Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 4 DE JULIO DE J 908. EDICIÓN 1. PAG. 4. El director me ordenó que le pidiera perdón al maestro, amenazándome con echarme del Colegio si no lo kacía. He reflexionado mucho sobre esto, mi querida madre, y siento que me sería de todo punto imposible humillarme. Además, sé perfectamente que violencias semejantes, que no puedo soportar, se volverían á repetir. Como me espanta la idea de volver á comenzar la clase segunda ó de servir dos años en el Ejército, he decidido morir, y te ruego que me perdones, buena madre mía. A 1 sentir la amargura de esta pena tan grande que voy á causarte, piensa en lo que he debido sufrir yo mismo antes de tomar resolución tan horribte. Valor, madre mía; tienes dos hijos más que te consolarán... sTe abraza con toric n alma tu lujo, Wa er. Escrito que hubo su carta, Walter Mattheus, de diez y seis años de edad, uno de los mejores alumnos de su clase, universalmente querido por sus condiscípulos, se disparó un tiro en el corazón. ¿Cuál había sido su crimen? ¡Había pedido á su compañero que le prestara un libro que olvidó! A otro día, el hermano del desgraciado joven anunciaba al director del Gimnasio que su hermano se había suicidado, y el director le contestó: -Un alumno que tiene la insolencia de insubordinarse contra su maestro no merece ni es digno, en interés mismo de sus condiscípulos, de ser instruido á su lado. En el expediente oficial que sobre este caso tristísimo se ha formado se halla esta frase sangrienta: Walter se ha suicidado frivolamente, para vengarse de su maestro. ¿Hacen falta comentarios? t que la sangre que el infeliz arrojaba por boca y narices le contuviera Luego, cogiéndole de un brazo, le arrastra al despacho del director... y allí le hacen esperar más de una hora, en el deplorable estado en que se hallaba, mientras que el maestro iba tranquilamente á dar su clase. Beez, que á pesar de su eonstitución débil había gozado siempre de cabal salud, sufre desde entonces de desmayos fuertes neuralgias, insomnios y alucinaciones; tiene horribles pesadillas, y en medio de la noche da gritos aterradores, creyendo ver á su maestro con el brazo levantado para pegarle. Después de haber visto rechazada dos veces su denuncia, ha logrado el padre que se la siga causa al singular pedagogo. Este dice en su defensa: ¡Soy oficial de Reserva y estoy acostumbrado á proceder enérgicamente! Ante estos hechos hay que contestar que Prusia es el país del absolutismo pedagógico y militar. EDUAK J Mas apenas llega al feo pueblo de su veraneo, con ansia que le devora pregunta á escape; ¿A qué flor 1 se reparte aquí el correo... Y tras este nimio ardid, el veraniego adalid pregunta á los que le atienden muy claro: ¿Aquí dónde venden los diarios de Madrid... Y desde momento tal, este emigrante especial devora lleno de fe La Corres, El Liberal, junio de 1908. N UESTROS GRABADOS la egatas de barcos infantiles á conocer Las bribonas. Como todos los años, se han celebrado en el estanque de las Tullerias, de París, Son tipos tan especiales, las regatas de barcos infantiles, espectácuque á los tres días cabales lo pintoresco sobre toda ponderación y de de salir de Madrid hartos un interés indudable. ya sienten ansias mortales t a s regatas estaban divididas en seis sepor saber lo que hace Martos. ries: cuatro de barquitos de vela, una de Y no gozan en su extraña barquitos mixtos de vela y eléctricoSj y otra pasión del mar que los baña de canots automóviles con motor de gasoni del río que discurre linst. como no sepan qué ocurre E ábían concedido premios la Sociedad en la capital de España. deyac is modelos, la Acción Marítima, el Y es que, ya en pueblos costeño. 1: ministro de Marina y muchas distinguidas ó entre serranos perfiles, entidades y personas. Hace días se suicidó el alumno Günther somos así, tan pequeños, Presenció el concurso numerosísimo púStender, de Ditz Y NUEVE AÑOS de edad. que aun fuera de los madriles blico. I, e había prestado á un condiscípulo un queremos SP- nadrileños. trabajo suyo para que se enterase. Cor Rita Mercader. Luis DE TAí JA. El maestro puso el horrendo delito en co- Verificóse ayer el entierro de la virtuonocimiento del director, y éste dirigió al sa superiora del Asilo de niños de las lapadre del delincuente una carta, en que se vanderas, sor Rita Mercader. I as innumeraleen frases de este jaez: bles simpatías de que gozaba la finada se Esta falta de sentido moral en su hijo manifestaron con tan triste motivo, acude usted no dejará de influir en el resultado diendo al entierro muchos representantes del examen de bachiller que prepara. de todas las clases sociales. Era decir clarito que le reprobarían. E 1 último número de Las Novedades publiSiS. MM. la Reina doña María Cristina y Así lo comprendió el padre, que humilde- D. Alfonso XIII han enviado, por conducto caba dos artículos, titulados: el uno, El mente, dominando su indignación, fue á su- de la Intendencia de Palacio, telegramas de dividendo del Banco y el otro, I,o del Caplicar al director todopoderoso que suspen- pésame muy afectuosos á la segunda supe- tastro. -Senadores y diputados callan diera dicho examen para que su hijo pudie- riora del Asilo y al sobrino de la finada, seEn el primero se ocupaba del nuevo emra presentarse de nuevo en la próxima pro- ñor Serra Mercader préstito y de la baja que, atribuida á él, han moción, al cabo de seis meses. tenido los dividendos del Banco, y entre las El director le recibió descortésmente, traconsideraciones que hacía figuraba la sitándole como si fuera un chiquillo, y conguiente: testándole categóricamente: En tal caso, le Así se explica también que ex ministros expulso del colegio. y periódicos que han tenido, los primeros, Y el día siguiente le dice á Günther, decomplacencias con el Banco, y que tienen Me voy al campo 6 al mar, lante de toda la clase: Usted es un asno, los segundos subvenciones... al Mediodía ó al Norte; dígaselo á su señor padre. Interesa mucho á A B C hacer público que la cuestión es emigrar. El muchacho, que había hecho excelentes la alusión del colega no podía alcanzarle. ¡Estoy harto de la corte. estudios, y se preparaba para ingresar en la Ni del Banco de España, ni de Banco algu No se la puede aguantar... escuela de oficiales de Marina, no pudo sono, ni de nadie, recibe A B C subvenciones. portar la ofensa... Un consejero del Banco, cuyo nombre puAsi exclama, el madrileño Y para terminar, unas cuantas palabras blicaríamos si fuese necesario, se nos acer (ó sea el paisano mío) sobre el castigo corporal á los alumnos, percó una vez para proponernos la percepción con avinagrado ceño mitido en Prusia, y que ha causado ya tande un tanto alzado mensual á cambio de la apenas el crudo- estío fas y tantas víctimas. publicidad que á aquel establecimiento áe lanza el calor más pequeño. El doctor Wullenweber, maestro en un crédito conviniese hacer. Nuestra respuesta Y, efectivamente, el tren colegio de Berlín, encuentra en un corredor fue precisa y terminante: no admitimos contoma y se aleja á unas cien al alumno Julius Beez, que iba á su clase, y tratos de esa especie; hacemos la publicidad leguas de la capital, le manda andar más de prisa, y como le palícita que todo anunciante quiera hacer, á huyendo del mundanal reciera que no apresuraba bastante el paso, tanto la línea, con arreglo á las tarifas esta y cortesano belén. le da unos cuantos empujones. blecidas por nuestra administración para el Al entrar Beez en la clase, el maestro le Al salir de la estación público en general. En esas condiciones adadministra, hallándose él de espaldas, dos en busca de otro confín, mitiríamos la publicidad del Banco, como solemnes bofetadas, y al volv r e el muchalleva la sana intención de un anunciante más y siempre que lo pude olvidarse del trajín cho asustado, mirándole con extrañeza, le blicado llevase su nombre su firma. Esto, y propio de esta población. Tuelve á golpear fuertemente en la cara, sin nada más. El Mundo y el A B C. Y si al pueblo do él está de la corte algún señor llega, le preguntará: ¿Y qué tal, hace calor en Madrid... ¡Sí que lo hará... Y es que entre riscos costeños ó entre escarpados perfiles, nos gusta á los madrileños no perder ni los pequeños detalles de los madriles Yo conocí á un tal Bartola (que era una de estas personas) que desde Zarauz tan sólo vino á la cuarta de Apolo EXP 1 CVC 1O NES OPORTUNAS POPLAS DEL SAüADO. ¡SOMOS ASI!