Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTE 3o DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 4 a PAÜ. 6. También telegrafió el Monarca al Papa, implorando la bendición de Su Santidad para el infante Jaime, que acababa de ingresar en el seno de la Iglesia católica. ÍOR TELÉFONO i El Pontífice contestó dando la bendición DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR al Infante y á toda la Real católica familia LUNES, 2 9 4 T de España. k I, a infanta doña Isabel ha regalado á la p i n el puerto se na verificado la última Reina doña Victoria una. pompa de cuello, que prueba de las regatas naeíonales á vela, es una magnífica joya de brillantes y zafi- disputándose la jopa del Rey. ros ca. boch. on, uno de los cuales, colocado- Esta copa la ha ganado el balandro Ilsell, 1 en el centro del joyel, es de gran tamaño. del Club Náutico de Barcelona, con premio El broche con que se sujeta la joya por de- de 500 peso tas. El segnu o, de 200 pesetas, Osborne, protrás es también de brillantes. Se trata de una alhaja de gran mérito y piedad del Rey. Osborne iba patronado por un oficial del t valor. Al infante Jaime le ha regalado su ma- Giralda. El árina, para cuando sea mayor, un alfiler de Club. tercero, ae t $o pesetas, Wanda, de este corbata, con un gran solitario y una almendra rodeada de brillantes. El príncipe regente de Baviera ña enviado á la Reina un precioso regalo, consisPOR TELÉFONO tente en un magnífico abanico. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR ZARAGOZA, 2 9 6 T. orrtda ¿te las fuentes. C De tres á cuatro hubo fiesta popular, e siguen recibiendo noticias de los daños causados por el temporal. como lo es aquí siempre la corrida de las En Añora ha caído una granizada y na fuentes de los jardines. Presidió el acto el destruido la cosecha. Rey, acompañado de los Infantes, palatinos En Torrijos también ha descargado un y autoridades, y rodeado de una masa imponente de público, que le tributó sinceras grueso pedrisco (con piedras de ochenta y cien gramos, é dosy grandes muestras de adhesión y respeto. cientos sesentaincluso alguna que pesócamy seis) que arrasó los pos. Esta misma nube alcanzó al termino de onsejo de ministros. Villaluenga, ocasionando análogos daños. Mientras, los ministros se habían reuniPor último, en Morox la avenida del río se do en la Casa de Canónigos, bajo la presí áencia del Sr. Maura. Atribuíase, por refe- ha llevado toda la cosecha. rencias de Madrid, gran importancia á esta reunión, que sólo duró veinte minutos. Al salir pude hablar con casi todos los ministros, y únicamente me manifestaron que EN MADRID sólo se habían ocupado de los atentados terroristas de Barcelona y de un expediente p i ñ a l de la corrida de ayer. de almadrabas. El Sr. I, a Cierva, por los El dos, de pelo negro, bragao, terciadidatos que ha recibido, eree, con las autorida- to y descaradillo de pitones, des barcelonesas, que los autores de las bomSiguen los aplausos á Plateríto. bas son los tres detenidos de a ci Punteret torea por verónicas, dando una muy buena, y las rsstantes, vulgarcitas de p l polo. Comenzó la partida á las cinco, la hora suyo. Arrancándose de largo, pero saliéndose de costumbre, y después de reñida lucha, el Rey, con el duque de Arión, M. Zaborde y suelto, admite el torillo seis varas, todas de el Sr. Seoane, venció á los señores condes Zurito Chico, porque su compañero Cerra de Torre Arias y del Real, Urrueüa y duque jas no va al toro ni en broma. ¡Y luego se quejan estos caballeritos! de Santo Mauro. Punteret se muestra adornadito en los i p l regreso. A las seis, el desfile de automóviles y quites, y Pacomio valiente. Platerito en uno viajeros, que iniciaron los ministros, se ge- es arrollado y derribado, no pasando un neralizó. El Infante D. Carlos regresó á San- desaguisado gracias á que el animalito le tander y los demás á Madrid, excepto don perdió de vista. Jeromo prende dos pares, el primero abierAlfonso de Orleáns, que se queda aquí unos to y el segundo delantero, y un par bueno días. y medio caidillo Veguita. f El día, espléiidido de tiempo, un poco caBrinda Punteret y vase en busca de su luroso, ha transcurrido felizmente, y por la noche, este Real S. itio ha vuelto á reco- adversario. Sólito ante la res, valiente y adornándobrar su tranquilidad de costumbre. se, da unos cuantos pases buenos, entre los ALFONSO R. SANTA MARÍA que salen dos ayudados y uno por alto de marca acreditada. Marchándose mí niño de la recta, mete medio estoque atravesado. La segunda parPara Biarritz salió anoche la marquesa te de la faena es desconfiada y deja interde Monteagudo. venir á todo el mundo, siendo aquello uaa Han marchado á Asturias los duques de verdadera batalla campal. Tarancón. Un sablazo indecente, rueda de peones y Para París y Ostende salieron ayer los dobla el bicho para ser despenada por el Sres. D. Joaquín y D. José Santos Suárez. puntillero. Pitos al madrileño, y por cierto merecidír I, a duquesa viuda de Arévalo del Rey ha siinos. marchado á Fuenterrabía. ¡Así no se va á ninguna parte! 1 Se halla en Madrid, de paso para Iyisboa, p l tercero es castaño, de bonita estampa y el conde de San I, uis. bien colocado de pitones. s Pacomio torea por verónicas y de farol I,o s marqueses de Hoyos marchan hoy archisuperiormente, y al terminar con un para Comillas. recorte es atropellado, no pasando la cosa á Mañana celebran sus días la marquesa de mayores. Heredia, la condesa de Coello y las señoras ran ovación a Pacomio. de Garijo y Donoso Cortés. Bravito y noble entra él tercer bicho de Veranean en Bayona los marqueses de la tarde siete veces á los picadores y les mata dos caballos. Guadalcázar REGATAS EN VALENCIA EL TEMPORAL Veneno es muy aplaudido por su valentía y lo bien que pica. En los quites sobresale notablemente Facoinio. Dos banderilleros, apodados el Húsar y Manzanito, hacen las delicias del público (al banderillear. Sobre todo el Manzanito es de lo más ridículo que yo he visto en todos los días de mi vida. v ¡Angelito! Pacomio Peribáñez nos demuestra coa la muleta que todavía no posee el secreto de manejarla con arte, ¡ni siquiera con inteligencia; pero el muchacho está valiente y le sobran condiciones para aprender lo que le hace falta. Al matar se acuesta materialmente en el morrillo para dar un estoconazo pasado, saliendo prendido por una manga y derribado. Pacomio se levanta con la manga destrozada y al parecer tcon un varetazo detrás de la oreja. Muere el toro y la gente aplaude al valiente Pacomio. p x cuatro es cárdeno, gordito y comí corto. Peribáñez pasa á la enfermería. En el tercio de varas se muestra el toro bravo y de poder, admitiendo noblemente ocho puyazos, ó lo que sean, y en la arena quedan cinco caballos muertos. En quites, los dos madrileños se adornan con eositas de toreros valientes Bonifa prende un par caído; Vilches, medio delantero; Bonifa, otro medio en una paletilla, y otro palito malo de Vilclies. ¡Así da gusto! Sale de la enfermería Pacomio y se le tributa una ovación. Platerito hace una faena que dura más que una capa, y eso que el animalito ño puede estar mas suave. Interviene el peonaje y Gregorio suelta un pinchazo, marchándose de la recta y cuando el toro no le miraba. Repite con una estocada baja, dejando pasar toda la cabeza, (Y suenan pitos y protestas. ¡I a verdad es que con estos niños! p l cinco, negro y mogón del derecho. Pan teret no consigue convencer al auditorio al torear de capa Seis varas, dos víctimas, la voluntad dt Zurito Chico y un buen quite de Pacomio es lo único que merece consignarse del primer tercio. Veguita pone un buen par de banderillas, que se aplaude; uno malísimo de Jeromo; otro regular de Veguita, y á matar. Punteret torea de muleta valiente y adornado, sufriendo unas coladas, de las que se libra con vista y serenidad, y entrando á matar derecho, desde cerca y despacio, señala un gran pinchazo, saliendo trompicado, y llevándose al toro Veguita. Una corta atravesada, un intento de descabello, y dobla el bicho. (Algunas palmas. p l último es negro, bragao, mas gente que los anteriores y con buenos alfileres. Pacomio da unos capotazos inteligentes, y se pasa al tercio de varas, que consta de cuatro pinchazos y ninguna defunción. Pacomio mete un par desigual; pero- eoma el hombre llegó paso á paso á la cara del bicho, cuadró en la cabeza y levantó bien los brazos, se le premió con una ovación. IyOS niños terminaron el tercio nada más que regularmente. En el último tercio torea Pacomio valiente, pero embarullado, y tirándose materialmente en la cuna mete toda la espada contraria, saliendo trompicado. (Ovación) ¡Es un matador de los que emocionan los públicos y dan din- ero á las empresas? DON S 1 LVERIU CORRÍ DAS DE TOROS DE SOCIEDAD