Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 5 DE JULIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG 14 PiT UN NUEVO GLOBO DIRIGIBLE EL AERÓSTATO DEL CONDE ZSPPEL 1 N SOBRE EL LAGO DE CONSTANZA, DONDE HA REALIZADO PRUEBAS CON EXCELENTE EXiTO Fot. POR LA CHAUIjA Kf o le parece á usted que hace tiempo que no hemos hablado de Marruecos? Desde aquel articulito dedicado á la permanencia en Melilla del general Marina, nada hemos murmurado, y han pasado cosas dignas de comentarios. -Para los franceses; para nosotros, no, á Dios gracias... -Y gracias al Gobierno, no lo niegue usted, aunque le tenga algo enojado lo que le dijo durante la discusión sobre la ley de Jurisdicciones. Hace unos días me decía el ex ministro republicano Fernando González que todos los pecados que haya cometido Maura en esta etapa se los deben perdonar por la prudencia exquisita que ha demostrado en el asunto marroquí, y que acaso sea una suerte que á él le haya tocado mandar en esta época. -Jamás he dudado de que D. Antonio setía prudente, y sabía, además, que para estos asuntos internacionales tiene un consejero íntimo, perfectamente orientado y alumbrado por un verdadero cariño. ¡Ojalá tuviera otro igual para cada cosa! Además, basta ver el cuidado con que la Prensa inglesa pasa rozando apenas sobre los asuntos marroquíes para convencerse de que al Gobierno español no han de faltarle consejos, y en caso necesario ayuda, para una conducta que, sin indisponernos con Francia, nos permita no participar del riesgo de sus aventuras ni ayudarla gratis en sus proyectos ambiciosos. ¿Pero usted cree en esos proyectos? Vamos, se conoce que hace usted demasiado caso de la Prensa alemana. Por mi parte, creo que Clemenceau y su colega Mr. Pichón se han metido en un barullo del que sabe Dios cómo saldrán. Por de pronto, el buen Abd- el- Aziz ha pagado los vidrios rotos en la Chauija y en Uxda, como Maximiliano pagó los que se rompieron en Méjico; ahora sólo falta que á la tercer República le llegue su San Martín, como le llegó al Imperio. -No me parece tan peligrosa la situación de Clemenceau como la de Napoleón III, aun mirada bajo el aspecto parcialísimo de la política exterior, pues bajo el de política interior en nada se parecen, y permítame usted un poco de filosofía histórico- política. Todo revolucionario que llega al poder se hace conservador, ó sea propenso á satisfacer los prejuicios nacionales; los girondinos del 93 se separaron de los jaco inos precisamente por acceder á la opinión conservadora, que pedía victorias y conquistas; Clemenceau rifa conjaurés por el mismo motivo, y va derecho á conquistar algo en Marruecos. ¿Qué qu ere conquistar por el pronto? Se ve bien claro: el protectorado francés en esa faja de terreno llamada la fthauija, que se extiende en torno de Casablanca, y para ello establece puestos militares, desde luego, y pretende establecer autoridades y corporaciones políticas, jurí- dicas, administrativas y militares mixtas de indígenas y franceses, imitando lo hecho en Argelia y, sobre todo, en Túnez. ¿Pero no cuenta usted con la nuespeda? El pretendiente Hafid es ya más Sultán que Abd- el- Aziz, y como lo han hecho Sultán precisamente por no querer aprobar la ocupación francesa de la Chauija, seguirá en esta actitud, y si hace falta llegará hasta la guerra contra Francia, -Así parece; pero aquí es donde yo tengo la pretensión de atisbar el plan de Clemenceau, que saldrá bien ó mal, pero es un plan. En la Cámara francesa acaba de decir Mr. Pichón que ellos quedarán neutrales entre todos los pretendientes al Trono marroquí; este todos tiene mucha miga, pues incluye al Roghi, que es un peón. que Francia puede emplear en su juego contra Hafid. No quiero yo decir que descaradamente los franceses, viendo que Abd- el- Aziz ha quedado inservible, se pongan al lado al el Roghi; pero ellos pueden favorecer ó contrariar de muchas maneras la acción ¿e este antiguo rebelde, y así pueden influir sobre Hafid poderosamente é inclinarle á tratar con ellos. Por de pronto, aunque hay noticias poco auténtieas, parece que el Roghi ya está en campaña contra Hafid. En fin, que hay tela para rato; que AlemaniaEstado se achantará pase lo que pase y diga lo que diga Alemania- Prensa; que In glaterra se lavará las manos en aguas del Nilo, y que nosotros debemos seguir su ejemplo; poca y salada es el agua de Mar Chica, pero menos mal si nadie nos la enturbia, ni cabilas, ni mineros. JENARO ALAS A. los señores fotógrafos de profesión y s i los aficionados que envíen á la Redacción de A S fotografías sobre algún asanto de interés y de palpitante actualidad, s e l e s abonará DIEZ PESETAS por cada prueba que publiquemos. Al pie de cada fotografía se indicara el nombre de su autor. ¡INTERESA: