Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 29 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4. vanaglorian de ser las reivindicadoras dsl obrero, las que hayan pedido y pidan con más calor y ahinco las vacaciones para los diputados? Pero hay que añadir algo más. El trabajo del obrero y del diputado difiere en mucho; mas hay todavía en contra del diputado otra consideración importantísima. Cuando se está en la masa que forma la ancha base de la sociedad, se puede faltar á un deber, sin que tal falta tenga consecuencias y repercusiones sociales; en esta masa amorfa, uniforme, no directora, sino dirigida, un individuo es un individuo, y nada más. Cuando se está en una posición alta, en la cúspide de la pirámide social, y se es director y no dirigido, una falta al deber tiene repercusiones y consecuencias que en el otro caso no tiene. El deber va siendo más imperativo, más ineludible y más profundo á medida que se asciende en la escala social. Esta es una compensación lógica; cuantas de más satisfacciones se dispone en la vida, á más responsabilidades se debe estar sujeto. Y la falta al deber de un representante del país, de un legislador, ¿no será de más trascendencia, no dirá infinitamente más, que la falta de un simple obrero, átomo perdido en la masa social? ¿No irradiará esta falta una influencia antisocial, anárquica, que no irradiará la otra falta? Diputados de la mayoría parlamentaria y diputados de las minorías tienen sobre ellos el deber de no faltar á los escaños de la Cámara. Si del Gobierno ha partido la idea de tener abierto el Parlamento, si él necesita ahora del Parlamento, los diputados de la ma 3? oría son los más imperiosamente obligados al cumplimiento de este deber. El mismo hombre insigne que está á la cabeza del Gobierno da el ejemplo. Día tras día, durante meses, sin perder una hora, sin perder un minuto, se le ha visto aplicado á una labor abrumadora. Su amor supremo es el de la patria. ¿Podrá haber alguien, entre sus admiradores, entre sus amigos, que no le seciT. c 1 n entusiasmo en sus empresas 5 AZORIN CRÓNICA TELEFÓNICA compañeros de la Prensa de Madrid, el obispo de Sión y el clero de la capilla palatina. En automóvil ha llegado la infanta doña Isabel, que, como es sabido, será la madrina del bautizo, y en distintos trene 3 de la tarde, la comisión del escuadrón de la Escolta Real; el segundo jefe de Alabarderos, general- Ezpeleta; la comisión del Cuarto militar de 3. M. de la cual forma parte el general ¿onde delftrove; el intendente de Palacio, señor marqués de Borja; el subinspector de los Reales Palacios, Sr. Palomino; el arquitecto, Sr. Ripollés; el secretario de S. M. la Reina doña María Cristina, don Alfonso Aguilar, y varios gentileshombres y mayordomos. También han llegado D. Eugenio Gutiérrez, hijo del conde de San Diego, y su esposa. D. Alfonso paso la tarae en el Tiro de Pichón jugando al tennis con el infante don Luis, la dviquesa de la Conquista, los condes del Puerto y el caballerizo Seoane. Mientras, y por primera vez durante la jornada, estuvo tocando la banda de Cazadores de Barbastro en la Alameda, por iniciativa del simpático jefe del batallón, Sr. Paj Por la noene, el aspecto ae este Real Sitio es completamente distinto al de ordinario. Al silencio que aquí reina en cuanto dan las nueve en el reloj de la Colegiata ha sucedido hoy un movimiento y bullicio extraordinarios. Por todas las calles se advierte incesante ir y venir de forasteros, se oye el continuo rodar de carruajes y diligencias cargados de baúles y maletas. El hospedaje, por lo que se dice y por lo que se ve, es un problema de no fácil solución, aunque sólo sea de una manera tran sitoria, pues no son veraneantes los que llegan, sino el elemento oficial y los curiosos que vienen á asistir á la ceremonia de mañana. En nuestro hotel se han alojado, como dos modestos excursionistas casi inadvertidos, el ministro de Hacienda y el de Fomento, que acaban de llegar en el automóvil de este último ministerio. A pesar de lo agradable y templado de esta noche, la gente se retira pronto á descansar para reparar las fatigas del viaje, y esta previsión es tanto más conveniente cuanto que mañana será un día de gran jaleo. El programa no pueae ser más variado. Por la mañana, llegada de viajeros, que es aquí algo ran indispensable como el número de la diana en el programa de las ferias de los pueblos. A las dos, el bautizo; luego, corrida de fuentes en los jardines, y á las cinco, en Segovia, corrida, no de Fuentes, sino de Manolete y de Platerito, que lidiarán seis toros de gran respeto, al decir de los que los han visto; y como si eso fuera poco, á las cinco, y para que haya para todos los gastos, en el Campo dejPolo se jugará el premio del gran duque B s Pedir más fuera gollería. ALFONSO R. SANTA MARÍA eso de la luna mordiendo al sol se presta á un chiste sicalíptico y todo. Eso de los eclipses faé siempre para los supersticiosos augurio de fieros males. El de ayer habrá sido para algunos anuncio anticipado de los de Barcelona. Para los aficionados á los toros, presagio de que la corrida de ayer había de ser todo lo mala que fue. En cambio, la superstición marró en Tetuán, donde un nuevo diestro, mejicano él y no hay para qué decir que rico- -porque ya no se comprende un mejicano, y más si es torero, que esté á la cuarta pregunta, -hizo las delieias del respetable público, mostrándose diestro aceptable y aceptable espada. Estas cosas reconfortan los más débiles espíritus. Hubo carreras de bicicletas, y en ellas, un héroe que recorrió veinticinco kilómetros en cuarenta y nueve minutos. Lo que anda en España cualquier cJuval que fume, como llaman los devotos del pedal al tren. La festividad dominical y la esplendidez del tiempo dieron animación extraordinaria á los alrededores de Madrid y á sus paseos. No hubo tabernas abiertas. No hubo crímenes. No hubo ni política; con lo que la jornada fue tranquila y dichosa. Por la noche, verbena de San Pedro en el Prado y en la Florida. Holgorio modesto, torraos y agua fresquita de la fuente del Beiro, ¡Pidan ustedes más juiciol INFORMACIÓN POLÍTICA DE FIESTi p l descanso dominical se impuso ayer has ta en los centros políticos. La desanimación, completa. El asunto del día fue lo de Barcelona. Los comentarios fueron muchos. La indignación, unánime. EL GOBIERNO S REYES EN LA GRANJA DE NU STRO ENVIADO ESPECIAL BAN ILDEFONSO, 2 8 1 0 I p l ministro de la Gobernación estuvo por la mañana más de una hora en casa del presidente del Consejo informándole di cuanto le comunicaba el gobernador de Bar elona. A esta entrevista asistió, además, el señoi Rodríguez San Pedro, que ala nrsma hora- estuvo á visitar al Sr. Maura os ministros de Hacienda y Fomento sa lieron por la tarde para La Granja. EL PRESIDENTI r i a espléndido de tempe, atura y de más t- animación que los de ordinario ha sido el de hoy. Por la mañana estuvo el Rey en los jardines pescando truchas acompañado del infante D. Luis, y luego faé á su encuentro la Reina doña Cristina. Antes de almorzar recibió el Monarca al ministro de la República del Ecuador, señor Rendón, que ha venido para asistir al bautizo del Infante, y también despachó con el ministro de Marina, quien al salir confirmó la noticia, que ya comuniqué, de que está ocupándose en la reorganización de las plantillas y además en la cuestión de las almadrabas. Dijo también que es posible que mañana se celebre Consejo de ministros bajo la presidencia del Rey, cá quien- -añadió- -había deiado varios decretos de personal En las primeras horas de la tarde, contra lo que se esperaba, no llegaron hoy automóviles de excursionistas domingueros. Entrada ya la tarde, se presentó en uno de éstos el Sr. Sanford, el cual relató un hallazgo desgraciado que había tenido cerca de Aravaca, donde encontró un automóvil voleado con dos heridos, padre é hijo, el primero de los cuales se hallaba grave. En el rápido llegaron varios queridos r j l Sr. Maura, después de despachar por la tarde en su domieilio, salió para pasear por la Casa de Campo. Interrogado por algunos periodistas, con firmó que varios de los ministres habían salido por la tarde gara La Granja y quejhoy temprano marcharían él y el Sr. La Cierva, siendo probable que, encontrándose allí todos reunidos, después de la ceremonia del bautizo, celebrasen Consejo de ministros, presidido por el Rey, para despachar varios asuntos y cambiar impresiones. LOS DEMÓCRATAS MADRID AL DÍA on una puntualidad á la que en España no estamos acostumbrados, fuera de las corridas de toros, se verificó ayer el anunciado eclipse parcial de sol. A la hora fijada llegó la luna, mordió el disco solar, fuese y no hubo nada. Es decir, hubo miles de madrileños mirando al sol á través de vidrios ahumados, y hubo, como es natural, miles de caras tiznadas. De modo que lo negro del eclipse lo vio todo el mundo: en el sol, los que miramos al astro; en la cara de muchos curiosos, los que no quisieron elevar su mirada al cielo. Y ahora, á esperar el inmediato cuplé de alguna de las obras del género chico en boga. Decididamente, p n los Círculos políticos se viene comen -i tando estos días la actitud en que se ha colocado el general López Domínguez enfrente de algunos senadores de su partido. Periódicos importantes han recogido y comentado dicha actitud, y no ha faltada quien se haya permitido el lujo de extrañarse de ella, como si fuese la cosa más ex traordinaria del mundo la conducta del general citado. Cuando se llega á capitán general dando se á sí mismo el entorchado, y á la jefatura de un partido por virtud de las circunstancias, como ha llegado el general López Domínguez, lo extraordinario ao es lo sucedí-