Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SAN SEBASTIAN Can Sebastián es una de las poblaciones más agradables y sanas del mundo. El termómetro y las estadísticas comprueDan la exactitud de esta afirmación. -En lo más crudo del invierno, cuando en todas partes nieva, la columna termométrica casi nunca llega en San Sebastián á o ni siquiera durante la noche. En el verano, el ardor de los rayos solares lo entibia la brisa de la montaña ó del mar. ICos vientos reinantes deNE. y SO. direc os del mar, mantienen apacible su temperatura en un ambiente purísimo, renovando incesantemente la atmósfera y saturándola de vida. Así, los números que las estadísticas de la mortalidad de la ciudad de San Sebastián arrojan en el pasado año dan una asombrosa y envidiable proporción anual que no llega á 21 por 1.000. Contribuye también á este notable resultado el ser San Sebastián uno de los pueblos donde se rinde más fervoroso culto á las cuestiones relacionadas con la higiene en todos sus múltiples aspectos. La labor realizada en esta materia por los Ayuntamientos de la capital guipuzcoana es digna de los mayores elogios y demuestra el alto concepto que aquel Municipio modelo tiene de sus deberes. San Sebastián es además una población Hueva que, á falta de monumentos, tiene bellas y grandiosas construcciones modernas; sus espléndidas vías se hallan en un estado perfecto de conservación y de admirable limpieza; cuenta con excelent s y abundantísimas aguas, no habiendo en Europa más que tres poblaciones que la VERDADES Y ERRORES aventajen en cantidad; finalmente, sus Ayuntamientos han cuidado siempre de atender con un esmero y celo extraordinarios á todas las necesidades y exigencias de la vida moderna, inspirándose en los ejemplos de las más adelantadas ciudades extranjeras y no omitiendo sacrificio alguno para procurar á los muchísimos forasteros que allí acuden cuanto pueda serles, no ya necesario, sino útil y agradable. En estas condiciones, no puede estar más justificado que San Sebastián sea no sólo una de las primeras playas de verano, sino también una de las mejores estaciones invernales de Europa. De lo primero da fe el número de forasteros que durante la tempo rada veraniega desfilan por aquélla, y que en el verano último se acercó mucho á la enorme cifra de MILLÓN Y MEDIO. En cuanto á (o segundo, y por si fuera poco elocuente el liecho de venirse allí prolongando más cada año la temporada veraniega, que hoy dura ya hasta el mes de Octubre, con extraordinaria y creciente animación, han venido á confirmarlo las notables fiestas de Carnaval celebradas este invierno con brillantez v concurrencia inusitadas. p n t r e los que no conocen San Sebastián existe la prevención de que, por ser la corte de verano y la playa del veraneo aris tocrático, la vida en ella es muy cara. Esta creencia, á primera vista lógica, es un error grandísimo. Precisamente una de las condiciones más notables que San Sebastián posee es la de ofrecer toda la animación, fastuosidad, atractivos y refinamientos de esas famosas playas y villas de aguas francesas, belgas é inglesas en una hermosa y moderna población de 45.000 habitantes, que facilita la vi- da en las condiciones necesarias á todas las clases sociales. En Trouyille, Ostende, Spa... no se pueda veranear sino hospedado en costosos hoteles, paseando en automóvil, apuntando miles de francos á la ruleta y luciendo espléndidas toilettes. En San Sebastián se veranea hospedado con reyes y príncipes, en el suntuoso hotel Palais, comiendo los más delicados y raros manjares y bebiendo los vinos más exquisitos en el soberbio restaurant del Gran Casino; luciendo, en difícil competencia, los automóviles y las toilettes más lujosos... y alojado (muy bien) en casas de huéspedes por cuatro, cinco y seis pesetas, todo comprendido, ó alquilando habitaciones en casas particulares por dos pesetas, y comiendo en bien servidos restaumnts desde 1,50 en adelante; tomando por un real el mejor café de España, en el del Rhin; y vistiendo, al igual de muchos, el traje más sencillo y modesto. Creen también algunos que no se disfruta en San Sebastián de esa libertad que tanto atractivo presta á las playas extranjeras; otro error crasísimo. Es éste, hoy día, en sus costumbres, un pueblo cosmopolita en el que nada puede echarse de menos. Con ello ha completado San Sebastián dignamente sus incomparables atractivos restando á las playas francesas el único aliciente que podían ya ofrecer para los españoles y ganándose la predilección de muchos extranjeros. San Sebastián ocupa hoy un lugar preeminente en la lista del gran turismo universal, y con ello gana mucho la encantadora capital donostiarra y se beneficiará grandemente España si abe aprovechar el ejemplo de aquélla. GERARDO PARDO v. v S y ví- í i -Xf i -i 7 r VISTA GJSN. EEAL DE SAN SEBASTIÁN