Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 2 DE JULIO DE J 908. RD 1O QN j. P G 4. irritante es l a que ejerce un penoaico endiosado. Maitre fcabori y el senador Humbert hállanse ahora solos- -frente á las influencias del emperador del Bluff y ni se asustan ni se amilanan. Al final del proceso todo el mundo estará á su lado. Y no es el cronista de los que creen que va á haber sorpresas sensacionales en el curso de los debaten... Los empresarios de Le Matin son gentes avisadas que procurarán no envenenar la discusión para salir del atolladero lo más airosamente posible, pues ellos mejor que nadie deben haber advertido que tienen la opinión en contra; pero de todas suertes, el tirano del bulevar Poissonniere está condenado... La herida que le ha inferido el senador Humbert es mortal de necesidad... Porque las enseñanzas que se desprenden lel proceso no me negarán ustedes que son altamente edificantes... Magistrados y defensores hablan de lo que son los secretos del periódico; generales y ministros, abogados y notarios se presentan á declarar é invocan el secreto profesional para no decir nada de provecho ni perjudicar á Le Matin, y nos enteramos de que hay redatores- jefes que confian al personal á sus órdenes misiones delicadas de observación y vigilancia, y periodistas que van á solicitar una interviú en vuestra casa y procuran sorprender las conversaciones privadas que sostenéis por teléfono... ¡Oh! Es un lindo oficio el oficio de periodista tal como le entienden los empresarios de Le Matin... Afortunadamente para la Prensa francesa, Le Matin es única. Sí... El único periódico al obrar como lo hizo, ignoraba por completo que disparaba contra un coche de la Real Casa; pero el caso, como síntoma, es doloroso, porque revela una falta de cultura deplorable. En una carretera bien vigilada y de mucho tráasito no sólo se pueden cometer hechos semejantes, sino que se repiten con demasiada frecuencia, y, lo que es más sensible, casi siempre son desconocidos sus autores, que en realidad, no sólo atentan contra quien conduce el automóvil, sino contra las cuatro ó cinco personas cuya vida depende del que conduce el carruaje. Mucho se ha hablado hoy de este suceso, y por eso me hago eco de él; pero hoy mismo se ha dado un caso que revela que no son sólo los automóviles blanco de esta clase de costumbres salvajes. El gobernador civil de Segovia venía esta tarde por la carretera en un carruaje descubierto, tirado por dos caballos. Un mozalbete le tiró una piedra, sin que, afortunadamente, le causara daño alguno. El individuo fue detenido y se halla en la cárcel de Segovia. Y lo sucedido demuestra que no es sólo la guerra contra los automóviles, sino que hay personas qae parecen gozarse en causar un daño á quien ninguno les ha hecho. De otro percance si n Importancia, ni desagradables consecuencias, por fortuna, he de dar cuenta, pues que tal es mi misión. Salió hoy el Rey de Palacio á las doce y media, después de haber dedicado toda la mañana al despacho de varios asuntos. Montó D. Alfonso con el general Miláns del Bosch en uno de los automóviles que acaba de adquirir y dirigióse á dar la vuelta por el camino de Robledo. En una de las cuestas ascendentes el motor dejó de funcionar. Frenó el Rey y trató de que el coche reanudase la marcha, para lo cual soltaba, como es natural, el freno; pero entonces el coche, cuyo motor seguía parado, reculaba algo. Así se repitió la maniobra dos ó tres veces, hasta que en una de ellas el automóvil traspasó la cañeta de la carretera y entró en el monte, sin que ni el Rey ni su ayudante llegasen á ser despedidos del carruaje. Con auxilio de algunos labradores y trabajando eficazmente el Rey, logróse sacar el vehículo á la carretera, y ya en ella se pudo normalizar su marcha, emprendiendo en seguida el Monarca el regreso á Palacio, adonde llegó á la una en punto. Por la tarde volvió á salir el Rey en automóvil, dirigiendo el 50 caballos y llevando en él al infante D. Luis de Orleáns, á los condes del Puerto y al duque de Santo Mauro. Fueron lo expediccionarios hasta El Escorial, y allí descansaron en un nuevo hotel, del cual se hacían lenguas. Al regreso, que se efectuó sin novedad, á las siete y media, tomaron té en compañía d l embajador de Francia y de su esposa, Mad. Revoil, que está pasando una temporada en el Real Sitio de San Lorenzo. En este de San Ildefonso no na pasado hoy nada más de particular. Hago punto ñnal, pues, y hasta mañana. ALFONSO R. SANTA MARÍA nicados durante muchas horas aquellos vecinos. El aspecto que otrecen estos campos, no escribe nuestro corresponsal, es deconsolador. En el monte, los viñedos destrozados por la pedregada, y en la vega, además del destrozo causado por el pedrisco, las fincas llenas de cascajo y lodo. Los labradores están consternados, pues el producto de tantos sudores ha sido destruídcKen pocas horas por la furia de los elementos. I as regatas de Valencia. En las regatas organizadas por el Real Club Náutico de Valencia ha conseguido un brillante triunfo el balandro I se II, de la matrícula vencedora, que ganó el premio áe honor, consistente en una copa, donada pot S. M. el Rey, obteniendo el segundo premio el balandro Osborne, propiedad de D. Alfonso XIII. IMPRESIONES PARLAMENTARIAS p L MJSMO DEBATE El Sr. Canalejas intervino ayer tarde en el debate sobre ios planes estivales del Gobierno. Pronunció un fxceiente discurso. No es posible puntualizar en breves líneas todo lo d; cho en un discurso por na oraior L, o más substancial del discurso del Sr. Canalejas, lo realmente nuevo sobre lo ya dicho, se redujo á la parte que dedicó á Cataluña. Los oradores liberales y los áefrancés reliant par ses fils spéciaus les qitatre mócratas tienen cierta obsesión por Catalupremieres capitales du Globe... ña. El Sr. Canalejas habló de un factor local que ha venido á intervenir en el juego José JUAN CADENAS. de la política. Si ese tactor se acomoda á la París, Junio. marcha de la política española, no habrá que decir nada. En cambio, si no se acomoda, CRÓNICA TELEFÓNICA habrá que protestar de ello con todas las fuerzas é impedir su intervención. Y ¿qué responsabilidades no se impondrán á un Gobierno que no proceda en este asunto con gran prudencia? El Gobierno- -proseguía el orador- -desea DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL que se apruebe la ley de Administración lo SAN ILDEFONSO, l o M. cal. ¿Qaé motivos tienia el Gobierno para Uablemos de automóviles, no parí echar pedir- -preguntaba eí Sr. Canalejas- -tal ce mi cnarto á espadas, como j suele leridad en la aprobación? ¿Hay algo oculto clecir, en la cada día más debatida cuestión aquí que imponga la celeridad? ¿Es que vaSe lances y percances automovilísticos, sino mos aquí á consagrar mid imposición? El por referir uno, ocurrido ayer y del cual se orador demócrata tuminaba u discurso dena hablado mucho aquí, y que cae, por diseando saber del Gobierno las causas por versos conceptos, dentro de mi jurisdicción que se obliga á las minorías á discutir. t ¿Es informativa. Cataluña la causa de que el Parlamento Que los accidentes ocurridos á los autacontinúe abierto. 3 decía el Sr. Canalejas. móviles están sobre el tapete cada vez más, El Sr. Maura en su contestación comenzó no cabe dudarlo, es la realidad misma. Unas no explicándose el tono acerbo que el oraveces son los desmanes que los automovidor demócrata había empleado en su dislistas cometen; otras, los atropellos; oteas, curso. Se ha habiado de pacto, de comprolos atropellos y represalias salvajes que misos con Cataluña. ¿íla querido afirmar contra aquéllos se realizan, los que suscitan su señoría ó ha querido dejar flotando algo la indignación y el comentario del público, en el aire aprovechándose de las sensacioy á estos últimos hechos, verdaderamente nes esparcidas? ¡Yo invito á S. S. á que coninjustificados en la mayoría de los casos, crete! -exclama el Sr. Maura. ¡Yo digo- -pertenece el que ayer se cometió contra el añade- -que todo eso de pactos y de comautomóvil que conducía á Madrid á los Inpromisos es falso! Pero para cohonestar la fantes doña María Teresa y IX Fernando, resistencia al proyecto se ha necesitado fincon su ayudante el marqués de Zarco. Eran gir una imposición, un pacto, y eso es lo poco más de las nueve de la noche cuando que se ha hecho. ¿No se sabe que todos los Sus Altezas, que habían salido de aquí al ínás graves incidentes de la cuestión cataterminar la partida de polo, marchaban, llelana han surgido después de estar la ley vando el carruaje á una velocidad moderaelaborándose desde hace cuatro años? ¡Y da, cuando de improviso el chauffeur, llama- 1 a inundación de Ateca. es preciso recordar- -añade el orador- -el do Nució de apellido recibió una pedrada A consecuencia de una espantosa tor- momento en que se originó la gravedad del menta, durante la cual cayeron granizos de problema catalán y la responsabilidad en en la cara. Sorprendido por la violencia del golpe, 50 y 60 gramos de pesos que causaron in- que se incurre al dificultar la obra del Gotuvo el mecánico la serenidad sufiente para calculables daños, se desbordaron en térmi- bierno para solucionarla no abandonar la dirección del volante re- no de Ateca el 28 del mes último los ríos Se supone que el Gobierno- -añade el sepentinamente, y pocos momentos después, Jalón y Mombles, inundando la hermosa ñor Maura- -hace violencia a las minorías vega y la parte baja de la población. cuando detuvo elxoche y pudo ser recopoNo; la víctima aquí de la violencia es el GoÉl puente provisional sobre el Jalón, que bierno. ¿Es que esto no lo va viendo la opicido, se le apreció una herida de poca importaacia en la cabeza. El hecho no tuvo es el único que une al populoso barrio da nión? Y todavía dice el Sr. Canalejas que en más alcance que el que se desprende del San Martín con el resto de la villa, fue cu- Marzo ó Abril estaremos lo mismo que ahorelato, y huelga decir que la mano criminal. bierto por la corriente, quedando incomu- ra, es decir, que se hará todo lo posblc por- LOS REYES EN LA GRANJA NUESTROS GRABADOS