente como premio á los alumnos del Hospicio que más se han distinguido en los exámenes de fin de curso la suscripción á Gente Menuda. Esto prueba que el referido semanario no sólo es notable y ameno por sus preciosos fotograbados, sino que se le considera inte resante, instructivo y moralizador por su texto. De todas veras felicitamos á G Mentida por ese nuevo éxito alcanzado. ÍGENTE MENUDA