Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A FLORA te hablaba de la necesidad de cultivar las semillas de bondad y de ternura que existen en el alma humana, buscándolas en los demás, pero, sobre todo, conservando las que descubrimos en nuestro interior. Yo quisiera que meditases un momento acerca de este punto, más importante de lo que tu crees. Ni los hombres ni los pueblos pueden ser felices olvidando cosa tan nimia, al parecer. Las grandes figuras de la Historia son inmortales por el bien que sembraron con sus acciones. Un eriminal puede redimirse por el amor. ¿Qué es el arrepentimiento sino un hervidero de afectos, que rectifica la maldad é induce á obrar bien? Los tiempos actuales no favorecen estos sentimientos ni en la sociedad ni en el hogar. ¡Es tan grato el vivir triunfante, sin pensar en los vencidos! Pero yo he de recordarte que la vida de los egoístas es bien amarga é infecunda. Instintivamente desean los más despreocupados é indiferentes Ber admirados ó queridos. El temor que inspiran los tiranos es admirativo; el mismo odio es apasionado siempre. El arte en todas sus manifestaciones sólo aspira á conmover á las masas haciendo sentir lo que los grandes artistas experimentaron ante las maravillas naturales, La mujer, vaso inmortal de belleza, es un foco fecundo de ternura y de bondad cuando es perfecta. Y esa perfección existe; debemos todos proclamarla y difundirla, haciendo ver que la hermosura física no es cabal si no kva acompañada de ¡la virtud. La virtud verdadera no consiste en vanas é hipócritas apariencias. Nace del recto sentir y del bien obrar, sin desfallecimientos, sin declamaciones. Eras muy niña cuando murió tu madre; no pudiste conocer aquel perfecto dechado de bondad y de ternura. Su belleza atraía poderosamente, inspirando una respetuosa admiración. Nunca se lamentaba de los llamados imprudentes. La mujer digna va dejando siempre estela de dignidad, así como la liviana exhala tufo libidinoso. Én su humilde y laboriosa vida fue la fiel é inteligente compañera de tu padre; le alentó en sus desfallecimientos, le consoló en sus penas y dolores; su sana alegría iluminaba las negruras de la vida y las disipaba. Grandes y hondos desengaños experimentó. Amigas qwe parecían leales la abandonaron en sus tribulaciones. Ella las vio alejarse con dolor, acogiéndolas más tarde sin rencores cuando acudieron de nuevo á solicitar su ayuda. Tu padre encaneció muy joven; ella, sonriendo, deeía: A mi pobrecito se le pone el pelo blanco porque con demasiada frecuencia empalidece su alma. Es el rubor doloroso de los hombres... ¡Cuánto valor, cuánta energía desplegó al verse sola! Los rubores freeuentes de su modestia dejaron en su rostro rosada coloración, mantenida por la fiebre mortal que la consumía. En tí pensó á toda hora. ¡Bien haces en recordarla en todo momento! Y ahora atiende lo que voy á decirte. Han pasado muahos años. Su vida fue breve, insignificante, al parecer; pero ¡cuan grande debe parecerte! En tu corazón dejó la semillita de que te hablaba, y espero que su ejemplo dará fruto fecundo en tu hogar. De mí se decirte que si algana cosa buena hiciera en mi vida se lo deberé á otra A SEM 1 LLITA En la precedente carta santa mujer, singularmente parecida á tu malograda madre, cuyo recuerdo hace á diario palidecer mi alma. ARTE DE CUIDAR A LOS NIÑOS jyi AÑERA DE VESTIR I OS dos graba dos que acompañan muestran cómo se vestía en la Edad Media á los niños y cémo se les viste en la épo a actual. NODRIZA EN LA EDAD MEDIA La nodriza del niño rico, en siglos pasados, ceñía violentamente el cuerpo de aquél con fajas que le impedían todo movimiento. Aun existe la preocupación en algunos pueblos de que esto es conveniente porque la criatura hace fuerzas y se desarrolla mejor. pia marina consiste en las afusiones on agua templada primero y fría después, salada más tarde, procurando provocar una reacción viva. Los niños deben correr por la playa durante las primeras horas de la mañana, en los días buenos, evitando las insolaciones, pudiéndoles permitir andar descalzos por la arena, si ésta es suave y no está cenagosa. La mejor hora del baño es por la mañana. Los llamados baños de arena pueden ser útiles á los obesos y reumáticos; pero no son convenientes para los niños. No convienen nunca los baños prolongados á los niños; es preciso sacarlos en cuanto sientan el primer escalofrío. Si los niños se quejan en el baño de ealambres, muy dolorosos algunas veces, conviene darles los baños templados de agua de mar y frotarles después con alcohol de romero. Conviene vigilar el sitio donde el niño se ha de bañar, para evitar la presencia de medusas ú ortigas de mar, que suelen pro ducir urticarias muy molestas, aunque de poca importancia. Un niño á orillas del mar debe hacer una vida completamente higiénica. Se levantará lo más temprano posible, no trasnochando nunca. Comerá á sus horas y no se llenará el estómago de substancias poco digestivas, que generalmente son las que más les gustan. Bl traje de franela fina es el mejor abrigo interior para evitar los enfriamientos. La alpargata es el mejor calzado para 1? playa. Debe cuidarse el menor catarro que se sufra, pues, por regla general, son tenaces si no se curan en los primeros momentos. Conviene de vez en cuando llevar á los niños al interior, y, si es posible, á terreno montañoso próximo, sobre todo si se les ve demasiado excitados. Los paseos vespertinos no deben hacerse por la playa, especialmente en los elfos tormentosos. Los baños de mar templados no deben exceder nunca de z centígrados para los niños. Después de todo baño es indispensable que se reaccione el niño convenientemente. LA GOTA DE LECHE EN MADRID ofrecimos ocuparnos en uno de los núme ros anteriores de la obra fundada por el benemérito doctor Ulecia, á la cual nos hemos asociado con todo entusiasmo. La Memoria anual, recientemente publicada, demuestra los grandes beneficios que el Priporcionando en Madrid, pues no solamente se dan biberones en buenas condiciones á las madres indigentes y modestas que allí acuden, sino que en los Dispensarios creados se obtienen brillantes resultados. No sólo estas fundaciones combaten la mortal diarrea, como se demuestra plenamente en la estadística de los niños inscriptos, sino que muy racionalmente puede afirmarse que la disminución de la mortandad infantil, demostrada por los trabajos demográficos oficiales, ha sido debida en gran parte á estas activas propagandas, secundadas (aun cuando no con todo el empuje debido) por las Corporaciones populares. En efecto, desde i. de Enero de icv mer Consultorio para niños de pecho está pro- NODRIZA MODERNA La moderna nurse viste al niño con la envoltura llamada inglesa, que permite á la criatura el conveniente desembarazo y es muy conveniente desde el punto de vista higiénico. EL MAR Y LOS NIÑOS PRECEPTOS POPULARES Salvo pres. cripción facultativa, no debiera bañarse ningún niño en el mar antes de los seis años, prescribiéndose toda violencia al sumergirlos á la fuerza en el agua sin la debida preparación. La mejor preparación para la hidrotera-