Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO EN EL MINISTERIO D E ESTADO EXPOSICIÓN DE LOS TRABAJOS DE PINTURA Y ESCULTURA DE LOS PENSIONADOS ESPAÑOLES EN ROMA DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Fot. Alba. Rostchild es un señor al que puede permitírsele todo... hasta ser literato. Sus banquetes son siempre los más suntuosos; sus obras de caridad, las más espléndidas; sus rentas. ¡ahí, sus rentas son las más envidiables... Cuando por las noches los pobretes salimos á los Campos, buscando en la rapidez del taxi un poco de aire respirable, y al bordear la Avenida de Marigny vemos las luces del jardín de Rostchild haciendo competencia á las iluminaciones de los teatros, pensamos: -Con lo que este tío se gasta en luz, ¡vaya un verano que íbamos á pasar! Bueno; pues el barón Henri de Rostchild es un hombre espiritual... Le sobra el dinero y le gasta en todo, unas veces con acierto, otras torpemente, pero le gasta... En cambio, ahí tienen ustedes á esa señora Poiteviu, viuda de un notario que se pasó la vida encerrada en su Hotel del faubourg Poisonniére amasando den millones de francos sin provecho para nadie. Ha muerto á los ochenta años, y todo lo que se le ha ocurrido ha sido dejar IO millones para construir un asilo y encargar que la cuiden mucho una colección de violines que su esposo, el Sr. Poiteviu, tenía en gran estima. El barón de Rostchild gasta mejor su dinero... Seguramente da á los pobres más de un millón de francos todos los años, y su- A B C E N PARJS barón Uü. HOMBRE ESPIRITUAL Ele n r i de H r man muchos millones las adquisiciones de cuadros, esculturas y objetos de arte que encierra en su palacio. Además de lo que se gasta en fundaciones, casas para obreros... y medicinas. Si, señores, en medicinas... El barón de Rostchild es médico y tiene una clientela numerosísima, á la que asiste gratis, da las medicinas gratis también y dinero encima cuando tienen los enfermos necesidad de él... Pero he dicho que el barón de Rostchild es un hombre espiritual, y vais á saber por qué... Como se- aburre- -porque el dinero, ¡ay! no siempre sirve para procurarse la dicha! -el señor barón rueda por los escenarios de los teatros en busca de distracciones... Ya sabéis que no hay nada que tanto envenene á los hombres como los bastidores... Y en fuerza de frecuentar autores, cómicas y bailarinas, el barón de Rostchild nos resultó un día autor dramático. La gente de teatro, al saberlo, cayó sobre él hambrienta, le obligaron á hacerse empresario, y yale y en el teatro de Monte- Cario el señor barón se ha dejado unos cuantos cientos de miles de francos. Sin embargo, se ha hecho autor... Esto es indudable... La letra con sangre entra, y la profesión de dramaturgo requiere muchos fracasos ó muchas pérdidas... El señor barón ha visto sus aficiones puestas en solfa en todas las revistas del año, se ha enterado de que la gente comenzaba á tomarle el pelo y ha querido burlarse á sw vez de directores y cómicos... en Capitanes, en Matlurius, en la Comedia Ro- DEL HOMENAJE A CHUECA LORETO PRADO Y CHICOTE EN EL DÚO DE LAS MOCITAS DEL BARRIO Fot. A B C